¿Es mejor invertir en acciones o en ETFs?

Esta pregunta depende básicamente de una cuestión: ¿De qué tamaño es tu cuenta?

Si tienes una gran capacidad de ahorro y puedes meter más de 20.000 euros o dólares todos los años en Bolsa de cara a inversión a largo plazo, entonces quizá sea mejor hacerlo directamente en acciones.

La razón de esto es clara: no tendrás que pagar ninguna comisión anual, que aunque en los ETF es baja, sigue siendo apreciable.

En el caso de que solo puedas meter 2.000 o 3.000 euros anuales, nos encontramos con el problema de que ya no podremos diversificar de la misma manera que si lo hacemos en un ETF de un índice.

Tendremos que esperar, al menos 10 años para tener una cartera mínimamente diversificada.

Además, hay otra cuestión.

En muchos brokers, terminarás pagando la misma comisión de custodia para 2.000 euros que para 10.000, con lo que tener el dinero metido en el mismo valor puede ser más efectivo a largo plazo. Que aunque no sea un coste significativo, también cuenta.

En definitiva, que la respuesta depende sobre todo del grado de diversificación que puedas conseguir para esa inversión.

Los que gustan de invertir en acciones individuales tienen muchos argumentos, entre ellos los siguientes:

Podremos comprar acciones que den dividendos

Esta razón la dan por el hecho de que muchos prefieren comprar acciones que paguen muchos dividendos. La famosa inversión buscando los dividendos. Esto es cierto. Los ETFs no pagan tantos dividendos como algunas acciones particulares por el simple hecho de que estos están formados por un gran número de acciones, unas de las cuales pagan buenos dividendos, y otras no.

La razón será buena dependiendo de lo que nos guste este tipo de inversión, pero recordemos que para una pequeña cartera el no poder diversificar será un riesgo más grande que el comprar un índice, aún para estrategias de dividendos.

Además, también podremos comprar ETFs que inviertan en las principales estrategias de dividendos, como el Dividendos Aristócratas.

CopyTrading Masters - ES

Mayor libertad a la hora de entrar y salir

No cabe duda de que siempre que tengamos acciones individuales, vamos a poder tener más facilidad de entrar y salir de cualquier acción sin ningún problema y de manera instantánea.

Los ETFs también tienen una facilidad bastante grande para entrar y salir en cualquier momento, mucho más que los fondos de inversión.

Recordemos que los ETFs se negocian más como acciones que otra cosa.

No obstante, hemos de recordad que mucha gente puede sentirse más cómoda invirtiendo en acciones, ya que la posesión del valor es más “directa”, por decirlo de algún modo. Aunque en los valores internacionales, tanto acciones como ETFs, la mayoría de brokers trabajan con el modelo omnibus, con lo que no está conforme mucha gente.

Hay más motivos, pero nos quedaremos con estos dos por el momento.

¿Acciones o ETF?

La verdad es que ambas maneras de invertir están bien. La una tendrá sus ventajas sobre la otra, pero lo importante es la acción de invertir a largo plazo, que es lo mejor que podemos hacer todos los que nos acercamos a la Bolsa.

En cuanto a los ETFs sobre índices, está más que demostrado que simplemente manteniendo, es muy difícil que los típicos fondos de inversiones más “activos” puedan ganar a los mismos.

La clave aquí está en la palabra “activo”. Y es que toda estrategia que intente demasiada “actividad” siempre tenderá a perder contra una simple estrategia de “buy and hold” de una cartera de acciones diversificada a largo plazo.

No hablemos ya de si nos dedicamos a hacer trading a corto plazo, o peor aún, day trading, con el que no llegaremos muy lejos, en la gran mayoría de los casos.