Incertidumbre cada vez mayor en los mercados

A pesar de todos los rescates y multi-rescates hechos y por hacer de la Unión Europea, hay una serie de actores que no acaban de creerse la historia: unos son los principales índices del sur de Europa, incluido el IBEX, y otros son algunos de los más grandes inversores a largo plazo de los últimos tiempos, los que parece que están con la mosca detrás de la oreja.

La incertidumbre en los mercados, lejos de disminuir, parece que es mayor que nunca. Eso es lo que ocurre cuando la burocracia se hace con el control total de la sociedad y economía.

Solo hay que ver los gráficos a largo plazo de índices como el Portugal, país del que hablé ayer, o el de España, para darse cuenta de que algo no cuadra en la ecuación de la recuperación, de la que llevamos ya más de tres años supuestamente.

 

¿A dónde caerá el PSI en la próxima deblacle?
¿A dónde caerá el PSI en la próxima deblacle?
¿Caerá el IBEX por debajo de los 3.000 o 1.000 puntos como dije una vez?
¿Caerá el IBEX por debajo de los 3.000 o 1.000 puntos como dije una vez?

 

Tanto el IBEX como el PSI presentan un panorama dantesco. Muchos pensarán que están “baratos” y que es la oportunidad de una vida para comprar, pero lo cierto es que yo veo dos cadáveres asistidos con energía nuclear, cuyo verdadero valor está en niveles muy por debajo de los actuales; niveles similares a los que tiene Grecia ahora mismo. Y es que las economías de España y Portugal no son esencialmente diferentes de Grecia. Son más o menos, como diría mi madre “mismo perro con diferente collar”. El que no hayan caído todavía se deba más a factores “metafísicos” que otra cosa. Pero caer, caerán sin duda.

El PSI no levanta cabeza ni con rescate propio, ni con rescate a Grecia o España o quien sea. El hecho es que más o menos nos indica que a pesar de todos los anabolizantes metidos por la UE en los últimos años, la economía privada griega, o sea, la nacional, está muriendo. Portugal, al igual que España, no es más que una economía casi-soviética con sueldos de Hong Kong.

Otra cosa son las grandes empresas multinacionales tanto de banca como medios o tecnología. Así, tenemos a Google, Facebook, Amazon, Netflix y alguna otra más generando la mitad de las ganancias en la totalidad del Nasdaq, lo que no es otra manera de decir que las empresas medianas y más pequeñas están teniendo unos resultados bursátiles, en muchos casos, terribles.

Algo no huele bien en esos índices europeos. Algo nos dice que a pesar de toda la parafernalia de marketing de la troika, Rajoy, etcétera, el “valor” de esos mercados se niega a subir. Cosa que es fácil de entender cuando muchos saben que es solo cuestión de tiempo que España, Italia y Portugal hagan un impago como una catedral, amén de que no podrán seguir manteniendo sus gigantescos estados soviéticos, al menos con sueldos del Primer Mundo, claro.

 

Inversores legendarios dando señales de un próximo gran colapso

 

Por otra parte, Phoenix Capital Research, nos recuerda algo de lo que vengo dejando caer desde hace tiempo.

Al parecer, cada vez es mayor el número de inversores legendarios que están tomando posiciones defensivas en los mercados, con algunos de ellos simplemente saliendo de los mismos o retirándose del mundo de la gestión.

¿Saben estos hombres algo que nosotros no sepamos?

Según el artículo de Phoenix, esas leyendas de la inversión están esperando a un Evento Sistémico.

¿Tendrá que ver ese evento con lo que muchos están pronosticando para Septiembre, con la Shemitah y la última de las cuatro lunas rojas de este súper-ciclo?

ES_Crypto_Copyfund_Gif

¿Qué tipo de evento podría causar un pánico en la venta de acciones? ¿Un impago de una nación mayor? ¿Una catástrofe natural mundial? ¿Una gran guerra? ¿Algo inimaginable?

¿O tendrá que ver con el hecho de que estas leyendas saben que el mercado está a todas luces, sobrevalorado y es hora de ir a orillas más seguras?

Entre esos grandes inversores que han abandonado el barco recientemente, tenemos a Stanley Druckenmiller el cual cerró su negocio en el 2010.

Otro fue Carl Icahn, el cual cerró la tienda en 2011. El mismo ha estado realmente preocupado en los últimos años, al parecer.

Seth Klarman ha cerrado su hedge fund y no por una opinión muy optimista.

Incluso Warren Buffett está en posiciones cada vez más fuertes de efectivo. Parece que el Oráculo espera que la fiesta vaya a llegar a su fin próximamente.

Incluso Charlie Munger (el socio de Buffett) ha dicho que no ha comprado acciones en su cartera personal en los últimos años.

También recordemos que al parecer incluso Soros estaba construyendo fuertes posiciones bajistas en este año.

Así mismo, el nivel de compra y venta neta de los inversores institucionales es negativo en los últimos dos años, con masivas “compras de acciones propias” como único remedio para mantener estos niveles tan altos en la Bolsa americana.

El artículo de Phoenix termina diciendo que hay un gestor de fondos en bonos muy famoso que siempre consideró la inversión en oro y efectivo como una reliquia, pero que incluso últimamente está dando a entender que está llegando el momento de ponerse el casco de combate y que sea lo que Dios quiera.

Lo que tengo claro es que pase lo que pase y por las simples reglas de la conservación de la energía de esta realidad, es imposible que la situación sea sostenible muchos años más. Es más, la magnitud del problema, ya sea en los EEUU, Europa, Japón, Australia o China es tal, que no espero otra cosa que un colapso de proporciones épicas.

Otra cosa cierta es que, los mercados están hoy en día tan manipulados por los bancos centrales y sus franquicias, que podemos decir sin miedo a equivocarnos, que la economía y los mercados financieros mundiales son una gran farsa, algo así como una parodia gigantesca.

Me da la sensación de que los que están “arriba” saben que el cotarro actual va a reventar, y solo están esperando al momento adecuado, a la “fecha adecuada”, tras la cual, entonces comprenderemos lo que significa la palabra “austeridad” de verdad; y no el uso torticero de los últimos años por parte de muchos que mancillan esa palabra mil veces por segundo hoy en día.

Lo cierto es que para bien o para mal, no falta mucho ya para el “day of reckoning”.

Opt In Image
Suscríbete a Buentrading.com
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.