Rajoy, bofetadas y los tipos de interés

Sin lugar a dudas la noticia económica más importante del momento, aquella por la que todos estaban esperando por años, por fin tuvo lugar: la subida de tipos de interés por parte de la FED; después de casi nueve años, ahí es nada.

Pues bien, ayer un amigo me escribió comentándome sobre que a Rajoy le habían dado una bofetada, al cual respondí que sí, que con el comienzo de la subida de los tipos más cerca está el momento en que España tendrá que afrontar su inevitable quiebra.

Para mi sorpresa, lo que me había dicho mi amigo era totalmente cierto. Realmente la habían pegado una hostia a Rajoy, un auténtico crochet en toda la mandíbula que de milagro no noqueó al todavía presidente español. El puñetazo, desde luego, fue durísimo, y a traición. Más de uno hubiera caído en el piso inconsciente. Rajoy tiene buen aguante de pegada. Probablemente hubiera sido un gran encajador en el boxeo.

Una de las cosas que más me ha sorprendido de este asunto del puñetazo es la frivolidad con que se ha tomado el mismo en los medios de comunicación y políticos rivales.

Los rivales políticos de Rajoy, o al menos algunos de ellos, incluso jalean el golpe como si se tratara de algo democrático; y lo hacen de manera no disimulada, a pulmón abierto.

Los medios de comunicación tres cuartos de lo mismo. Ya he visto varios hablando del tema como si no tuviera la menor importancia, como si no pasara nada. Incluso, muchos de ellos hablan de “bofetada” o “manotazo”. Pero cualquiera que vea el golpe fríamente se da cuenta de que eso es un puñetazo en la cara en toda regla, nada de bofetada o manotazo. No tienen nada que ver. Quisiera ver la cara que pondrían algunos de estos que hablan del tema si les diera un crochet a traición en la mandíbula y la diferencia que habría si les diera una bofetada. Me pregunto cuántos no quedarían inconscientes con un puñetazo a traición en toda la sien.

De verdad, hemos llegado a un momento de auténtica disolución social.

Otros medios incluso se atreven a hacer bromas y ponerlas en sus páginas principales, y no se trata de un periódico que leen cuatro gatos, sino de los medios con mayor difusión del país.

¿Qué ocurriría si se le hubiera propinado tremendo puñetazo a Pablo Iglesias de presidente?

Apuesto a que la mayoría de esos medios clamarían al cielo por la cabeza del agresor, denominándolo de fascista para arriba.

Pero no, en este caso fue al pusilánime de Rajoy, y por lo tanto, los medios de comunicación y el espectro político del país, totalmente dominados por el marxismo cultura, es decir, la izquierda, lo ven como algo “bueno”, divertido, anecdótico.

Como han cambiado las cosas con antaño, cuando algo así sería castigado con la mayor severidad, tal y como debería ser. Pero no porque sea al presidente, sino porque el acto en sí es de lo más vil. No se puede, o no se debe ir por ahí, y menos un hombre de 70 kilos, dando puñetazos en la mandíbula de la gente a traición. Eso, simplemente, no es aceptable, sea al zoquete de Rajoy, sea a la abuela de tu vecino o sea a Pablo Iglesias.

CopyTrading Masters - ES

Lo que está claro es que el clima político social actual está en modo de completa desintegración, sobre todo en lo que atañe a su parte moral, de la cual ya no queda mucho que salvar.

Evidentemente, la crisis, o más bien Depresión española, no es solo económica. Esto es algo mucho más profundo. Solo que nos falta entrar en la fase de la esquizofrenia colectivista, la cual acabará por venir, no nos quepa duda.

Volviendo al tema de los tipos y de la economía española.

Como hemos comprobado en estos últimos años, la bolsa española es una de las más débiles del continente, la cual no levanta cabeza, y a la mínima contrariedad se pone a mirar al “sur”.

Hacía tiempo que no escribía sobre la misma, pero las cosas no han cambiado demasiado.

El IBEX continúa su camino errante y no da señales de transitar por un claro mercado alcista.

 

IBEX35 Index

 

Es más, el 2015 fue un año bastante negativo para el mismo, y eso que las demás bolsas principales han tenido un año bastante aceptable, como el DAX o las americanas.

Otro año más que el IBEX sigue mostrando debilidad relativa respecto a las grandes.

No obstante, cualquiera que entienda un poco la situación de la economía española se dará cuenta que hasta muy bien está el IBEX comparado con la anterior. Yo todavía sigo sin explicarme como con un paro de más del 20% y el juvenil en el 50, por no hablar de la corrupción extrema en todos los niveles, este país y su bolsa pueden mantenerse en pie. Aunque nunca viene mal tener a un acreedor y valedor como Alemania a la hora de poder financiarte en los mercados internacionales. Si no, hacía tiempo que España hubiera vivido un “chiprazo” (el colapso de la Bolsa y economía chipriota hace años).

En cuanto al tema de los tipos de interés de la FED y Rajoy, no creo que ello le preocupe demasiado, pues lo más probable es que ya no esté en la Moncloa el día que empiece a subir la prima de manera dramática otra vez, la próxima, siendo la “buena”.

Por eso, a Rajoy le da igual que suban los tipos que bajen o que hagan yoyo.

Ahora, lo cierto es que la subida de tipos de la FED nos dice que estamos más cerca, cada vez más cerca, del día que los mercados digan basta, y entonces sí, ver como salta por los aires toda la economía mundial, no solo la española.