¿Trading inflacionario en un mundo deflacionario?

El otro día hablé sobre lo que es más o menos el trading inflacionario, y he de reconocer que me quedó un poco enrollado, como casi siempre.

Aún así espero que al menos algunos que lo leyeran, pudieran captar de qué va más o menos el asunto. Aunque sea coger los principios básicos de que vivimos en un mundo inflacionario.

Claro, lo que pasa es que cuando ves el gráfico de los tipos de interés a largo plazo te puedes hacer algunas preguntas.

mundo deflacionario
A pesar de la anomalía de los 70, la tendencia a largo plazo es decreciente. Gráfico cortesía de goldchartus

Este gráfico a largo plazo de los tipos de interés es muy interesante, porque explica bien el panorama de encontrarnos en un mundo con una estructura tan inflacionaria, a pesar de que la tendencia de dos siglos sea hacia tipos cero o hacia deuda infinita, como lo queramos ver.

En primer lugar, tenemos que ver que cuando empezó la era moderna del Occidente industrial, teníamos unos tipos bastante altos, del orden del 10% en los Estados Unidos.

Eran años en los que el TIR era alto y el rendimiento de un proyecto empresarial valía de verdad, y el que quisiera invertir en bonos podía obtener un buen retorno por sus ahorros.

Después de unos primeros tiempos convulsos, el mercado mundial entró en una era brutal de deflación, que duró hasta bien entrado el Siglo XX.

El único instrumento realmente inflacionario, pero que más bien lo era por el efecto “dividendo” eran las acciones, quedando las materias primas en unos mercados totalmente desolados, mucho peores que los de los últimos años. Aquellos sí que eran mercados bajistas del petróleo y otros mercados similares.

No obstante, los especuladores al estilo Jesse Livermore, podían hacer trading inflacionario en acciones, pues esos mercados eran los que subían la mayor parte del tiempo, seguidos de caídas muy fuertes en periodos cortos, con lo que los traders volvían a tener una nueva oportunidad de volver a subirse al barco del trading alcista o simplemente invertir en acciones con dividendos que dejarían a los de hoy en vergüenza.

La verdadera explosión del trading inflacionario vino luego de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, en escenarios en los que tanto las acciones como las materias primas comenzaron a subir de una manera mucho más pronunciada.

A eso le siguió el colapso del precio de los bonos y lo que parecía una crisis en los mercados de deuda muy grande. Eran años en los que la gente no se endeudaba tanto y había algo de desapalancamiento.

Pero llegaron los 80, y la solución “mágica” de Volcker hizo que el mercado volviera hacia la senda del casi interminable mercado alcista de deuda, llevando los niveles de la misma a cotas difíciles de imaginar, y a los tipos de interés hacia el abismo de los “tipos cero”.

ES_Crypto_Copyfund_Gif

Pero lo curioso aquí es que si estamos en un escenario teóricamente deflacionario, el de bajada de los tipos de interés continúa a largo plazo, ¿cómo es posible que estemos en un mundo inflacionario?

Curiosa paradoja.

¿Qué podemos esperar en un escenario así?

Que los tipos reboten desde aquí para romper de manera definitiva la tendencia a largo plazo de tipos decrecientes, igual que en los 60 y 70 del siglo pasado?

¿O debemos esperar que los tipos caigan mucho más hondo aún en un abismo sin fin de tipos cero como el caso de Japón?

Difícil de saber. ¿Alguien tiene la respuesta? Yo desde luego no la tengo.

En la teoría, los tipos de interés decreciente significan que el mundo ha seguido, y sigue, creando más deuda.

Así lo confirma el hecho de que los países, incluida China, están aumentando sus niveles de crédito tanto a nivel estatal como corporativo.

En un escenario donde hay tanta deuda acumulada, no queda otro remedio que pagarla.

Pero eso terminaría por provocar un estrujamiento del mercado de proporciones bíblicas, más o menos como se entiende en la Pirámide de Exter.

Pero por otro lado, la lógica del dinero nos dice que esas cantidades masivas de liquidez tienen que causar inflación a corto plazo, lo cual es también cierto, ya que tanto billete suelto tiene que ir encaminado a algún sitio, ya sea el mercado inmobiliario, Wall Street, la bolsa alemana o las criptomonedas.

Es difícil saber cuándo se producirá el “crunch”, y cómo será el mismo, pues las opiniones están divididas, pero lo cierto es que eventualmente tendremos una contracción de la demanda.

Cuando ello ocurra tendremos que buscar la manera de seguir operando en un mundo inflacionario, pero justo cuando todas las fuerzas deflacionarias se pongan de acuerdo en machacar a las “burbujas previas”.

En ese caso el “trading inflacionario” se pasaría al mercado de bonos de manera masiva. Cosa curiosa, porque un mercado alcista de bonos es la antítesis de la inflación, y es aquí donde tenemos la paradoja del trading en un mundo inflacionario, pues a pesar de que las fuerzas deflacionarias son gigantescas, lo más sensato desde un punto de vista de trading es hacer trading al alza, es decir, apostando a favor en las fases inflacionarias, y probablemente, quedarse quieto en los ajustes deflacionarios, hasta que el Estado nos lo permita, claro.

¿Cuándo llegará el siguiente crunch?

¿Qué haremos con el trading inflacionario entonces?

No sé, pero lo que sé es que mientras tanto es mejor negociar el Nasdaq al alza.

Saludos y buen trading.

Opt In Image
Suscríbete a Buentrading.com
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.

Deja un comentario