Argentina y el “puré” del dólar blue

Hoy he leído una de esas cosas que me hacen gracia de uno de los países que llevan la delantera en medidas intervencionistas del mundo “más o menos” avanzado.

Resulta que, como todo el mundo sabe, o debería, en Argentina hay varios tipos de cambio y muchos controles de precios y capitales. Los diferentes tipos de cambio hacen referencia al oficial, y al blue, que vendría a ser el tipo de cambio real, o sea, el que se cambia en la calle.

El caso es que al parecer hay un gran negocio – normal que lo haya – sobre esta especie de “spread” que hay entre el tipo oficial y el de la calle, habiendo quienes obtienen dólares en el tipo oficial y los cambian en la calle por una cantidad de pesos mucho mayor que lo que se da en el cambio oficial. O sea, especulación al más alto nivel de la “calle”. Pregúntense ustedes quienes tienen acceso a los tipos oficiales de cambio y obtendrán la respuesta de quienes se están beneficiando de ese gran negocio, al cual llaman “puré”. La verdad es que los argentinos tienen un gran sentido del humor.

Resulta que, al parecer, por primera vez en mucho tiempo, dicho spread bajó del 40% (imagínense qué negocio tan lucrativo, aunque nada comparado con el de Venezuela), con lo que parece ser que ya no es tan bueno realizar el mismo (sic), o así más o menos van diciendo por allí. Desde luego, es menos rentable cuando robas el 39% que el 41.

Pero las noticias interesantes de Argentina no acaban ahí, pues en el mismo diario de iprofesional, hay otra muy interesante que nos va contando el desastre que produce la inflación galopante en los montantes fijos de la estructura impositiva del país.

 

El maravilloso mundo de la inflación argentina y los impuestos

 

Resulta que, como todo Estado del mundo, el sistema impositivo argentino tiene una serie de mínimos y máximos, cifras que se pusieron hace algunos años para que algunos pagaran más, otros menos, deducciones por aquí, deducciones por allá, lo típico.

El problema es que con las cifras de inflación de los últimos años, muchos de esas cifras, que antes parecían bastante altas, hoy son una broma, resultando que mucha gente ha acabado pagando más impuestos, donde antes no los tenían que pagar.

Imagínense un impuesto que diga, aquellos que tengan propiedades por valor de 500.000 euros tendrán que pagar un 0,3% anual por dicho importe, como impuesto “progresivo” de solidaridad. Si resulta que el país entra en una inflación brutal, de más del 50% anual, no pasarán muchos años hasta que prácticamente toda la ciudadanía del país acabe pagando el impuesto que originalmente fue diseñado para los ricos.

Pues más o menos, algo así es lo que está pasando en Argentina, entre otras muchas cosas.

Esto afecta a impuestos como el de las Ganancias o Bienes Personales, resultando que ahora los que ganan “mucho”, valga la redundancia, muchos. Y es que como todo sistema de políticas psicópatas intervencionistas, el gobierno va muy por “detrás” de los desbarajustes que van creando sus políticas demenciales.

Otro de los mercados en situación de caos es el de alquiler, donde las rentas se van quedando desvirtuadas mes a mes y donde la conflictividad no hace sino subir. Seguramente, y conociendo cómo funcionan los resortes de una democracia fallida, acabemos por ver la imposibilidad de echar a los inquilinos que no paguen, y cosas así, como ya han hecho en Venezuela, resultando ahí, que ya no hay mercado de alquiler normal, y lo único que hay es el mercado negro, donde si no pagas te parten las piernas. Todo hasta que el Estado bolivariano materialice su proyecto comunista y ya se “acabe” con ese problema.

Entre los disparates del efecto de la no actualización de esas tasas o precios, están los de las cantidades por las que los delincuentes pueden ir presos. Nos podemos hacer una idea. Pero tranquilos, que las ideas de los tipos de políticos que gustan de estas políticas para resolver este tipo de problemas es la de sacar a la gente de las cárceles.

¿Cuánto tardaremos en ver políticas y situaciones semejantes en España una vez se empiecen a implantar cada vez más controles en el futuro, o la eliminación del dinero físico?

De una cosa podemos estar seguros. Al igual que en Argentina, la corrupción y el mercado negro van a crecer de manera exponencial, y eso que ya están en niveles vergonzoso.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero