Avances tecnológicos, profesiones y paro

Uno de los temas más controvertidos de siempre es el relacionado con los avances tecnológicos y el que los mismos causan desempleo.

En este sentido, hay un pequeño, pero interesante artículo titulado “will you lose your job to technology?”, donde el autor nos da unas previsiones especulativas de la desaparición de ciertos empleos en el futuro no muy lejano, como por ejemplo, contables en el 2038, taxistas y controladores aéreos en el 2038, interpretes en el 2031, etc.

El tema parece claro y evidente, al menos a primera vista: los avances tecnológicos producen la desaparición de muchos trabajos, ergo, según la mayoría, el progreso tecnológico produce paro. Esos son la mayoría, podríamos decir.

No obstante, a segunda y tercera vista, tenemos el hecho de que los avances tecnológicos producen mejores sustanciales en la productividad, con lo que el poder adquisitivo y/u ocio pueden hacerlo también.

Por ejemplo, no hay sociedad en el mundo más avanzada tecnológicamente que Japón, y sin embargo el paro en el mismo es prácticamente nulo. Por otro lado, tenemos a Zimbabue, con un grado de avance tecnológico muy inferior al japonés, y con unos niveles de paro increíbles.

Solo este ejemplo vale para desmontar el simplismo del argumento de los anti-tecnología. El mismo al final, se basa en el ser víctimas del miedo de perder sus propios trabajos algún día, lo que los lleva a pensar con los “ojos” o “ego”, por decirlo así.

Ciertamente, Japón perdió muchos campesinos, pero gano muchos industriales, y luego de perder muchos industriales, gano muchos programadores, y así, su desempleo se ha mantenido siempre reducido.

El hecho fundamental del desempleo parece tener más que ver con otros factores, de los cuales podemos decir que el Estado y su regulación es el más importante.

Por lo tanto, la pregunta no debería ser ¿Perderemos nuestro trabajo debido al avance tecnológico?, sino: ¿Perderemos nuestro trabajo debido al socialismo?

Lo curioso es que aquí entra el doble juego de los términos culturales, pues claro está que en un país socialista puede haber “pleno empleo”, pero la verdad es que sería un “empleo” que casi nadie querría tener, por decirlo de otra manera, sería un empleo “falso”, es decir, una pantomima.

Esto, sin embargo, nos lleva a un tema más espinoso si cabe, y es el hecho, casi imperceptible, de que a mayor avance tecnológico, mayor es el nivel de socialismo en el mundo, por decirlo de una manera, por lo que parece ser que viéndolo desde un punto de vista algo más profundo, lo que podríamos decir, como conclusión, es que a mayores niveles de avance tecnológico en el mundo, lo que crece de manera clara es el trabajo estatal, ya sea como empleado directo o indirecto.

Y es que parece claro que a mayores niveles de confortabilidad, producidos por los avances tecnológicos, el hombre se vuelve más “socialista”, al menos en términos generales, pues siempre habrá individuos que se resistan al socialismo.

Esa, y no otra, es la verdadera tragedia de los avances tecnológicos.

Deja un comentario