Bancos pagando interés por dar préstamos

En Europa, la Tierra del Nunca Jamás, escenario favorito de los sueños totalitarios de siempre, estamos empezando a ver un fenómeno de lo más bizarro, aunque nada debe extrañar ya en este mundo de locura donde la mentira es caracterizada como verdad, lo bueno es malo y lo malo es bueno.

Hace dos días el Wall Street Journal publicó un artículo en el que nos explican cómo algunos bancos europeos están viendo cómo tienen que pagar intereses en algunas de sus tan amadas hipotecas, sobre todo en aquellas atadas en los rangos bajos de la curva de tipos: el Euribor.

Prácticamente todas las hipotecas en España y Europa están atadas al Euribor. Este es uno de los conceptos económicos mejor conocidos por todas las masas de Europa, sobre todo de España, país amante de la hipoteca por antonomasia. Todo aquel con una es el primero en enterarse cuando el mismo varía, más que nada porque su bolsillo se lo dice mes a mes. Y ya sabemos que poderoso es, don dinero.

Todos quieren una hipoteca baja, lo más baja posible.

Los bancos, en su carrera frenética por captar clientes llegaron a ofrecer hipotecas con tipos bastante “generosos”, normalmente un pequeño spread más el Euribor, por ejemplo, el de doce meses, que hoy está en 0.187%. De esa cifra a entrar en territorio negativo no queda mucho.

¿Qué pasa cuando el Euribor caiga por debajo y se vaya a –0.3%?

Bueno, que si el préstamo fue concedido con un spread del 0.3% más Euribor, el prestatario no tendrá que pagar interés al banco.

Si el interés cae aún más, será el banco el que pague al cliente.

Pero esto, evidentemente, es una fantasmada.

El banco, por supuesto, no va a “pagar” nada al cliente.

Aun en el hipotético caso de que esos tipos negativos llegaran de manera permanente a Europa, los bancos solo pagarían lo que a ellos les pagan menos una cantidad, o dicho de otra manera, el BCE y los Estados garantizan el negocio de los bancos a través de las alcantarillas del primero.

Los bancos no van a perder dinero, y si lo hacen será solo de cara a la galería. De cara a la prensa.

En todo este proceso demencial de la carrera hacia el agujero negro del interés cero yl a deuda infinita, sólo va a haber unos perdedores a largo plazo: los ahorradores.

Estos carrera de locura hacia los tipos negativos nos está indicando de manera clara lo que vale el dinero FIAT en el cual los ahorradores tienen puestos sus sacrificios previos, o los pensionistas sus pagos presentes y futuros.

Todo esto se va a pagar con una futura devaluación, confiscación directa o ambas, en la cual la mayor parte de los depósitos y cuentas en efectivo van a ser rapiñadas sin misericordia, así como el valor de las pensiones, aunque estas últimas, lo normal es que lo sean de una manera más sutil, porque el bloque total de los pensionistas es el grupo de votantes más poderoso de cualquier país europeo. Y, esto último me hace pensar que los mismos no van a dejarse desplumar tan fácilmente sin antes asegurarse de que su posición relativa no sea tan mala. Es decir, que ellos perderán poder adquisitivo, pero el resto perderá aún más. Después de todo, hoy día los pensionistas tienen todos rentas, mientras que los jóvenes no tienen ninguna y están en el paro, lo que nos dice claramente a donde se va escorando el voto joven poco a poco, con la esperanza de obtener una paga, al igual que los pensionistas.

Todo el mundo quiere pensión.

Todo el mundo quiere paga del Estado.

Todo el mundo quiere socialismo, después de todo.

Pues socialismo tienen ya, y más que van a tener.

 

La futura confiscación de los ahorradores del mundo

 

En el caso de los ahorradores, estos son una minoría en el enorme tablero de juegos que es la patética democracia española. Aquí no hablo de los “ahorradores” dueños de multinacionales y grandes empresas o concejales y políticos con sus nauseabundas fortunas en paraísos fiscales, sino del pequeño ahorrador de toda la vida, Pepe, el fontanero o Juan el dentista. Gente que tiene sus 50, 100, 500.000 € en el banco en algún depósito. Pues bien, son esos ahorradores los que eventualmente van a ser esquilmados como animales en un sacrificio.

Todo lo que rodea a esta carrera hacia los tipos de interés negativos no es sino una mentira de una prosperidad aparente, la cual solo es garantizada para el Estado y sus empresas amigas.

Como bien dijo el Banco de Portugal, los bancos tendrán que pagar a los clientes cuando las hipotecas vayan a territorio negativo. Los bancos están, supuestamente preocupados, pero dicha “preocupación”, como dije, no es más que una fachada. Los mismos serán “rescatados” por diferentes vías pase lo que pase.

Lo mismo pasa en el resto de Europa, en la que una banca, aparentemente preocupada, está pidiendo consejo a los gobiernos y bancos centrales sobre qué hacer.

Lo que sí veremos es que en las siguientes concesiones de hipotecas, el banco va a poner algunas cláusulas para que los clientes no puedan recibir pagos netos de interés. Después de todo, ¿Por qué dar ese dinero extra tan fácilmente?

 

Castillos construidos sobre arena

 

El problema, es que eventualmente, las fuerzas del mercado demandarán una rectificación de tantas mentiras fabricadas en los últimos años. Cuando esas fuerzas vuelvan a aparecer, veremos el Euribor, junto con los tipos de los bonos europeos, subir con fuerza inusitada, haciendo que el castillo vuelva a mostrarnos que está construido sobre arena.

[cta id="8984" vid="0"]

Y es que todo castillo que esté construido con ingeniería socialista no es más que un casa edificada sobre arena movediza.

Y a cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena.

Y descendió la lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos y dieron con ímpetu contra aquella su casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Mateo 7: 24/27

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero