Bilderberg nos da pistas: controles de capital masivos en el futuro

Los rumores sobre la guerra contra el efectivo van ganando poco a poco fuerza, más que nada porque los mismos bancos van dejando cada vez más claro que eso es lo que quieren. Y si la gran banca mundial quiere algo, siempre acaba por conseguirlo, al menos en los últimos 200 años.

Una de las razones que más se escucha últimamente es el hecho de que para que se puedan instaurar verdaderas políticas de tipos de interés negativos, sería necesario abolir el dinero en efectivo. De esa manera, los ciudadanos se verían obligados a gastar o “invertir”, so pena de ser castigados por dejar su dinero en cuentas o depósitos.

Es decir, nos están diciendo en toda la cara que la solución a la crisis pasa por castigar a los que ahorran y favorecer el consumo. El cuento de la cigala y la hormiga vuelto al revés. Ese es el punto a donde hemos llegado en el mundo actual.

Como es bien sabido – a pesar de su carácter secreto – es que este fin de semana se está llevando a cabo una reunión del grupo Bilderberg en Telfs-Buchen, Austria.

También es bien sabido que la lista de los que atienden dichos encuentros está sobrerrepresentada por banqueros, financieros y miembros de las más altas instituciones políticas. En realidad, es como si fuera una reunión de la banca mundial y los principales representantes políticos y organizacionales del mundo avanzado.

Como no puede ser de otra manera, algunos investigadores han confirmado – aunque esto es bien sabido de cualquier modo – que entre los principales temas de la reunión está el tema de penalizar o prohibir el dinero en efectivo. Cuestión que no podría ser de otra manera simplemente con saber la lista de gente que atiende a dicha reunión.

En una de las noticias más clarificadoras de lo que está por venir, inforwars nos decía por el mes de abril, como muchos clientes de JP Morgan están recibiendo cartas en las que se les dice que el banco va a dejar de aceptar cajas de depósito con efectivo. Ciertamente, el número de noticias de los bancos y gobiernos en cuanto a mayores controles de capital no hace sino aumentar mes a mes.

En la Gran Depresión de los años 30 en los Estados Unidos, fue el oro el que fue perseguido de manera drástica con la infame orden de confiscación del Presidente Roosevelt.

En esta Super Gran Depresión, a la que llaman ingenuamente (o sadísticamente) la Gran Recesión, vamos a ver la nueva vuelta de tuerca del proyecto totalitario mundial de control total: la prohibición y confiscación del dinero en efectivo.

¿Quién lo diría? El otrora odiado dinero en efectivo, sobre todo por los defensores del Patrón Oro, siendo añorado en un futuro por los mismos que lo criticaban. Pues no nos quepa duda, que un sistema de dinero electrónico total, es el Caballo de Troya definitivo de la dictadura pseudomarxista. Disfrazado de buenas intenciones, pero con las más viles intenciones.

Estamos hablando del fin de la privacidad ni nada más ni nada menos.

Solo con saber que todas mis transacciones van a estar bajo el control del gobierno y los chips de los bancos me pone los pelos de punta. Y sin embargo, y como he visto recientemente en algún sitio, es algo que es poco a poco más aceptado por la gente. La sola mención de “lucha contra el dinero negro” y contra los “terroristas” hace que muchos ingenuos entreguen su alma al Estado.

La siniestra verdad es que toda protección legal para la propiedad privada de las clases medias y bajas está totalmente destruida, a pesar de las apariencias de un sistema “capitalista”. La única propiedad garantizada es la de los poderosos y de los agentes del sistema político.

Parece que algo grande, al menos desde un punto de vista financiero, se aproxima.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero