Brasil en plena recesión en 2015

Otro de los asuntos calientes de la escena económica internacional es la severa recesión que está atravesando Brasil, una de las peores que se recuerdan en la historia moderna de ese país.

Hace no mucho todo eran alabanzas para una de las economías más pujantes de los BRICS o economías emergentes. Las condiciones para ello eran inmejorables. Estamos hablando de uno de los países mejor dotados por la naturaleza del mundo, con recursos naturales para proveer y alimentar a medio mundo.

Sin embargo, la tenencia de recursos minerales y naturales no es una garantía de éxito económico y si miremos a Japón y Venezuela, dos ejemplos opuestos de cómo se puede tener todos los recursos naturales del mundo y tener una ganancia media de 4.000 dólares al año o no tener ningún recurso y tener ingresos por 40.000 dólares al año, y eso que unos fueron derrotados en una guerra mundial.

Algo parecido le pasa a Brasil, a pesar de ser un país privilegiado, donde no hay una guerra desde hace más de un siglo, ni invasiones extranjeras ni nada; con unos recursos naturales increíbles; pero que a pesar de todo eso le cuesta salir de su estatus de república bananera.

Parecía ser que en los últimos años había logrado salir de dicho estado y se estaba convirtiendo en una economía más o menos desarrollada, pero con esta crisis vamos a ver si finalmente lo puede conseguir o no. Todo dependerá de la dirección que tome la política del país en los próximos años. Es tan sencillo como eso.

Hace poco se intentó introducir una especie de Tasa Tobin, pero la misma tuvo que ser retirada, ya que las consecuencias para la economía nacional hubieran sido desastrosas. Las masas brasileñas y mundiales siempre dan la bienvenida a ese tipo de medidas, pero el sentido común normalmente prevalece, de momento.

Si los brasileños piensan que la mejor manera de combatir la corrupción, una recesión y los problemas de la calle es mediante la adopción de un gobierno estilo bolivariano de corte marxista, entonces Brasil volverá de lleno al mundo de las bananans republics.

Si, por el contrario, gana el sentido común, y los brasileños no caen presa de las tentaciones populistas, el país podría salir superar la recesión con una economía más fuerte y mejor de lo que tiene hoy.

¿Qué elegirán los brasileños? ¿Populismo extremo o populismo suave?

A corto y medio plazo, la situación pinta negra para la economía brasileña, con todos los indicadores colapsando a pasos agigantados y con el riesgo cada vez mayor de que en un futuro muy próximo su crédito pase a ser considerado junk (basura).

Una de las cuestiones que más han afectado al país es, sin duda, el colapso de los precios de las materias primas. Con la dependencia tan grande de este país de esa producción, los resultados no se han hecho esperar.

La cada vez menor demanda china está exportando ondas de choque por todas las economías dependientes de las materias primas. Todas estas se están viendo afectadas por un colapso imparable de sus divisas, así como tasas crecientes de inflación y recesiones simultáneas, en un lo que es un escenario de estanflación terrorífica.

 

Recesión e inflación galopante al mismo tiempo: un cóctel mortal
Recesión e inflación galopante al mismo tiempo: un cóctel mortal

 

En el caso de Brasil, el real está cayendo de manera exponencial, sobre todo desde mediados del 2014. La divisa brasileña se ha depreciado más de un 50% y parece que nadie la va a parar hasta pulverizar el mínimo histórico de hace 13 años. Esta vez el real amenaza con irse a los 8 o incluso más con el dólar. El valor de 4 USDBRL es crítico.

 

el Bovespa tonteando con los mínimos de los últimos años
el Bovespa tonteando con los mínimos de los últimos años

 

El Bovespa, por otro lado, es una de las peores bolsas mundiales de los últimos cuatro años, en los que no ha levantado cabeza. Eso sí, aún está lejos de haber colapsado por completo. Tal y como va la cosa y viendo los mínimos de hace 12 años y con el dantesco panorama que se presenta en las bolsas mundiales, no me extrañaría ver como el índice brasileño se va a los 15 o 10.000 puntos; a no ser que saquen las impresoras a la calle y el real se empiece a empaquetar como papel de baño.

 

El panorama macroeconómico de Brasil es dantesco.

 

Brasil PIB

 

El crecimiento del PIB brasileño ha estado en una tendencia decreciente en los últimos cinco años, para finalmente entrar de lleno en una recesión fortísima que ronda el 2% y que amenaza en caer mucho más en los próximos meses.

 

A punto de romper mínimos del 2008
A punto de romper mínimos del 2008

 

El bono a diez años va por el mismo camino que el real, así como los Credit Default Swaps y los mercados de deuda brasileños. Si el bono brasileño cae a estatus basura Dios sabe a dónde llegarán los tipos.

 

Brasil desempleo

 

Otro de los indicadores que mejor nos indican la profundidad de la crisis es el desempleo, el cual casi se ha duplicado en cosa de un año desde el 4% hasta el 8%. Como se ve en el gráfico, la ruptura es total, siendo mucho peor que la de la crisis del 2008/9.

 

Brasil deficit comercial

Brasil deficit fiscal

Gráficos cortesía de tradingeconomics

 

Pero uno de los puntos más preocupantes se puede ver en el déficit comercial. Con el varapalo de las materias primas, Brasil lleva más de cinco años con déficits comerciales cada vez mayores. El fiscal, a pesar de haber estado en orden en los años anteriores, ha entrado en terreno negativo, lo cual indica que los próximos años serán de aguas tormentosas. Me atrevería a decir que veremos el déficit fiscal empeora de manera dramática en los próximos tiempos.

 

"Mercado bajista" de muchos años en el sector industrial brasileño
“Mercado bajista” de muchos años en el sector industrial brasileño

 

Sin embargo, uno de los indicadores donde se puede ver mejor el drama a largo plazo es el de producción industrial. La misma ha colapsado de manera increíble en los últimos cinco años, en lo que podríamos considerar un “mercado bajista secular industrial” de Brasil, con el drama de estar viendo como su producción industrial cae mes tras mes a un ritmo vertiginoso desde hace varios años.

Todo esto no puede sino añadir más presión bajista a la Bolsa española, pues como ya sabemos, España tiene una exposición bastante fuerte en el sector empresarial brasileño y de América Latina, y si Brasil enferma, Sudamérica no tardará en seguirle. Si a esto le unimos una próxima recesión en los Estados Unidos y Europa, ¿a dónde se va a ir el IBEX? ¿A los 2.000 puntos? ¿O menos?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero