CFDs, spread y comisiones

Una de las cuestiones más importantes para la operativa en CFDs es qué tipo de comisión vamos a tener, si mediante el spread o mediante la comisión típica parecida a la de los mercados de acciones.

Este asunto afecta básicamente a las acciones, y de una manera similar o igual al forex, con los brokers ECNs y los “market makers”.

En el resto de productos de los brokers de CFDs, como índices, bonos o materias primas, la comisión que cobra el bróker está en el spread que este aplica al precio del subyacente que el mismo bróker nos ofrece como réplica del contrato principal, normalmente un índice general de bolsa o un futuro de los principales.

Comisiones CFD

El hecho es que muchos brokers anuncian que no tienen comisiones en sus activos como si se tratara de una ventaja, pero no lo es.

Resultando que, normalmente, los brokers de CFDs que cobran comisión tradicional suelen ser más baratos que los que ofrecen sus acciones con un spread incrementado.

Ahora bien, los brokers que ofrecen trading “sin” comisiones suelen ser más flexibles que los que ofrecen la típica comisión.

Es decir, cuando un bróker nos ofrece la operativa en CFDs mediante el cobro de comisiones, normalmente nos va a ofrecer prácticamente los mismos precios que el mercado de acciones al contado (DMA), y nos cobrará la comisión correspondiente, que suele ser un mínimo X, por ejemplo 8 €, ó el 0,1% del nominal si esto es superior a los 8 €.

Esto viene a ser casi la misma operativa que en acciones tradicionales, pero con un apalancamiento de 10 o más a 1. Aquí no hay nada que reprochar.

El trader con experiencia o profesional operará si el tamaño de su cuenta se lo permite, este tipo de brokers de CFDs. Para ello, lo ideal, es igual que en el caso de las acciones tradicionales.

No voy a abrir una cuenta con uno de estos brokers, si tengo una cuenta de 1.000 €, pues en cada operación de compra venta se me va un 1,6% de la misma (8€ de ida y vuelta), y esto suponiendo que hagamos una compra “pequeña” de menos de 10.000 € de nominal.

Este tipo de cuenta ha de ser para balances preferiblemente bastante superiores, y yo diría que significativamente superiores, del orden de 10 mil euros o más.

Aquel que tiene cantidades menores de 5 mil euros haría más bien en dedicarse a operar otro tipo de contratos como los CFDs de índices, los cuales ofrecen unas condiciones no muy malas. Y, si aún tienen ganas de operar los dinámicos mercados de acciones, entonces lo mejor sería operar con un bróker que nos ofrezca la comisión en el spread, que al final son comisiones más altas, pero que suelen ofrecer una operativa mucho más flexible.

Este tipo de brokers nos suelen ofrecer unas cantidades mínimas de negociación que en ocasiones es de una acción, o diez acciones.

De esta manera, podemos operar una pequeña cartera de acciones más amplia sin necesidad de comprometer nuestra gestión del riesgo si operamos con una estructura de comisión de CFDs tradicional.

Ejemplo de comisiones en CFDs 

Supongamos que abro una cuenta de 1.000 € en un bróker A, que me cobra comisión de 10 € ó el 0,1% del nominal por la compra venta de CFDs de acciones.

Decido tener una pequeña cartera de cinco acciones que iré operando según se presenten las oportunidades. A cada acción, le asignaré el 20% del capital de mi cuenta, y me apalancaré 5 a 1.

Si hago una compra, estaré comprando 1.000 € de nominal aproximados de una acción, para gastarme 20€ en la comisión tradicional, más lo que me resulte el spread, el cual será en estos casos bastante reducido, pongamos que del 0,05%.

El coste de la operación, sin contar con gastos de financiación, sería de 20 € más 1 € del spread (0,05% de 1.000€ * 2). Nos quedarían 21 € de gasto.

Como vemos, 20 € sobre 500 de inversión no es un gasto de comisión razonable para una operación, pues supone el 4% de la inversión.

Esto sería más asumible si la operación fuera de 5.000 €.

En el caso B, tenemos un bróker que nos cobra la comisión en el spread, y este es del 0,3% de la acción. Si tenemos una cuenta como la anterior, pagaremos el 0,3% al comprar, y lo mismo al vender, resultando en un coste final de 6 €. Y, como vemos, el coste final de operar en el bróker que no cobra comisión es mucho menor en este caso.

Es decir, para las compras pequeñas y las pequeñas cuentas, es mejor un bróker así que uno con comisión tradicional. Ahora bien, la cosa cambia cuando hablamos de nominales superiores, y por tanto de cuentas más grandes.

Supongamos que en vez de una cuenta de 1.000 €, es de 10.000. En este caso, en el bróker A pagaríamos una comisión de 10 € nuevamente (lo mismo que en el caso anterior para un importe 10 veces inferior) por cara. Al final pagaríamos los 20 € de la comisión más el 0,05% del spread, que sobre 10.000 € sería de de 10 € compra/venta. Al final nos quedan 30 € de gasto de comisión.

Si lo hacemos con el bróker B, el gasto será bastante diferente, pues pagaremos 30 € (0,3% sobre 10.000 €) de ida y 30 € de vuelta, quedándonos la comisión en 60€ al final.

Como podemos ver, el resultado cambia mucho cuando variamos los tamaños de las cuentas.

Comisiones trading CFDs

Por regla general, los brokers que cobran comisiones tendrán mejores condiciones para aquellos traders con un balance superior. Estos brokers suelen ofrecer unas condiciones de trading excelentes, que son prácticamente las mismas que operar el mercado real.

Los que no cobran comisiones son más bien los brokers de nueva hornada que intentan captar las cuentas más pequeñas, ya que este fue uno de los sectores con más crecimiento de los últimos años.

Esto en sí, no quiere decir nada malo.

Está claro que con spreads del 0,2% ó del 0,3% será bastante más difícil ganar que con un spread real de mercado, pero un trader con experiencia y que sabe lo que hace también puede ganar con esas condiciones.

Lo que no debería hacer un trader es coger beneficios del 1% cuando está pagando comisiones de ese tipo.

Cuando tenemos una comisión de compra venta del 0,2 %, por ejemplo, no deberíamos buscar beneficios menores del 10 o 15% del subyacente, lo que quiere decir, que por fuerza deberíamos hacer swing o trading tendencial y aguantar bastantes días.