¿Comprar acciones del Santander en 2016?

Cuando hablamos del Santander hablamos del banco más importante de España y uno de los más importantes del mundo, no hay sino que ver que es uno de los principales actores en el mercado británico; ahí es nada.

El Santander es uno de los bancos que mejor capeó el descalabro del 2008, habiendo caído “solo” del orden del 70 %, cuando la mayoría de competidores cayó un 90 o más.

Del 70 al 90 % hay mucha diferencia, como ya deberían saber.

Además de ello, y de sortear las tormentas relativamente bien, se trata de uno de los mejores actores mundiales en el atractivo y famoso mundo de las acciones con altos dividendos. De hecho, es una de las acciones favoritas del sector europeo en este sentido.

Estamos hablando de una empresa sólida, evidentemente.

No obstante, al pertenecer a la banca europea, este banco no puede dejar de tener resfriados en los últimos años, pues los virus en las cortes europeas son muchos.

Italia, España, Grecia, Portugal, etcétara.

Países desindustrializados, con grandes sectores públicos y escasa producción para sostenerlos, además de mercados laborales ineficientes y llenos de corrupción.

Si a eso le añadimos una deuda creciente y monstruosa no es difícil llegar a la conclusión de que el sistema bancario europeo no es viable.

Al menos no en las circunstancias actuales.

España, sin ir más lejos, no puede mantener un nivel de vida como el actual con los gastos y la inmensa regulación estatal actual.

No un nivel de vida europeo.

La única manera de hacerlo es manteniendo el respaldo crediticio de los países del norte de Europa, en especial Alemania, sin el cual el bono español estaría cotizando en el rango de basura. Aunque basura sea de cualquier modo, solo que al estar respaldado, pues tiene pinta de seda. Pero no lo es.

El Santander, a pesar de estar globalizado, no puede escapar a estas incertidumbres, por supuesto.

El núcleo de su negocio sigue siendo España.

O España despega o no hay manera.

 

Invertir en acciones del Santander ahora

 

Sin embargo, a pesar del tono negativo de estas palabras, vamos a añadir unos apuntes no tan apesadumbrados para el coloso español.

Si lo miramos desde el punto de vista de la inversión, el horizonte temporal siempre es muy importante para efectuar las decisiones más adecuadas.

A día de hoy, en primavera del 2016, podemos decir que las acciones del Santander, no están, al menos exageradamente sobrevaloradas.

Cuesta creer que diga esto, pero sí, no siempre uno es bajista exacerbado.

Sin querer esto decir que sea alcista empedernido en estas acciones.

Solo estoy diciendo que después de una caída del 50% aproximadamente, estas acciones se presentan más atractivas.

Evidentemente, es mejor comprar a 3,5 que no a 7.

Hay una pequeña diferencia en ello.

Hablando de esto recuerdo algunas entradas que escribí hace tiempo, relacionadas con otras acciones del sector bancario europeo.

En su momento escribí sobre Caixabank, el BBVA y la banca francesa.

Todos primos hermanos del gran proyecto europeo.

La banca francesa no ha caído tanto como la española. ¿Por qué la española ha caído tanto? ¿Hay algo que no sepamos?
La banca francesa no ha caído tanto como la española. ¿Por qué la española ha caído tanto? ¿Hay algo que no sepamos?

Santander acciones

El tono general de aquellos artículos no era muy positivo.

No podía serlo. Pues al deplorable estado de las finanzas europeas y españolas (el cual no ha cambiado a día de hoy, es más, hoy es peor), había que unir el hecho de que dichas acciones venían de un mercado secundario alcista del 100%, y en algunos casos, como la Caixa, de manera parabólica.

El caso de la Caixa, allá por el 2014, no pintaba bien.

Caixabank comprar acciones

Pues no pintó bien, porque dos años después, esta acción cotiza un 50% por debajo, lo cual en bolsa es mucho.

Aquí llegó el momento en el que muchos que invirtieron en ese año están un poco nerviosos y no saben qué hacer con esas acciones.

Quizá, lo más sensato sería aguantar el chaparrón y que sea lo que Dios quiera.

Después de todo, liquidar ahora puede ser la peor de las políticas en bolsa.

Claro está, esto se lo podría permitir alguien con una cartera muy o bastante diversificada.

Alguien que disponga de un bloque de acciones bancarias compradas en 2014 o 2015 y de nada más, debe estar bastante nervioso.

La cosa puede salir bien y el mercado rebotar para volver a niveles más aceptables, y eso con un buen dividendo en mano.

Pero la cosa puede ponerse mucho peor y volver a caer otro 50%, y quién sabe si más.

En algunos casos, la cosa podría ponerse tan negra como para caer a 0.

Tal es la verdadera realidad de la economía española.

Ahora bien, para que el Santander caiga a 0, muy mal se tienen que poner las cosas en España.

En un escenario así, háganme caso, pocas cosas quedarían impunes.

Incluso “buenas” inversiones serían aniquiladas en el proceso confiscatorio consiguiente.

Por lo tanto, podemos decir que invertir a día de hoy en el Santander no es la panacea pero tampoco es tan malo después de todo.

“No es mi taza de té” como dirían los ingleses, pero para los que gusten.

Tomando un poco de riesgo y con dos “h…”.

Pero eso sí, y siempre recordemos esto, en caso de hacerlo que sea como componente de una cartera de inversión muy diversificada.

Lo contrario es jugar muy duro.

Aunque hay gente que le gusta jugar duro, claro.

Suerte.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Deja un comentario