Continúa la backwardation en el oro

Algo se está moviendo bajo las alfombras del mercado de los metales preciosos. Hace ya varios meses que el LMBA, el mercado del oro de Londres nos está señalando el fenómeno de backwardation permanente.

Como ya sabemos, este fenómeno se refiere al hecho de que el precio del oro presente es mayor que el de los futuros correspondientes. Que este hecho se produzca de manera permanente y cada vez más fuerte es una indicación clara de que hay una tendencia a pensar que no va a haber entrega de oro físico en el futuro. Es decir, que el futuro pinta negro.

Backwardation oro 2015

Backwardation: cuando el precio actual (cash) está más caro que el de los futuros
Backwardation: cuando el precio actual (cash) está más caro que el de los futuros

 

¿Quién renunciaría a un beneficio garantizado y dejar de hacer arbitraje entre el precio actual y el futuro aún más bajo?

Lo único que tendría que hacer es vender el físico actual y comprar el futuro al descuento. ¿Gran negocio no?

Esto suena bien, pero el problema está en que un día, no haya “futuro”; es decir, nadie te va a entregar ningún oro cuando entres con tu papel en el COMEX pidiendo “entrega”.

Esto no es otra cosa que lo que Antal Fekete denominaba “el último contango en Washington”, y que yo traduje en “El último contango del Comex, el día final del Capitalismo”.

Las señales son cada vez más eminentes. Son ya muchas fuentes las vienen alertando de cada vez mayores dificultades para conseguir oro físico, sobre todo en grandes cantidades. Al parecer, el tema se está convirtiendo en tarea imposible.

El oro se está yendo a las catacumbas; se está “escondiendo”.

El LMBA suspendió los tipos de interés futuros del oro, en lo que es una señal inequívoca de problemas cada vez mayores para mantener al mercado funcionando de manera eficiente.

Más difícil aún es conseguir plata en cantidades significativas, lo cual toma entre dos y cuatros semanas de envío.

Otro de los jugadores importantes del juego del oro, el GLD ETF está viendo cómo sus inventarios disminuyen de manera cada vez más pronunciada, pasando de más de 1.300 toneladas en 2013 a menos de 700 a día de hoy.

Mientras tanto, la demanda en Asia está alcanzando niveles muy fuertes, con compras record en países como Corea del Sur (supongo que por miedo a una guerra masiva con su vecino del norte) o de China, la cual anunció hace no mucho que había comprado 600 toneladas de oro.

El Mercado del oro de Shanghai está absorbiendo cantidades enormes del vil metal. Al parecer este mercado se está tragando toneladas de oro a pasos agigantados.

Lo que estamos viendo es una tendencia cada vez mayor en la compra de oro físico y la dificultad para conseguir el mismo y al mismo tiempo una mayor debilidad en los precios del oro papel, ya sea en los futuros, en las opciones o en los ETFs.

¿Qué ocurrirá el día que Occidente no pueda satisfacer la cada vez mayor demanda de oro físico proveniente de Asia?

Pues que llega a su final el juego de sillas. El problema en esta ocasión es que solo hay sillas para unos pocos, mientras que una mayoría se encontrarán de pie en medio de un huracán.

Antal Fekete siempre nos ha advertido que una vez que el fenómeno de backawardation se hiciera permanente el juego final estaría cerca; no habiendo ninguna otra señal más certera de que el sistema está dando sus últimos suspiros.

Como siempre, la mayoría de los gold bugs y demás defensores de economías de libre mercado piensan que una vez pase la tormenta, el oro volverá a reinar como rey supremo del sistema monetario y volveremos a ver un sistema más sano.

Lamentablemente, eso no será así. No porque el oro no sea el rey del mundo monetario, cosa que no dejará de ser nunca, sino por el hecho de que el futuro sistema financiero mundial no estará basado en el libre mercado y en una economía de propiedad privada genuina, sino en un gobierno mundial con dinero “electrónico”.

La mayor parte del oro estará en manos de las élites, cierto, pero poco oro podrán ver y tocar las masas y poco podrán hacer estas para evitar la deriva del mundo a un sistema aún más orwelliano que el presente.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero