¿Cuál será el catalizador del próximo colapso económico?

Los mercados de los Estados Unidos parecen tan inmunes a todo tipo de evento mundial que ha igual lo que les echen encima, los mismos siguen creciendo año tras año desde el 2008.

Todos los keynesianos del mundo, que no son pocos, se felicitan constantemente del gran éxito de la política del QE, y más ahora que la FED ha dejado de intervenir drásticamente en los mercados.

Sin embargo, el crecimiento de crédito no ha parado, pues los grandes bancos comerciales han tomado el relevo de la anterior. Razón por la que la FED ha “dejado” de intervenir en el mercado de esa manera. Es decir, una vez los bancos pueden volver a prestar en un entorno más o menos “normalizado”, se retiran las medidas extraordinarias.

 

¿Qué hará la FED cuando llegue la próxima crisis? ¿Subir ese balance a los 20 billones?
¿Qué hará la FED cuando llegue la próxima crisis? ¿Subir ese balance a los 20 billones?

Cortesía de la FED de San Luis

 

Todo esto está muy bien. Quizá la FED y los keynesianos hayan ganado la partida para siempre y se supone que la economía no se va a volver a contraer de manera fuerte nunca más.

Sin embargo, alguien con un poco de sentido común – y no hace falta ser un académico de universidad para esto – sabe que todo el supuesto crecimiento y maravilloso funcionamiento del programa de QE y sus homólogos mundiales, no es más que una fantasía y una mentira; y esto lo saben algunos de los que han mandado a hacer dichas políticas. Otros, se creen todo lo que les dicen y nadan al lado del ganador, que es el que paga hoy día, o sea los “keynesianos” de todos los “partidos”.

Los mercados, ya sean bonos, acciones o divisas van a tener un despertar turbulento de todo este sueño fantástico de “rescates” y bailouts constantes de los peces gordos y los estados.

Pero hay una cosa que me viene a la cabeza que trata sobre el hecho de que a los keynesianos no les gusta no tener la razón, y que como todo seguidor de las tesis materialistas-comunistas, como por ejemplo los que viven en dictaduras como Cuba, nunca van a reconocer que sus políticas no funcionan para traer más prosperidad. Porque a pesar de las apariencias, lo que traen es más miseria en el futuro.

Bien sea al “imperialismo”, o al capitalismo o los fascistas, o Franco, o los “acaparadores”, los keynesianos/comunistas siempre encuentran un culpable externo el cual es el causante de cualquier problema que pueda haber en sus realidades.

Por eso, hay algo que no me gusta de lo que estoy viendo estos últimos años en los mercados, y es hecho de una, cada vez, mayor inestabilidad política en el mundo.

Como dije antes, dicha inestabilidad no parece afectar a los mercados americanos de momento, ya que ni la guerra de Siria, ni la de Ucrania y las tensiones con Rusia, o las tensiones con China parecen suficientes para insuflar miedo en los inversores. Total, mientras esté la FED para garantizar la compra de todo activo que exista, ¿Quién tiene miedo de nada?

El problema que veo con esto es que tengo la sospecha de que los keynesianos, o mejor dicho, aquellos que dominan el mundo (les digo keynesianos porque básicamente todos los que mandan en el mundo son “keyensianos”, de algún modo), están esperando a un evento, o incluso pensando en provocarlo para más tarde echar la culpa al mismo sobre las calamidades económicas que eventualmente tendrán que pasar sus naciones. Calamidades que, si son en medio de una guerra, tienen una justificación muy fácil de hacer.

 

¿Qué podría ser con lo que vinieran estos elitistas mundiales?

 

Lo primero que se viene a la mente es una gran guerra. Es evidente que si sabes que tu economía va a morir, una de las mejores maneras de evitar que la gente se dé cuenta de que tus políticas no funcionaron es meterse en una guerra destructiva, y más tarde echarle la culpa a la guerra. Es más, una guerra puede incluso ser beneficiosa, para el punto de vista “keynesiano”, y de hecho, lo es.

Pero no tiene por qué ser solo una guerra. Bien podría ser un mega-atentado. Algo como un ataque con una bomba nuclear o cualquier cosa similar.

O incluso algo más “raro”, como una hecatombe natural, o a saber qué.

El hecho, es que cualquier cosa “rara” que pasara en el mundo, serviría a las élites por dos motivos:

  1. Echar la culpa a ese acontecimiento externo del desastre económico. “No fuimos nosotros con el QE los que tuvimos la culpa”.
  2. Aprovechar el caos resultante para instaurar un control aún mayor sobre la ciudadanía, como por ejemplo, abolir el dinero en efectivo, chips de identificación en la población y para pagar (Marca de la Bestia), y cosas mucho peores.

Esta teoría tan loca, la comento porque estoy seguro de que para “resolver” el desbarajuste actual haría falta un colapso financiero de un grado inmensamente superior a los años 2000 o 2008. Así que, nada mejor que un gran colapso económico para “introducir” algún evento de carácter especial

No obstante, e historias paranoicas aparte, la magnitud del problema económico es tan grande y tan insoluble, que independientemente de si las élites hacen algo o no, podemos estar seguros que vamos a ver algún día la implosión de las economías avanzadas en una manera que la mayoría ahora ni se imaginan.

Que las élites decidan que para iniciar dicho colapso sea mejor fabricar un evento, está por ver. Lo que sí está claro, es que si el mundo occidental sufre una gran hecatombe financiera, no haría falta demasiada intervención de nadie para que los gobiernos se embarcaran en políticas proteccionistas y agresivas y, cómo no, en guerras, ya sean civiles o internacionales.

Lo que sí vamos a ver, y no les quepa ninguna duda, es subidas de impuestos y muchas confiscaciones.

¿Habrá algún evento “causante” del próximo colapso financiero, o vendrá éste por sí solo?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero