Cuentas ómnibus y la quiebra de mi bróker

A todo el mundo le preocupa la posible quiebra de su bróker y la pérdida de sus fondos o títulos.

El tema es que, como ya comenté en su momento, prácticamente todos los brokers que operan en el nuevo sistema online lo hacen a través de cuentas ómnibus y, por tanto, nuestras acciones están en cuentas segregadas a nombre de un tercer partido junto con las de todo el mundo.

Es decir, no están a nuestro nombre. Y, esto pasa en la práctica totalidad de los brokers nacionales para los valores internacionales, y en buena parte de ellos para los valores nacionales.

Si tenemos ETFs o acciones americanas, no hay manera de escapar a esto.

Este es un tipo de cuestión que los brokers no gustan de hablar, y no es algo que contesten, en ocasiones, con gusto, si se les pregunta.

Es algo que pone incómodo a todo el mundo.

Cuentas omnibus CNMV

Sin embargo, la gente no podrá encontrar muchos casos, al menos en España, en los que brokers tradicionales de acciones hayan quebrado y hayan usurpado las acciones de sus clientes. De hecho, es algo bastante difícil de encontrar en el mundo inversor internacional. La gran mayoría de las quiebras, algunas de ellas muy sonadas, son de brokers de derivados como futuros o forex.

Los casos más sonoros de los últimos años fueron Refco, MF Global, PFG Best, Worldspreads, y recientemente Alpari, Liquid Markets o Excell markets y algún otro más que se me pasa.

En los primeros dos casos, estamos hablando de dos auténticos colosos de la industria en su época, llegando a ser en sus respectivos momentos líderes en los mercados de futuros mundiales.

Pues bien, esos colosos de la industria del brokerage colapsaron y dejaron bastantes víctimas por el camino.

En el caso de Refco, los clientes de forex creo que tuvieron bastantes problemas a la hora de intentar recuperar sus cuentas, e incluso Jim Rogers tuvo los suyos con uno de sus ETFs que estaban custodiados por división de Refco, aunque al final, si no recuerdo mal llegaron a una solución.

En el caso de MF Global, el colapso afectó a buena cantidad de las cuentas segregadas, y hubo casos de desaparición de fondos. Aquí no importó que esas cuentas estuvieran teóricamente segregadas.

Al fin y al cabo, si el bróker y sus trabajadores quieren cometer fraude, pues lo harán.

Lo malo de estos casos, es que cuando la situación es buena, todo parece ir sobre ruedas, y las medidas de seguridad, segregación de cuentas, contabilidad estricta de los fondos de los clientes, protección de los reguladores, etcétera, todo parece asegurarnos de que es muy difícil que las cosas vayan mal.

Sin embargo, cuando las cosas se ponen feas, puede ocurrir con bastante facilidad, que los directivos de la compañía intenten salvar la misma tomando medidas desesperadas, como pueden ser cogiendo esos fondos de los clientes en una última apuesta “all in”.

Es decir, es justo en los peores momentos, cuando las medidas de seguridad se muestran ineficaces al 100%. No obstante, hemos de estar tranquilos en el sentido de que en estos casos, los que hagan ese tipo de operaciones fraudulentas tendrán que hacerlo de manera completamente ilegal, y buscar de inmediato un vuelo a un país sin extradición.

Con esto quiero decir, que al menos no podrán robarnos impunemente, sino que tendrán que hacerlo con en contra de la ley. Allá la conciencia de cada uno.

Esto no es muy diferente a si nos roban en la calle o en alguna transacción local.

Lo más normal es que no pase, pero si lo hacen – por la razón que sea – tendremos que apechugar, y proceder a denunciar.

De todos modos, en el caso de MF Global finalmente se pudo recuperar casi todos los fondos de los clientes, pero fue tras una larga batalla legal.

Lo que sí está claro es que en los meses previos a su caída sus directivos realizaron operaciones que no deberían haber realizado con las cuentas de los clientes.

Esto fue una quiebra que se fraguó durante cierto tiempo, al contrario que la de Alpari Uk este año, la cual fue causa de un evento “inesperado”.

Riesgo Forex y futuros

Todas esas quiebras envolvieron a brokers de futuros y/o forex principalmente.

Es en esos terrenos donde los inversores o traders deberían estar más preocupados.

Esto no es óbice para que los inversores dejen de estar preocupados por sus inversiones en acciones. Pero sabiendo que los precedentes de los últimos 20 años son muy escasos en quiebras de brokers de acciones tradicionales.

Ahora bien, lo inesperado puede llegar, y es también posible que algún día veamos quiebras generalizadas en los sectores financieros nacional e internacional, lo que afectarían a todas las cuentas ómnibus y a todos los brokers nacionales.

Pero, en un caso así, creo que no saldría parado nadie, ni los que tienen cuentas ómnibus o globales, ni los que tienen certificados de papel de toda la vida, pues es posible que esos certificados no valgan un carajo.

Por ejemplo, si España, va algún día detrás de Venezuela, lo cual es bastante factible en el futuro cuando Podemos gobierne varias legislaturas, entonces la única manera de salvar dinero será saliendo del país y quizá, poseyendo acciones o valores extranjeros, los cuales seguramente estarán en cuentas ómnibus (por ejemplo, nuestras acciones extranjeras en nuestro bróker favorito internacional de turno).

Los valores nacionales habrán sido completamente destruidos, o directamente confiscados.

En ese caso, el ser o no cuenta global no habrá servido para nada.

Con esto, quiero decir, que también cuentan otros tipos de riesgos a la hora de invertir en acciones a largo plazo, y que quizá el tema ómnibus no sea el más importante de todos.

Cuentas omnibus fondos de inversión

Otro ejemplo, pongamos que tengo ETFs del SP500 con cualquier bróker español.

Para perder esa inversión, o bien tiene que quebrar el ETF del SP500, o bien tendría que quebrar mi bróker nacional, ya sea Bankinter, Renta 4, Click Trade o ING.

Pero para que quiebren esos brokers tendría que pasar algo muy grande. Y, aún así, como dije, sus directivos tendrían que hacer auténticas barbaridades y salir huyendo, o afrontar una pena de cárcel.

Ahora, si quiebra Bankinter, por ejemplo, o el ETF del SP500, podemos estar seguros que estaremos en medio de una hecatombe financiera de tal magnitud, en la cual ni cuentas ómnibus ni no ómnibus.

Leyendo la letra pequeña de los contratos de los brokers es un poco para asustare, pero no es muy diferente a la letra pequeña de cualquier otra cosa que contratemos, siempre con sus cláusulas trampa para salvarse las espaldas en casos de fraude u ocurrencias raras.

En este caso es igual.

Pero no todo son malas noticias.

Por ejemplo, en la página de la SIPC americana nos aseguran que si nuestro bróker tiene cuentas ómnibus en alguno de las entidades americanas, y esta quiebra, se procederá a la protección de las cuentas de los clientes siempre que nuestro bróker demuestre que somos los beneficiarios de dichos títulos.

Cuentas ómnibus y la viabilidad del sistema

Creo que el que esté verdaderamente preocupado por la viabilidad del sistema o de su bróker debería intentar diversificar lo máximo posible, y abrir cuentas en diferentes brokers, tanto para valores nacionales como internacionales.

Tener una cuenta en un bróker nacional solo con valores nacionales, puede que nos ahorremos el riesgo “ómnibus”, pero tenemos un riesgo “país” mucho mayor.

No hay soluciones mágicas. Todas las vías de inversión presentan problemas hoy en día. Más que nada porque los mismos gobiernos son – y lo serán más en el futuro – unas máquinas devoradoras de capital que van a ir detrás de nuestras propiedades, incluidas las acciones.

Lo único que podemos hacer para evitar riesgos es diversificar e informarnos bien de la situación internacional y de las posibilidades que tenemos para evitar todos los riesgos existentes.

Aparte de diversificar en acciones, tanto nacionales como internacionales, una buena manera de protegernos contra los problemas burocráticos y de papeleo, como el de las cuentas globales, es comprando oro físico, el cual no depende, por supuesto, del balance de nadie más.

Ni de ningún oficial o contable corrupto de gobierno o empresa.

El que tenga verdadero miedo por lo que pueda pasar a nivel sistémico, haría bien en comprar alguna piecita de oro, pues en caso de quiebra masiva, no nos salvarán ni las cuentas ómnibus, ni no ómnibus.

Y como dije antes, la gran mayoría de brokers tradicionales, es muy difícil que quiebre en el entorno más o menos normal de los últimos 30 años.

En estas décadas los problemas en brokers han venido más por el lado derivados y brokers fraudulentos internacionales (casos incontables de estafas de forex y opciones binarias con brokers exóticos).

El día en que quiebren varios de los brokers nacionales españoles, será debido a un evento de proporciones mayores, y creo que cuando ello suceda, las consecuencias sociopolíticas y económicas puede que sean tan graves, que lo de las cuentas ómnibus carezca de importancia.

De todos modos, creo que en los próximos años vamos a salir de duda con este tema, pues me da la sensación de que vamos a ver alguna que otra quiebra a lo grande.

Más importante que la de un bróker, la de algunos estados. Recemos para que España sea de los mejores parados, aunque creo que tendremos que rezar bastante.

No obstante, espero equivocarme y que todo siga “bien”.

Suerte y buen trading.