Dejar correr las ganancias en Bolsa

Dejar correr las ganancias o los beneficios es una de los axiomas más repetidos en el mundo del trading y la bolsa, y no obstante, sigo viendo que la inmensa mayoría de gente que intenta tener éxito en ese mundo es a través de justo lo contrario: cortar las ganancias rápido.

Esto es, sobre todo, especialmente válido para los mercados a corto plazo e intradiarios, donde el forex, los futuros, CFDs, y binarias, tienen una gran preponderancia.

Ganancias Bolsa

En las acciones también se da este tipo de comportamiento, pero en mucha menor medida.

Esto es así, simplemente, porque buena parte de la gente que compra acciones tradicionales, es para mantener carteras de inversión a medio o largo plazo, lo cual, después de todo, es lo más aconsejable que puede hacer el ciudadano medio cuando se aproxima a la bolsa: invertir a largo plazo. Y, para ello, las acciones y sus productos derivados: ETFs y fondos, son los mejores instrumentos.

En otro tipo de productos, los llamados derivados, el componente ludópata gana, y la tendencia siempre es a coger beneficios pequeños, y cuando traiciona el ego, coger grandes pérdidas.

Dejar correr los beneficios y el day trading

Pero no nos confundamos, tampoco vale, el hacer day trading intentando dejar correr los beneficios, pues el day trading per se no es eficiente para ese tipo de técnica y el aprovechamiento de las tendencias.

Principalmente, un trader tendrá que afrontar el problema de los costes de transacción para ese tipo de operativa: comisión y spread. Y en esos casos de day trading, el coste sumado de ambos conceptos es bastante alto.

Por ejemplo, pongamos que hacemos day trading con el ES (futuro del SP500). Para seguir el consejo pertinente, decidimos dejar correr las ganancias y cortamos las pérdidas más o menos rápido.

Pongamos que nos marcamos un objetivo medio de beneficio de 6 puntos, y cortamos la pérdida en 2 puntos. Es decir, tenemos 24 ticks para el beneficio y 8 ticks para la pérdida.

El problema radica en que pagamos el spread cuando entramos y cuando salimos, lo que nos da un coste de spread de 2 ticks. Además, tendremos el coste de la comisión, que será de medio tick, en un buen bróker americano de futuros.

El gasto por comisión total, lo que pagamos al bróker y a los market makers, será de 2,5 ticks.

En una operación ganadora, tendremos 24/2,5, igual a 9,6. En una perdedora 8/2,5, igual a 3,2.

Supongamos que hacemos cuatro operaciones, y que ganamos una y perdemos tres, cosa bastante probable dado el ratio de ganancia/pérdida (3:1).

En el caso de la operación ganadora, el gasto en “comisiones” total, representó un 10% aproximado (1/9,6 +-).

En el caso de la perdedora, ese coste es de 31,25% de la operación.

Como tenemos tres operaciones perdedoras y una ganadora, el coste medio de transacción, sería de ((31,25*3) + (10*1))/4, lo cual nos daría un 25,93 %.

Es decir, para un “scalper”, o al menos candidato a ello, que haga una operativa así, haciendo varias entradas y salidas al día en el ES, podríamos decir que el coste de transacción medio podría estar fácilmente entre el 20 y el 30%.

Ganancias Bolsa de valores

En otras palabras, cada vez que el trader apuesta intradía, está pagando un 25% de media a los agentes del mercado (bróker y dealers) por cada operación. Si en una operación pierde 100$, 25$ son para esos agentes. Si gana 300, 25 también son para esos agentes.

Esto, deja el trading de futuros muy cercano a algunos instrumentos ridículos como las acciones binarias, las cuales permiten (y fomentan) day trading con payouts del 70 al 90%.

Creo que los chicos de las opciones binarias tienen bien estudiado el tema.

Este ejemplo del futuro del SP500 para una operativa intradía frecuente es como si fuera una operación binaria con payout del 75%.

Eso no va a funcionar. Pero es que ni con un payout del 90 tampoco.

Para conseguir un “payout” mejor, tendremos que aumentar bastante el ratio de beneficio y pérdida. Por ejemplo, buscando 10 puntos de pérdida (40 ticks), y 30 de beneficio (120 ticks).

En este ejemplo, el “payout” sería de 93,75% para las perdedoras, y de 98% para las ganadoras. Y, esto mejoraría aún más si subimos más esos ratios.

Ahí ya mejora mucho ese ratio de costes de transacción.

Pero el problema radica, en que si vamos buscando ese tipo de beneficio y pérdida, habrá muchos días en los que deberíamos dejar la operación abierta por la noche, y eso ya no es day trading, sino, más bien swing trading ó, como a mí me gusta llamar “week trading”.

Dejar correr los beneficios y el swing trading

La mejor manera de aprovechar la posibilidad de dejar correr los beneficios es hacer trading a más largo plazo. Como dije al principio, lo mejor, la inversión a largo plazo, donde nuestros costes de transacción se reducen al máximo (contando solo con la custodia).

La otra alternativa para aquellos que gustan de emociones fuertes, es la realización de trading a corto plazo, que puede ser de un par de días, varios días, semanas o incluso meses.

Esto es lo que se dice swing trading y trading de tendencia.

Haciendo esto, y sobre todo si fuera en futuros, tendríamos unos costes de transacción estupendos, teniendo que contar, eso sí, con los costes swap o de financiación, que en futuros se dan a la hora de cambiar contratos y en los CFDs y forex pagando el interés correspondiente.

No voy a decir aquí que es lo que hay que hacer o no exactamente, pero sí puedo decir que la experiencia de varios años me ha enseñado que dejar correr los beneficios en operaciones de más de un día es lo mejor que puede hacer alguien que quiera tener algún éxito en este mundo del trading a corto plazo.

Ganancias trading

El éxito en el day trading puro se puede conseguir también, pero entonces tendremos que pensar en trabajar para la industria, ya sea como brokers, market makers, trading propietario, vendedores de señales, robots, etcétera.

Ese éxito no será como trader, por supuesto, sino, a pesar de los traders. Y esto es válido para el 99,99% de los casos.

Todos los grandes del trading, es decir, las leyendas de este mundo de la bolsa, y gestores de capital, casi siempre recomendaron dejar correr los beneficios. Esto no solo lo decía Jesse Livermore, sino también hedge fund managers y traders profesionales como David Ryan, William O´Neill, Gary Bielfeldt, William Eckhardt, Bill Lipschutz, Richard Dennis.

E incluso especuladores a la vieja usanza como André Kostolany o Jim Rogers no iban cogiendo beneficios cada vez que veían el ticker subir un par de puntos.

Los grandes hedge fund managers, como Soros o Kovner siempre dejaban correr sus ganancias. Ninguno hacía day trading.

Incluso Buffett deja correr sus beneficios con su estrategia de “value investing”

Como decía Kostolany: “Quien añora pequeñeces, no merece grandezas”.

A este respecto, la frase más legendaria, la cual deberíamos tener siempre grabada a fuego es la que respondió el señor Partridge a otro trader en el famoso libro sobre la vida de Jesse Livermore, “Recuerdos de un operador de acciones”. Ante la pregunta de por qué no vendía sus acciones con el beneficio que ya tenía, el señor Partridge contestó, ”no, no podría deshacerme de mi posición”, “ya sabe, esto es un mercado alcista”

Si todos estos grandes inversores y especuladores dejaban correr sus ganancias, ¿por qué deberíamos nosotros hacer diferente?

Saludos y buen trading