¿Del Brexit al Frexit?

El inesperado resultado del otro día, con las elecciones del Brexit ha despertado a muchos de un largo sueño.

Nuevamente, y después de muchos años de mercados más o menos tranquilos, volvemos a una situación de incertidumbre máxima.

Como ya comenté, el verdadero problema del Brexit no es él mismo, sino el precedente que crea en medio de una crisis institucional europea sin resolver.

Europa está rota, al menos desde el punto de vista de la concepción actual.

No se puede vender un proyecto como bueno cuando tienes países como España y Grecia con un desempleo juvenil del 50% y general del 20.

El sentido común nos dice que la situación es insostenible.

¿A quién le extraña que la cosa esté como esté en los países europeos, con una subida tan fuerte de los partidos considerados extremistas?

En cierto modo, poca reacción ha habido teniendo en cuenta lo monstruoso de la situación.

El Brexit, por sí solo, no tiene por qué hacer más rico o pobre al Reino Unido. Todo dependerá de lo que ese país decida hacer con su sistema político.

Si adopta un modelo como el venezolano podemos estar seguros que será un país pobre y donde en un futuro faltará pollo en los supermercados.

Si adopta un modelo suizo, pues seguirá teniendo un nivel económico alto.

Eso mismo puede pasar con la UE.

Podría darse el caso que la misma acabe por convertirse en un sistema de corte venezolano-soviético y ser muy pobre y corrupto, mientras que el Reino Unido, a pesar de ser más pequeño, podría ser su vecino “rico”.

El problema actual radica en las consecuencias políticas inmediatas que se van a producir poco a poco en Europa.

Las llamadas a referéndums nacionales no podrán ser acalladas, sobre todo en países con un fuerte – todavía – sentimiento nacional, como Francia, Holanda o Austria.

Un referéndum en cualquiera de estos países seria un evento suficiente para llevar el caos a los mercados europeos, sobre todo si se tratara de Francia.

Imaginemos el anuncio de un referéndum en Paris en un futuro cercano.

El solo anuncio de ese efecto produciría unos efectos incalculables en los mercados europeos, tanto de deuda, bursátiles o de divisas.

El día de un referéndum así sería como el del Brexit pero multiplicado por diez, en cuanto a volatilidad de mercado se refiere.

Pero claro, un evento así es tan peligroso que sería casi imposible llegar a esa fecha sin que los mercados hayan reventado, más teniendo en cuenta la situación financiera de la UE y sus países del “sur”, los cuales penden de un hilo.

Como dice un articulo de ayer en zero hedge, el Brexit ha sido el “Bear Stearns” de esta crisis.

Todavía no ha tenido la magnitud suficiente para alcanzar el momento “Lehman”.

Para eso, hace falta algo más sustancial.

Lo que sí es seguro, y eso deberíamos saberlo ya, es que “el emperador está desnudo”.

Y es que finalmente, con “Frexit” o sin él, la cosa tiene que reventar algún día.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

[cta id="8984" vid="0"]

Deja un comentario