Divergencia entre el DAX y el IBEX y el futuro de Europa

Seguro que habrán visto últimamente algún anuncio de IG Markets en el que nos dicen que la divergencia entre el IBEX y el DAX está en máximos históricos.

Máximos históricos, que supongo, lo serán de las últimas décadas. Si nos vamos antes en el tiempo, seguro que encontraremos divergencias mayores entre ambas bolsas, sobre todo si nos vamos a la Segunda Guerra Mundial o antes con la Guerra Civil Española o Weimar. Pero eso es irnos demasiado lejos.

Aquí lo que importa es la divergencia actual, la que se ha producido desde el 2010, justo el momento en el que empezó la crisis de deuda soberana europea con sus famosos PIGS, y Grecia empezando a tener problemas. Aquellos son los días del famoso recorte del 5% a los funcionarios de Zapatero, el supuesto defensor a ultranza de los “derechos sociales”.

Aunque esta divergencia no se ha producido solo con el IBEX y el DAX, sino, básicamente, entre el gigante alemán (y los EEUU) con sur de Europa, e incluso con el CAC francés. Si comparamos la divergencia entre el DAX y la Bolsa de Atenas, es mucho mayor aún que la del índice español con el anterior.

Una auténtica barbaridad que es incompatible con una supuesta Unión Europea, la cual tendrá que ser resuelta tarde o temprano. Aunque puede que no sea como la mayoría de la gente piensa: con una salida de Grecia de Europa, a la que seguirían la del resto de países europeos del sur.

Mi opinión es que al final, lo que pasará será otra cosa, que en realidad, es lo que quiere Syriza, ya que a esta no le interesa, evidentemente, una Grecia a la Corea del Norte solitaria.

Pero volviendo al tema inicial. ¿Por qué se ha producido esa divergencia tan grande?

Básicamente, porque el mercado, al menos el de acciones, está reconociendo la realidad económico-productiva de esta unión, la cual permaneció camuflada bajo el paraguas de la burbuja de crédito precedente. Esa realidad, no es otra que la economía y sociedad alemana es más productiva que la española.

Independientemente de si ello es culpa de la Unión Europea o de Santa Claus, lo cierto es que la economía española es una economía que produce mucho menos de lo que consume y la alemana produce algo más de lo que consume. Tan simple como eso. No hay que darle muchas vueltas.

Por eso me hace gracia la gente que habla de recortes de “derechos” y cosas así.

Derechos construidos con deuda no son sino falsos derechos.

La gente puede incluso aumentar sus derechos de manera dramática incluso, tal y como tiene la población en Corea del Norte, pero que luego no esperen que haya dinero para ir a Cancún de vacaciones o comprar el iPhone a la hija.

El día que la gente logre tener los “derechos sociales” más grandes, ese día, tendrán que cambiar el iPhone por una cola para conseguir un paquete de arroz, probablemente rancio. En fin.

El hecho, es que la divergencia del IBEX con el DAX era casi inexistente en los años previos al 2010.

 

¿Seguirá creciendo la divergencia hasta el infinito?
¿Seguirá creciendo la divergencia hasta el infinito?

 

Se puede observar en el gráfico, como dicha convergencia de aquellos años fui casi como un reloj, incluso en el mercado bajista del 2008 y la recuperación posterior.

El problema en Europa comenzó en el 2010, como ya dije antes. Y tan pronto como la crisis de deuda se fue extendiendo a España y otros países, el DAX comenzó a desacoplarse poco a poco, hasta llegar a los niveles extremos de hoy en día.

Salvo finales del 2011, donde el “spread” se contrajo hasta casi igualar los índices, todo ha sido un incremento enorme de dicho spread, hasta el punto de que hoy en día el mismo es de aproximadamente el 100% entre ambos índices.

Es decir, que mientras que el IBEX cotiza a sus niveles del 2006, el DAX lo hace un 100% más arriba.

Desde un punto de vista inversor, puede parecer atractivo invertir en el IBEX aquí, ya que habrá gente que considera que la Bolsa española está infravalorada con respecto al resto, y más teniendo en cuenta que estamos en una “recuperación” y supuestamente, dentro de no mucho, en un nuevo boom.

 

¿Cómo se arreglará la crisis en Europa?

 

Algo anda mal en Europa. Aunque no digo nada nuevo con esto. Todo el mundo lo sabe, evidentemente.

Esto solo se puede arreglar de dos maneras, básicamente. O bien abandonando el proyecto europeo y realizando un “simpa” en toda regla o bien llegando a la “solución final”, que es la unificación europea total y el reset de las deudas entre naciones.

Ambas opciones tienen un componente soviético muy peligroso, del cual la gente no se da cuenta, más que nada, porque la mayoría de la masa es, en parte, cómplice con dicho “componente”. Todo el mundo quiere mantener sus “derechos” o aumentarlos.

Eso es imposible dadas las circunstancias económico-sociales actuales. Solo hay una manera de “mantener los derechos” o “aumentarlos”, y es transitando hacia un modelo mucho más socialista, soviético, comunista, estatalista, burócrata, como queramos llamarlo.

O dicho de otro modo, si las masas quisieran mantener el nivel de vida previo, o volver a alcanzarlo, luego de un periodo breve de convulsión, tendrían que abandonar parte de sus “derechos” sin rechistar, y volver a ver en Europa unos estados mucho más pequeños, con menos funcionarios y regulaciones.

La gente en Europa no está por esa labor, evidentemente. La gente de Europa quiere “derechos” y viajes. Pero ambas cosas, no serán posibles en el futuro, no en un futuro cuasi-soviético.

Lo que nos indican los índices es que o bien el DAX está extremadamente caro, o bien el IBEX está increíblemente barato.

En cierto modo, parece ser que ambos índices están cotizando como si lo hubieran hecho ambos países de haber estado independientes desde el 2010.

Es decir, los inversores, en cierto modo, dan por hecho de que va a haber una ruptura de la zona euro y que el IBEX debe cotizar muy por debajo del DAX, por decirlo así. Normal, teniendo en cuenta la productividad de la sociedad española, la cual no tendría mucho que ofrecer a los inversores internacionales en caso de “independizarse” de Europa. Turismo, hordas de funcionarios, políticos autonómicos y regulaciones, poca producción, y mucha gente optando por votar a partidos comunistas (Podemos es un partido comunista disfrazado de “democracia”). Un cóctel no muy bueno para una sociedad con una renta per cápita alta y apta para invertir.

Yo, sin embargo, lo veo algo diferente. Cada vez estoy más convencido de que la salida de esta crisis europea, la última salida, será más bien del signo contrario. Más bien veo que ese “spread” se corregirá algún día. Se “igualará”, por decirlo así. Y la manera de que ello puede ocurrir, es mediante la unificación fiscal y política de la Unión Europea, aún a costa de hacer un reseteo de las deudas entre países internos.

Ello, evidentemente, significaría el sacrificio de Alemania, la cual, no solo tendría que perdonar todo lo que le deben, sino también, y mucho más importante aún, ser acreedor solidario para siempre con el resto de vecinos del sur.

Para enmascarar dicha situación, la que, a día de hoy, es imposible de vender al pueblo alemán, habría que acudir a una unificación total europea, en la cual se quitaría poder a los países del sur, y a sus políticos profesionales para seguir creando déficits eternos en la manera actual. Así, las masas alemanas podrían aceptar el juego.

Lo que ocurre, es que en lugar de haber políticos autonómicos españoles haciendo proyectos ridículos y gastando sin mesura, habría una organización supra-nacional europea de corte necesariamente totalitario.

Dicho modelo, bien podría seguir simulando ser una democracia. Pero, una democracia, solo de nombre, evidentemente.

Una unificación así, solo podría tener lugar a través de un proyecto de corte totalitario y escorado al sovietismo. La gran mayoría de las masas europeas aplaudirían algo así. No solo los seguidores de los partidos radicales como Syriza o Podemos, sino la mayor parte de la socialdemocracia. “Todo por el bien y la paz en Europa”, “Hay que evitar la separación de Europa y la guerra para siempre”.

Desde un punto de vista bursátil, un escenario así, significaría un colapso casi total de las bolsas europeas, incluido, por supuesto el DAX.

En un escenario así, habría una especie de convergencia del “spread”, pero no porque el IBEX subiera, sino porque las bolsas europeas irían a un mercado bajista a la “chipriota”.

Ojalá me equivoque en estas especulaciones, la verdad. Ojalá, las masas europeas y españolas, optaran por un modelo más como el de Singapur. Menos Estado y más prosperidad económica. Sin embargo, el panorama social en las calles lo veo demasiado escorado al pensamiento: “mis derechos”.

Ya veremos que ocurre.

Saludos y buen trading.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero