Diversificación versus concentración a la hora de invertir

Uno de los mayores consejos que se dan a la hora de invertir en la Bolsa es el de diversificar en las acciones o mercados en los que se invierte, cosa que hacen la mayoría de grandes fondos e inversores del mundo.

Un ejemplo conocido de esto era el legendario Peter Lynch, el cual solía tener carteras de más de 1.000 acciones en sus años gestionando fondos.

Lynch tenía gran cantidad de empresas de todos los sectores de los Estados Unidos, pero los mercados de acciones mundiales son tan amplios que dan lugar a que incluso con carteras tan grandes, tengamos donde elegir.

El hecho de la diversificación es algo muy común, e incluso necesario en la mayoría de grandes fondos y fortunas, pues ya sabemos que no es posible gestionar decenas de miles de millones de dólares en un par de valores de manera eficiente.

Esto lo pueden hacer Amancio Ortega o Bill Gates en sus años buenos; es decir, cuando se es el máximo accionista de una compañía. Pero eso no es invertir, sino gestionar y ser dueño de una empresa y proyecto.

Diversificación de inversiones

El consejo va dirigido en pos de la prudencia y del sentido común que debería ser lo que prevaleciera en los ahorradores e inversores pequeños, justo aquellos más cercanos a la “realidad”.

Un pequeño inversor debería ser más cercano a la realidad e intentar mantener el poder adquisitivo de sus ahorros y fomentar el uso más eficiente de los mismos.

Ese uso más eficiente vendría a ser mediante la diversificación a la hora de invertir.

La Bolsa es parecida a la "diversión", cuanto más riesgo, más "diversión"...normalmente
La Bolsa es parecida a la “diversión”, cuanto más riesgo, más “diversión”…normalmente

Cortesía de Alexsandarcucu, Pixabay

Claramente, los pequeños ahorradores, o la mayoría, no podrán ser Peter Lynch, pero si adoptan una política de diversificación adecuada, pueden tener unos rendimientos al menos casi iguales a los del mercado a largo plazo (SP 500 o IBEX 35), cosa que, recordemos, la gran mayoría de “profesionales” no consigue luego de periodos de dos o tres décadas.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

De esta manera, tendrían algo no demasiado grande, pero “seguro”. Lo de seguro entre comillas porque nunca se sabe lo que puede pasar. Que se lo digan a los ahorradores rusos en 1917, o a los chinos en el 47 o a los cubanos en la revolución. Pero, en general, si la economía no se sovietiza las Bolsas tenderán a subir por encima de la rentabilidad de otras inversiones a “largo plazo” (1).

Una diversificación mayor sería algo como lo que hace Marc Faber, el cual tendría una cartera “tipo” compuesta por acciones, bonos, materias primas y valores inmobiliarios, con lo cual, siempre va a tener un activo que se comporta bien. No ganará tanto como la Bolsa a largo plazo, probablemente, pero en términos de diversificación, será una gran cartera.

Por otro lado, tenemos a los que no les gusta diversificar tanto. Y aquí es donde viene el asunto espinoso de la ecuación.

Es en este grupo donde vamos y podemos encontrar los mayores beneficios a medio y largo plazo. Por una sencilla razón: porque al no diversificar, estamos jugando las cartas a pocas manos y por lo tanto la probabilidad de tener ganancias espectaculares es mayor, pero también lo es de tener pérdidas catastróficas. Cuanto menor es el grado de diversificación, mayores serán esas probabilidades.

Por ejemplo, el caso más típico es de los dueños de las empresas que acaban convirtiéndose en colosos, como Amancio Ortega, el cual debe la mayor parte de su fortuna a la capitalización de sus acciones de Inditex.

El mismo, ha tenido una inversión poco diversificada, apostando al completo por su compañía. Resultado: uno de los hombres más ricos del mundo, con una rentabilidad muy por encima a la del mercado en los últimos 10 años.

Casos como este hay miles, así como también los hay de aquellos que ponen todo su capital en una idea y fracasan por completo, con tasas de pérdida del 100% .

Evidentemente, esto es un ejemplo exagerado, pero nos sirve bien para entender el quid de la cuestión.

Diversificación moderada en acciones

Un ejemplo más “moderado” pero más significativo incluso es el de Warren Buffett, el cual, es bien sabido, que no gusta de hacer grandes diversificaciones de acciones, incluso manejando grandes fondos, aunque últimamente, por el tamaño de su cartera no tenga más remedio que diversificar bastante.

El hecho, es que en sus años iniciales, tenía una cartera mucho menos diversificada que la media.

El mismo decía, que para qué iba a invertir en otras acciones si las que tenía creía que eran las correctas.

Con el paso de los años, el tiempo le dio la razón, y sus inversiones se probaron mucho mejores que las del mercado general y del resto de inversores profesionales.

Es decir, que este consiguió sus excepcionales retornos con unas pocas acciones, las Berkshire (su propia empresa), Petrochina, Freddie Mac, Giltette, Coca Cola, Johnson and Johnson, etcétera.

Pero al mismo tiempo que a Buffett le fue muy bien, seguro que ha habido muchos otros inversores que por no diversificar mucho, han tenido retornos lamentables, muy por debajo del mercado, y en algunos casos de ruina total.

Imaginemos los casos de los que tenían grandes participaciones en Bearn Stearns, la antigua GM, Eastman Kodac, Pescanova, Bankia, Fadesa, etcétera.

Por ejemplo, podemos tener la buena visión de haber invertido en Google, Apple, Microsoft (desde el principio), Inditex, Baidu, Celgene, Biogen, y tener un retorno absolutamente espectacular.

Podríamos haber invertido en una de esas empresas y en cinco o seis más con rentabilidades mediocres y aún así, tener una cartera cercana a la rentabilidad del mercado.

También podríamos haber tenido la mala suerte de haber invertido en seis o siete fiascos que luego de 20 años nuestra rentabilidad es muy inferior al mercado.

Ese es el problema de no diversificar: el mayor riesgo y a la vez, oportunidad que ello representa.

No tenemos certeza de que nuestra cartera poco diversificada sea la correcta. No todo el mundo es Warren Buffett o Amancio Ortega.

Diversificación financiera

Desde luego, que pocos inversores podrán igualar un retorno como el de haber invertido “solo” en Apple en 2005, pero eso solo lo “hizo” Jobs.

Mejor aún, imaginemos que hubiéramos decidido hacer una política de no diversificación y haber comprado todo en Bitcoin en 2010. ¿Qué inversión diversificada puede igualar eso? Aunque recordemos que si nos hubieran cogido en alguna de las quiebras de los brokers de Bitcoin, tampoco habríamos ganado mucho (MTGox).

En definitiva, a mayor diversificación, menor posibilidad de ganancias fuera de lo normal, pero también menor probabilidad de quiebra.

Por el contrario, a menor diversificación, mayor posibilidad de ganancias fuera de lo normal, pero mayor posibilidad de quiebra.

Que cada uno elija lo que quiera.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

  1. Igualmente, tampoco olvidemos que no todas las Bolsas son iguales y que esto tampoco tiene que darse “siempre”. Miremos Japón desde 1990.