¿A dónde va el dinero de Bitcoin?

Hace unos días estuve hablando con un amigo sobre el tema de la burbuja de Bitcoin y nos surgía una pregunta que era a dónde iba todo ese dinero que estaba entrando en el mercado bitcoinita.

Estamos hablando de mucho dinero que va entrando en un mercado de manera exponencial, a razón de multiplicarse por 10 de media durante los últimos años.

A ese ritmo el volumen de Bitcoin va a superar al de los mercados de acciones y bonos mundiales en menos de diez años.

Pero bueno, eso no le importa a la gente que compra bitcoin. Los compradores de bitcoin solo están interesados en que el precio suba mucho más y ganar dinero.

Seamos realistas.

El carácter ponzi del mercado Bitcoin

bitcoin deflacion
¿A veces no te preguntas que a dónde va el dinero de Bitcoin?

La gente no compra bitcoin porque “desconfíe” de los gobiernos o porque crea que tiene un gran valor en sí.

La razón fundamental es para ganar dinero.

En los mercados de forex, por ejemplo, la mayoría de las transacciones son de carácter real en el sentido de que las compañías compran para exportar, las personas para viajar o comprar, etcétera.

En los mercados de acciones, la gente compra títulos que les dan un valor real, una propiedad sobre un negocio que genera beneficios o pérdidas, y en consecuencia el valor de las acciones será tal o cual.

Cuando la gente compra azúcar es para comer, y así lo refleja el mercado de futuros de esa materia prima por ejemplo.

El mercado de bitcoin y criptomonedas es algo diferente.

Por lo tanto, lo que tenemos es un mercado gigantesco de gente intercambiando dinero entre ellos en el que el precio del activo va creciendo exponencialmente porque el número de participantes en el juego aumenta de manera constante.

Esa es la definición más correcta de lo que es el bitcoin.

Olvidémonos de blockchain, minería y cosas de esas.

Estamos hablando de un tema especulativo de cabo a rabo.

Que la futura divisa mundial será virtual y electrónica, sí. Cierto, así será, pero también es cierto que llegado el momento dicha moneda será mandatorio, es decir, impuesta por el poder mundial encargado de implementarla. Pero esa es otra historia.

El tema de bitcoin no es impuesto.

De momento es un mercado de “libre albedrio”, en el cual, como dije, hay una gran cantidad de nuevos participantes que están aumentando en número exponencial, tanto en número como en “potencia”.

Por potencia quiero decir que no solo es más el número de traders que está entrando en este mercado, sino que los mismos están apostando cada vez más fuerte, hasta el punto de que hay, y habrá, gente junando de manera fuertísima. Probablemente, acabaremos con apuestas descomunales y gente jugándose verdaderas fortunas en estos lares.

Bien, esto ocurre en todos los mercados mundiales. No nos engañemos.

Lo que pasa es que cuando el dinero se va a los mercados de bonos o de materias primas, acaba teniendo unas repercusiones.

Por ejemplo, si el dinero real se va al mercado de las materias primas tendremos un círculo vicioso de encarecimiento de las mismas, subidas de tipos de interés, inflación creciente, y crisis tipo años 70.

Cuando la gente compra petróleo y acciones relacionadas con el mismo, el dinero fluye a unos proyectos productivos definidos.

Al contrario, cuando la gente compra bonos estatales, tales como el bund o los tesoros americanos, el dinero está yendo a parar al agujero negro de los tipos de interés, siendo “succionado” por los mismos y provocando un ambiente deflacionario, por decirlo así.

El tema de bitcoin lo veo como parecido a este último caso, solo que en el caso de bitcoin no hay financiación de estados mundiales o bonos corporativos varios.

El caso de bitcoin es algo diferente.

Es como si una cantidad monstruosa de dinero se perdiera en el espacio virtual, siendo apostado por especuladores varios, en ventas en las que unos van vendiendo a precios mayores a los que van entrando más tarde, volviendo los mismos a compra nuevamente a precios superiores, seguramente.

Los especuladores y el destino de bitcoin

En este juego frenético de mercados asimétricos, tenemos, como no, a los dealers y comisionistas de todo pelaje que son los que ofrecen el mercado donde se realizan las apuestas.

Por decirlo así, son la “casa”, el “casino”, donde el groupier pone las fichas para que los jugadores puedan apostar a la ruleta de la fortuna.

El bitcoin, en este sentido, vendría a ser como una partida de ruleta de la fortuna gigantesca en la que los jugadores se pasan una larga noche apostando cifras cada vez mayores, y en la que el casino (el 0) se va llevando su parte correspondiente, así como el estado se lleva la lotería.

Cierto es que muchos jugadores retiran ese dinero en bitcoins para cobrarlo en euros, dólares o libras y gastarlo en la economía real, pero lo cierto, es que la tendencia es que el montante de capital que va entrando en bitcoin es cada vez mayor, succionando cada vez mayores cantidades de dinero del mercado.

Aquí es donde entra en juego el carácter “deflacionario” de bitcoin, de manera similar al del mercado de crédito con el mercado de materias primas o bienes reales.

Ese dinero hace que haya cada vez más disponible menos dinero para intervenir de manera especulativa en los mercados de materias primas, contribuyendo a que los mismos estén totalmente deprimidos, cosa que curiosamente ha ocurrido en los últimos 6 años, en los que los mercados criptomonedas han alcanzado este protagonismo.

Por lo tanto, además del mercado de crédito mundial con su gigantesco e interminable mercado alcista de bonos, tenemos al mercado criptomoneda, succionando el efectivo que hay en el mundo, para acabar en mercados de apuestas virtuales.

Bitcoin, el monstruo deflacionario

Bien, la cosa está así.

Todo parece indicar que la burbuja de criptomonedas va a continuar.

Si esto va a ser así, cantidades cada vez más grandes de liquidez van a acabar metidas en los mercados virtuales de trading asimétrico. Es decir, con casi toda la peña apostando al alza.

Esas apuestas al alza tienen un componente especulativo claro, de carácter, vuelvo a repetir, asimétrico.

En esas circunstancias, Bitcoin es un arma de destrucción masiva digna de ser incluida en la pirámide de Exter, con un carácter deflacionario descomunal, capaz de succionar cantidades descomunales de dinero y “dormirlo”, sobre todo en las etapas más dramáticas de la burbuja, que probablemente están por llegar.

Eventualmente, llegará el momento de que esa fiesta termine, y en ese momento podemos tener dos maneras:

  • Una, que el mercado colapse en un cisne negro de proporciones épicas, en el que el valor de bitcoin se esfume de la noche a la mañana, y con una gran cantidad de gente viendo perder los ahorros de toda una vida. En ese caso, los últimos vendedores que sacaron sus ganancias y las pusieron en divisas típicas saldrían ganando.
  • Dos, que el mercado colapse de manera más gradual, de tal manera que el estropicio no sea tan grande.

En un crash del mercado de bitcoin, apuesto a que veríamos otros mercados subir de manera bastante fuerte. Mercados como el oro y las materias primas, a donde volvería parte de la liquidez una vez la gente se diera cuenta del cuento chino que es esto del bitcoin, realmente.

Lo que ocurre, es que por el camino, el bitcoin se habría llevado una gran cantidad de la liquidez mundial, sobre todo de los ahorradores minoristas del mundo. En un proceso en el que los brokers y comisionistas hicieron el agosto en comisiones mientras duró la fiesta. Porque esa es otra, si tenemos en cuenta que muchos brokers cobran el 0,5%, el 1%, y más, en todas las transacciones, vemos claramente cuál es el verdadero beneficiado de este mercado virtual gigantesco: nada menos que el maestro de la ruleta de la fortuna, que no es otro que el 0, el maestro de ceremonias.

Saludos y buen trading.

2 comentarios en “¿A dónde va el dinero de Bitcoin?

  1. El bitcoin solo es una moneda electronica de intercambio,suponiendo que hay mil millones de proprietarios con bitcoin y se compran y venden entre ellos,ante un temor de un crash total si los milmillones de proprietarios quieren vender sus bitcoin,que sucede?quien los compra?Y ahi surgira el titulade la gran pelicula Y DONDE ESTA EL DINERO?Quien y de donde va a a sacar los verdaderos dolares para REPONER esos mil millones de inversionistas?
    Solo veo una respuesta…

    • En efecto, el juego de las criptomonedas es una construcción de humo gigantesca. De momento va bien y “todo el mundo” gana y promete ganar mucho. Sin embargo, eventualmente, cuando llegue ese momento en el que se masque un “crash”, el miedo será tal que no habrá posibilidad de salir para la gran mayoría, y el humo se quedará en lo que es: humo
      Sin embargo, de momento sigue siendo el activo popular del momento. ¿Quién sabe hasta cuando?

Deja un comentario