El apalancamiento y la ruina en la Bolsa

Creo no equivocarme si digo que el trading es la actividad con el mayor índice de “mortandad” o ruina de todas las que se puedan intentar en esta vida. Por ello me refiero a actividades que requieran una inversión por parte de alguien para intentar sacar beneficio en lo que sería una forma de negocio.

Los deportes profesionales y los que trabajan en la NASA o aspiran a funcionarios, digamos que son actividades distintas. Poner una tienda, un taller, o cualquier tipo de negocio son las actividades con las que hemos de comparar el trading. Para todas estas necesitamos un dinero inicial, y normalmente apalancamiento. El que pone un negocio suele pedir algún crédito; el trader consigue ese crédito con el apalancamiento o leverage que le proporciona el bróker. Ambos intentan capitalizar ese apalancamiento de una manera similar. El empresario ofreciendo servicios o productos de manera eficiente en el mercado, y el trader ofreciendo liquidez a los mercados de capitales e intentado por ello tener una recompensa, siempre que su manera de proveer liquidez sea “eficiente”.

 

El apalancamiento en trading y Bolsa es muy peligroso

 

El problema del trading es que la mayor parte de lo que se habla del mismo y de lo que podemos encontrar, por ejemplo, en la web, se refiere a day trading y tiene como protagonistas a los traders minoristas. Desgraciadamente ese grupo de traders tiene una tasa de ruina enorme. Cuanto más day trading más probabilidad de arruinarse. Ahora, hay una diferencia entre el day trading y el trend o swing trading.

En el day trading, la gran mayoría de los traders acabarán arruinados a largo plazo. Pero esta ruina casi nunca afectará a la posición deudora del trader. En la mayoría de esos casos el trader habrá perdido el 40, 70, 90 o 100% de la cuenta, y hasta ahí llegamos. Gran parte de los mismos se rinden cuando su cuenta ha caído un 60%; otros no lo hacen hasta llegar hasta el 100. Haciendo day trading es muy difícil, por no decir casi imposible, perder más del 100% de la cuenta.

El hecho de que estés pegado a la pantalla la mayor parte del tiempo mientras haces las operaciones te garantiza, que ante cualquier movimiento exagerado puedas cerrar la posición. Esto si no usamos órdenes de stop loss. Si las usamos no tendremos ni que preocuparnos por ese tema. Simplemente ponemos la orden y nos podemos ir al gimnasio. Esta es una de las mayores atracciones del day trading: el vender a la gente el hecho de que haciendo day trading nunca corres los riesgos de dejar abiertas las posiciones por la noche o los fines de semana, con el consiguiente riesgo de gaps o “huecos”, que es cuando un instrumento abre a una distancia considerable con respecto a su último cierre, fruto de alguna noticia importante de noche o fin de semana.

El problema, como siempre digo, con el day trading es que tu ruina no vendrá por ese lado, sino por el hecho de que a largo plazo el 99% de los traders, si no más, perderán haciendo esto, y perderán casi todo.

En el trend o swing trading, la cosa es diferente. Aquí ya podemos poner en práctica estrategias de trading basadas más en análisis fundamental, macro e incluso técnico que nos pueden dar una posibilidad de tener ganancias a medio y largo plazo.

El número de traders que pierden no es ni de lejos igual a los que hacen day trading. El problema de este tipo de trading viene con las posiciones nocturnas y los famosos gaps. Aquí el asunto es que sí podemos perder más de lo que tenemos en la cuenta, siempre y cuando nuestro apalancamiento sea elevado y el gap resultante sea superior a nuestra capacidad de margen.

Si estoy operando cfds de acciones en razón de 5 a 1 y resulta que estoy alcista y la acción en la que lo estoy abre el día siguiente con una cotización un 50% inferior a la de hoy, entonces me veré en un gran problema. Si mi cuenta está valorada en 10.000 € y ocurre eso, entonces habré perdido los 10.000 y me quedaré con una deuda de 15.000 €. Ahí es nada. Por supuesto que un movimiento de ese tipo, con un gap del 50% no es para nada habitual, aunque no imposible, pero gaps del 10 o el 20% son bastante comunes en los mercados de acciones. Así que mucho cuidado con operar cfds de acciones fuertemente apalancado.

En el caso de los índices, algunas materias primas líquidas – si operamos futuros –, bonos o forex entonces no tenemos que preocuparnos demasiado por esto. Normalmente, los gaps en esos instrumentos, son asimilables, salvo para determinados momentos de volatilidad extrema como en 2008, donde hay que tener mucho cuidado.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Volviendo a las acciones, hay que tener cuidado con ir muy apalancado y dejar las posiciones abiertas por la noche. Mi consejo es no ir demasiado apalancado en acciones en primer lugar. Y en segundo lugar, de operar acciones intentar hacerlo en una cartera de ellas; es decir, no meter todos los huevos en el mismo saco.

Podríamos operar un grupo de 10 acciones en las cuales por cada  punto porcentual que se mueva cada una arriesguemos un 0.2% de la cuenta, por poner un ejemplo. De esta manera, si tenemos un gap fuerte en una de ellas y nos coge en el lado equivocado del trade (también podríamos estar en el acertado), en el cual la acción baja un 40%, entonces habríamos perdido un 8% de la cuenta con ese trade. Un desastre sin duda, pero no una ruina total como sería el caso de ir totalmente apalancado con una única acción.

 

Bancarrota en el trading

 

Recuerdo un caso en un foro en el que leí hace tiempo, en el que un trader tenía una posición abierta en no sé qué acción, la cual estaba en pleno mercado bajista. El trader abrió una posición alcista apalancado, con la esperanza de que el mercado se diera la vuelta. El hecho es que dicha acción fue nacionalizada y dejó de cotizar. Lo que, al parecer, hizo el bróker de cfd fue liquidar la cuanta del trader y adiós. En este caso creo que el trader fuer afortunado de que el bróker considerara dicha operación liquidada, pues en la práctica dicho caso es equivalente a que la acción se depreció un 100%, y suponiendo que el trader estaba apalancado 2 a 1 al alza, esto hubiera significado que el mismo se hubiera quedado con una deuda igual al importe de su balance inicial. No obstante este fue un caso de nacionalización. Si el caso es un gap resultante en un mercado de futuros o en mercados de cfds, el bróker asumirá su parte acreedora y no será fácil escapar de dicha deuda.

Así que mucho cuidado con este tipo de cosas. El trading, ya sabemos que aún con las mayores precauciones nunca está exento de riesgos.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

 

Deja un comentario