El carácter aleatorio de los sistemas de trading

Uno de los fenómenos que más ha crecido en las últimas décadas, y sobre todo en los últimos años, ha sido el de los sistemas de trading y su masiva difusión al público general gracias a la expansión aún mayor de internet.

Antaño la oferta de sistemas estaba bastante restringida a una serie de países, entre los que destacaban los EEUU y sus satélites anglosajones. Es más, hará 20 o 30 años la mayoría del mercado de sistemas de trading y este tipo de cuestiones se circunscribía a los EEUU, y aún así no era ni una fracción de lo que es hoy en día.

Los demandantes de dichos sistemas pertenecían a otra generación en la cual el comercio de activos se basaba en poco más que acciones, futuros y opciones.

Por no decir, que la mayoría de la gente no tenía dinero para poder operar futuros de la manera que se ofrece hoy; y lo que es más importante: el day trading estaba restringido a los operadores de la pista y aquellos que tuvieran acceso directo al mercado; y estos eran una minoría.

Trading aleatorio

Todo cambió con la llegada de internet y con la instalación masiva del mundo de los market makers a escala nunca vista.

La llegada de internet provocó que cualquier trader en cualquier rincón del mundo tuviera el acceso directo a los mercados al instante, pudiendo operar directamente en el mercado casi como antes lo podían hacer los floor trader.

Con esa facilidad en el acceso de los mercados vino aparejado un crecimiento espectacular de los brokers de tipo market maker que con el paso de los años han creado un mercado gigantesco en el cual se puede operar con cantidades tan bajas como 100$ o menos.

Ya no hace falta tener un capital considerable para apalancarse, y ya es posible para todo el mundo hacer day trading sin resctricciones. Esto, en principio es una bendición, pues es obvio que mejora sustancialmente las condiciones en las que los operadores pueden operar en los mercados, pero como con todo en esta vida, todo lo bueno viene con un lado negativo.

Esta democratización de los mercados, por decirlo así, ha traído más males que beneficios.

Internet trading

De esta manera, hoy hay un mercado de cientos de millones de traders en el mundo, en cuya mayor parte no disponen de grandes capitales, y que debido a sus deseos por ganarse la vida de esto, caen en las más burdas trampas.

Solo hace falta el queso, y tenemos a los ratones; y en este caso el número de ratones es muy grande.

Una gran cantidad de los candidatos a traders se dan cuenta de que no disponen de tiempo para poder hacer el day trading que tantas promesas trae de mano de cientos de libros y no menos webs proclamando las bondades de dicha manera de operar.

Esos traders se ponen manos a la obra y van en búsqueda de aquellos profesionales de la programación y el trading que les ofrezcan el mejor sistema, que trabajará para ellos, incluso cuando estén durmiendo, o en el trabajo. Si todo fuera tan fácil.

“Haciendo day trading podré ganar 500€ al día”, se dicen muchos aspirantes a este mundo. Solo hay que descubrir el modo en que se mueven los mercados de manera diaria y comprar cuando está bajo y vender cuando está alto. Simple.

Pero en realidad no lo es. Es más, dicho pensamiento infantil es la madre de todas las ilusiones.

El movimiento intradiarío de los mercados es en realidad profundamente errático.

Cierto es que se pueden encontrar sistemas que funcionen espectacularmente bien en un mercado, en un tiempo determinado de tiempo, incluso años, pero por las mismas fuerzas de la dualidad de la naturaleza es imposible que esos sistemas funcionen a largo plazo.

Es más, aquí se presenta el gran problema de que, es cuando esos sistemas están en el pico de sus mejores resultados, cuando pasan a ser publicitados de alguna manera, y llegan a la vista y oídos del mercado.

Es en esos momentos cuando la mayoría de ratones van en la búsqueda de esos quesos, pero el problema radica en que es en esos precisos momentos cuando el sistema está más cerca de dejar de funcionar, y así suele ser habitualmente.

Sistemas aleatorios trading

El sistema que estuvo ganando un 10% mensual durante los últimos 12 meses, resulta que pierde un 80% en uno, y es poco antes de ese mes cuando la mayoría de clientes han comprado ese sistema.

Las historias de terror con la infinidad de expert advisors, robots, señales de trading y demás modalidades, son incontables.

Las historias de éxito verdadero, creo que no se cuentan por muchas.

Aunque si lo vemos desde el punto de vista de los vendedores de esos sistemas, entonces podremos ver que sí que las hay, y algunas que son capaces de traer millones para el bolsillo.

Lo curioso es que buena parte de los vendedores de estos sistemas se creen genuinamente que sus sistemas funcionan. Y así lo enfatizan en sus páginas de anuncios de una manera tremendamente optimista y con toda seguridad.

Algunos alegan que los test probados en los últimos 10 años han dado una ganancia media del 80% anual, y se apoyan en esos tests para creerse que han descubierto el sistema definitivo, pero no han hecho sino caer en la trampa de la ilusión.

El carácter cíclico de los mercados

Los mercados no son lineales, ni siguen un progreso de manera más o menos evolutiva como piensan muchos. No hay sistema intradía que nos vaya a proporcionar el santo grial para siempre. No voy a encontrar la manera de conseguir 10 pipos de beneficio aquí y allí, cinco veces al día durante el resto de días de mi vida.

Esto desgraciadamente no es así. Los que sacan esos cinco pipos aquí y a allí día tras día son los brokers, y market makers.

Patrones aleatorios

El trader acaba arruinado en ese pequeño juego de comprar y vender varias veces al día, intentado encontrar el “Patrón”. Pero dicho patrón, en caso de ser encontrado, no dejará de ser una contingencia, una discontinuidad en el tiempo.

Digamos que hay decenas de miles de traders investigando el mercado del €/$. De estos, cien, por decir algo, verán que obtienen unos buenos resultados al usar el indicador x en la gráfica de 5 minutos en un test realizado en los últimos 10 años.

El rango de beneficios y pérdidas o si han usado algún indicador y extra no es muy relevante.

El hecho es que un número pequeño de traders habrá descubierto de manera certera que durante el periodo Z, una manera determinada de operar ha provisto de grandes beneficios.

Entonces, como es lógico, esos traders empezarán a operar con todo el capital que puedan de esa manera. Así mismo, la mayoría intentarán sacar provecho del asunto y empezarán a vender señales y sistemas basados en esos parámetros; y aquí viene el gran error.

Estos traders piensan que las condiciones de ese mercado van a permanecer constantes, y que poco cambiarán las cosas en el futuro; es decir, que el movimiento intradiario se puede predecir con bastante facilidad, incluso mejor que el movimiento a largo plazo.

Pero justo lo contrario es la realidad.

El problema principal es que los mercados no están siempre igual.

Mercados cíclicos

Hay una gran diferencia cuando hay más o menos volatilidad, y no es lo mismo operar intradía en 2008 que en 2013. Los mercados se mueven “igual” pero van cambiando; y aunque esta afirmación parezca contradictoria no lo es.

El movimiento final del activo será el que tiene que ser, y ese será el movimiento a largo plazo. Pero el de corto plazo, el movimiento del “ruido”; el que se produce dentro de un rango diario, es mucho más evasivo.

Lo que nos da hoy nos lo quita mañana; su patrón es el aparente capricho, pero que en el fondo es un capricho con fundamento. Este fundamento radica en parte, al comportamiento gregario de los mercados.

Cuando un parámetro funciona en algún activo, como pueda ser el indicador X en el €/$, del que hablé antes, lo más normal es que haya un proceso de “aprendizaje”, y por otro lado de masificación.

El primero tendrá que ver que como la cantidad de operadores que estudian los mercados es tan grande, no pasará mucho tiempo antes de que algunos descubran patrones similares y empiecen a actuar de manera masiva en esos mercados.

Patrones de competitividad

Cuando la competencia aprende que hay un “patrón”, entonces aumenta el número de competidores, y ya sabemos que ocurre cuando se abren demasiadas peluquerías en la misma calle. El segundo es si cabe más importante.

Los que han descubierto y puesto a la venta estos sistemas, habrán encontrado sin duda una cantidad enorme de ratones.

La cantidad acumulada del capital de esos ratones hará que a la larga, y cuanto mayor sea la cantidad de capital operando en el sistema en cuestión, esos sistemas se masifiquen y que la cantidad de capital operada en el mismo momento del día haga que se vuelva a producir un desequilibrio en el mercado intradiario que hará que ya no se pueda ganar dinero con ese indicador, y entonces la manera de ganar dinero habrá pasado a otro indicador, por decirlo de alguna manera.

Con todo esto no quiero decir que no se puedan descubrir sistemas ganadores, ni que haya algunos verdaderos expertos que hayan descubierto algún gran sistema. S

in embargo, mi opinión es que cualquier sistema efectivo intradía, desde un punto de vista del trader particular, acabará tarde o temprano por fallar, y por tanto haríamos bien en no ceñirnos a un sistema de manera perpetua; y aún así es muy difícil ganar a largo plazo.

Deja un comentario