El colapso de la producción socialista venezolana

El 80% de lo que exportaba Venezuela hace 15 o 20 años era petróleo, una cifra muy alta sin duda. Nada que podamos considerar como una sociedad equilibrada.

Pues bien, el inefable y simpático régimen bolivariano ha conseguido que 15 años más tarde, el petróleo suponga el 95 o 96% de las exportaciones venezolanas. Y esto para una producción similar o incluso menor que hace 15 años, con 3 millones de barriles, según fuentes oficiales.

O sea, que si nos llevamos por estas cifras, de cada 100 unidades que se exportan al exterior, solo 5 son de productos no petrolíferos, cuando hace 15 años eran 15 (100-85%), lo cual equivale de hecho a una reducción de la producción del 66% (otra vez ese número).

Un record interesante del país con las mayores reservas petrolíferas del mundo, sin duda.

La verdad es que probablemente la reducción en la producción nacional desde el año 2000 no haya sido muy diferente. Debe estar entre el 30 y el 70% sin problema, de ahí el número de colas cada vez más numerosas para recibir un par de paquetes de arroz o leche (si es que encuentras leche).

Aunque ya sabemos que dicha reducción es consecuencia de políticas intervencionistas-socialistas, las cuales siempre destruyen la producción de cualquier territorio, llámese Zimbabue, Argentina o Venezuela.

Ante dichas medidas regulatorias la mayoría de empresas directamente cierran o producen bajo mínimos. Eso, las que tienen suerte. Las que no, son directamente expropiadas, como la gran mayoría de los medios de comunicación y gran parte del sector industrial nacional.

Pero ¿Cómo es posible que tras muchos años de nacionalización, sin la posibilidad de injerencia malvada del sector privado en esas empresas, la producción caiga y sea de menor calidad?

Adivinen la respuesta

Como nos recuerda DólarToday, ni siquiera las empresas propiedad del gobierno bolivariano expropiadas en el pasado han podido mantener los resultados de producción de años anteriores.

Por ejemplo, Industrias Diana, la cual forma parte del Estado desde 2008, ha visto como su producción cayó un 25% solo del 2013 al 2014. Recomiendo a cualquier progre que vaya de vacaciones a Venezuela y busque mantequilla en un supermercado de Caracas, entre otras cosas. La caída de Diana es del 35% con respecto al 2012.

Otra empresa estatal alimenticia, Lácteos Los Andes, también expropiada en el 2008 (parece que en 2008 el gobierno se pegó un festín de expropiaciones, justo cuando las bolsas mundiales estaban colapsando), produjo un 11% en 2014, y con respecto al 2012, un 21%.

Pero, ¿Cómo es posible? ¿No deberían funcionar los controles de precios del gobierno y hacer que la economía venezolana sea más próspera?

Otro consejo para cualquier buen progre que cree que los controles de precios (y controles de todo en realidad) son la solución a muchos problemas. Vaya a Venezuela unas semanas y viva con el populacho. Intente encontrar leche y algo de proteína. Suerte.

Otro sector medio nacionalizado, el del automóvil, ha visto como la producción prevista para el 2014 solo alcanzó el 21% de lo previsto, 1.844 coches. Me pregunto si dará para cubrir los gastos de interés. Tiene toda la pinta de ser una fábrica estilo socialista, donde se aprovecha en 20% de la producción, mientras el 80% del personal está de baja o escuchando cumbia. No, si trabajar no trabajarán mucho, pero probablemente lo pasen bien en esos “salones de baile”.

Según la empresa no es necesario acometer inversiones y mejoras en infraestructura para mejorar la productividad.

Pero la pregunta es, ¿Quién va a invertir en Venezuela? ¿China, Rusia e Irán? ¿Los cuáles invierten cantidades simbólicas y ridículas para aparentar que están apostando por el país bolivariano?

Evidentemente, no. No hay santo dios que invierta un duro en Venezuela, y los que lo hacen, como los antes nombrados, es a cambio de pago en especio o condiciones usureras (para Venezuela).

Con la producción venezolana cayendo año tras año.

Con la “producción” de legislación y controles aumentando también de manera exponencial cada año.

¿Alguien tiene alguna duda de cuál es la causa de la destrucción de la economía venezolana?

Pues bien, sí. Y no solo uno ni dos, sino, en realidad, una gran mayoría de ciudadanos españoles los cuales piensan que la causa de la destrucción de la economía venezolana es culpa de los EEUU o acaparadores de productos, que no dejan que los mismos fluyan a los mercados.

Como dice, Lácteos Los Andes en su web: “Denuncia el acaparamiento. Porque todos somos víctimas de la guerra económica”.

¿Veremos cosas así algún día en España?

Aunque, me pregunto ¿Cómo ganarán dinero estos “acaparadores (supuestamente privados y capitalistas, por supuesto) si no mandan las mercancías al mercado? O sea, ¿Qué interés pueden tener en “acaparar”? ¿Para qué “acaparar cartones de leche? ¿A quién echarán los progres la culpa cuando el 100% de la producción venezolana haya sido nacionalizada?

La solución es simple. Tan simple, que bastaría con retirar todas las regulaciones varias y de precios que se han introducido desde hace varios años, y veríamos como la producción venezolana, como por arte de magia, aumentaría su producción de forma dramática.

¿De dónde viene tanto afán por control?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero