El colapso de las materias primas y los Gold Bugs

En el verano de este año 2014 escribí una entrada sobre mi visión de algunos mercados, entre ellos las materias primas.

En aquella ocasión hablé de lo interesante que se estaban poniendo algunas de ellas para ir observándolas de cara a un futuro gran movimiento alcista.

La única en la que me había puesto corto fue en la soja, en la cual acerté, pero he de reconocer que en el resto me equivoqué, sobre todo en el caso de los metales.

Afortunadamente acerté en otras posiciones de acciones como en las acciones francesas donde hubo caídas del 20% del punto de entrada que había hecho en las mismas.

En los últimos meses se ha producido una hecatombe en buena parte de las principales materias primas del mundo: maíz, trigo, soja, petróleo, y finalmente en los metales.

En aquellos días de agosto recuerdo que después del gran mercado bajista de la plata y el oro, con caídas acumuladas de más del 30 y el 60%, estaba esperando el fin de dicha tendencia y me estaba preparando para el siguiente gran mercado alcista de esos activos.

En la plata me había marcado un límite para ponerme alcista, sobre los 21, que era la resistencia que venía mostrando el mercado en los meses anteriores.

Hasta aquí bien.

Pero ¿Qué ocurrió? Pues que me senté a mirar y vi como el mercado de plata ha caído un 25% y el del oro un 15, y sin haber entrado a operar a la baja como debería haber hecho de seguir la lectura de la cinta, como diría Livermore.

He de reconocer que en esta negativa mía a ponerme corto en estos mercados influye el hecho de que soy un gold bug, y ya sabemos que los gold bugs “siempre” son alcistas con respecto al oro; pero desde el punto de vista de un trader u operador de acciones, uno no puede enamorarse de un lado del mercado por motivos “fundamentales” o “emocionales” nunca.

Uno ha de seguir al mercado, ya sea el oro, el petróleo, Baidu, Tesla o el Yen.

Esto me hace recordar las palabras de Antal Fekete, el que lleva años diciendo que el precio del oro no es importante; que los gold bugs se equivocan por estar siempre pendientes del lado alcista pensando que el oro va a ir directo a los 20.000 $ la onza.

En este sentido recuerdo un acalorado duelo que mantuvo Antal con un conocido gold bug hace años de cuyo nombre no me acuerdo, pero que tiene una web donde vende sus servicios.

El gold bug era, y supongo que aún es, extremadamente alcista en la plata, diciendo que el inversor inteligente de esta época no podía hacer otra cosa que invertir en plata y que esta se iba a revalorizar hasta los 200$ la onza.

Fekete le decía que los que de verdad ganaban dinero con esto no solo operaban a largo sino también a corto, y que daba igual lo exagerado del movimiento de la plata hasta el momento – creo que había subido ya hasta 20 – ya que con casi toda probabilidad volvería a haber grandes correcciones, ante lo cual el primero se mofaba completamente.

Pues bien, finalmente Fekete tenía razón.

La plata ha caído un 70% desde su máximo del 2011; un 70% se dice pronto, pero eso en trading es un mercado bajista de proporciones mayores, o dicho de otra manera: un colapso en toda regla.

Aquí, lo interesante es haber podido hacer beneficios mientras la plata subía hasta 50 y lo mismo operando a la baja hasta ahora.

Comprar plata a 15 y 20, ver como sube a 50, y verla otra vez ahora en 15, es un proceso muy doloroso, que muchos no podrán seguramente aguantar; no digamos ya si la plata baja hasta los 10 u 8$.

Muchos venderían como locos en pleno pánico. Ese bien podría ser el fin del mercado bajista.

El hecho de no haberme puesto corto en la plata en los 19$, cuando rompió el soporte del año 2013 es un error que no debería cometer un trader.

Lo mismo digo para el oro. Un trader tiene que ser un analista fundamental, seguro. Pero nunca puede olvidar el análisis técnico y la lectura de la cinta.

Puede que el análisis fundamental nos diga que el oro y la plata van a cotizar muy alto en el futuro, pero a día de hoy el mercado lleva tres años bajista, y tanto en oro como en la plata está en mínimos de tres años, y ya sabemos que cuando un mercado está en mínimos o en máximos (como Baidu, o el Nasdaq) la mejor manera de operar es seguir operando a favor de esa tendencia.

Por eso el sábado hice lo que tenía que hacer, y me he desenamorado del oro y me puse bajista en 1180$, que es el soporte del activo de los últimos años, el cual ha cedido por fin después de algunas tentativas fallidas durante 2013 y 2014. Con esto no quiero decir que esta sea una posición ganadora garantizada.

No, en absoluto. Solo estoy hablando del cambio de percepción que me ha llevado a operar este activo igual que hubiera operado otro, es decir, leyendo la cinta y siguiendo la misma.

Es posible, y bastante probable que el oro rebote y rechace esta posición bajista, pero esto ya da igual, pues no estoy operando siguiendo las emociones de mi visión “alcista”, sino siguiendo lo que el análisis técnico me dice. Si el oro vuelve a subir pues perfecto, para ello tenemos el santo stop loss.

El lado alcista solo sería interesante de superarse los 1300$ donde ha habido una fuerte resistencia en los últimos dos años.

Algo parecido me pasó con el maíz y el azúcar, ya que en estos casos tampoco estaba bajista, pues consideraba que después de caídas de más del 60% en dichos activos desde sus máximos, la mayor probabilidad de un gran movimiento sería al alza.

Pero esa alza no llegó, más al contrario se presentaron nuevas caídas del 20%. Y al igual que en los metales, he visto como esos mercados caían sin hacer nada al respecto, perdiendo una buena oportunidad de trading en el lado correcto: el bajista.

Particularmente recuerdo que operé al alza el maíz a principios de año, donde obtuve un buen beneficio operando de 4.5 a los 5$.

Sin embargo dicha subida no fue sino un rebote en medio de un gran mercado bajista. Y a pesar de que guardé gran parte del beneficio al subir mi nivel de stop, vi como la gran oportunidad se me escapó, pues el verdadero lado a operar estuvo en el bajista, ya que el mercado colapsó un 40% más desde los 5$.

Este tipo de movimientos que estamos viendo en las materias primas son extremos.

Tanto al alza como a la baja hemos visto subidas del 200% y caídas del 70 en cosa de pocos años. Parece que los mercados de materias primas están muy nerviosos.

Estas caídas tremendas en la mayoría de los mismas, puede que nos esté adelantando algo para el futuro.

Como bien dice Antal Fekete en sus artículos lo que tenemos ante nosotros no es un escenario de inflación sino una hiperdeflación.

Lo que no me cuadra en ese escenario es que los mercados de acciones americanos están más fuertes que nunca y no muestran la más mínima debilidad.

La divergencia de los mercados de acciones con las materias primas y los metales está alcanzando cotas extremas. Es cuestión de tiempo que dicha divergencia se corrija fuertemente.

¿Será subiendo las materias, o colapsando las acciones?

No lo sé, pero en el fondo a un trader eso es algo que no le debe preocupar, pues un trader ha de operar leyendo la cinta y siguiendo la tendencia y la fuerza del mercado. Si el oro va a 500$, pues operaremos a la baja; si va a 5000 operaremos al alza. Simple.

Con esto quiero decir que uno no debe enamorarse de ningún activo e intentar hacer trading como si de una inversión se tratase.

Puedes tener la certeza y convicción intelectual de que el activo A va a subir de manera importante en los próximos años, pero tienes que esperar que pase cualquier cosa; incluso que dicho activo se deprecie un 50% después de comprarlo, antes de que se comporte como era esperado. E

s algo así como decía Kostolany, que las cosas primero salían diferente a lo planeado y después volvían a comportarse de manera diferente.

Desde un punto de vista inversor no me cabe duda que la inversión, o especulación a largo plazo en oro será beneficiosa, inclusive si el oro va a los 500$ a corto plazo.

Ahora bien, si queremos hacer trading, no podemos estar pensando en especulación a medio largo plazo, sino en como se comporta la cinta.

No podemos especular como André Kostolany o Jim Rogers, sino como Jesse Livermore o Michael Marcus.

Una cosa es especular a medio plazo y otra leer la cinta o especular a corto plazo. No hay que dejar que las dos se mezclen nunca.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero