El día del cierre del IBEX

¿Qué ocurriría si un día cierran el IBEX 35 en medio de una crisis tremenda?

¿Crees que es algo que no puede ocurrir?

Sin duda, la mayoría de la gente no piensa en cosas así, y hace bien, pues no son más que especulaciones baratas de un presente. No obstante, es un posible caso que quiero comentar.

Posible, que no seguro, ¿Probable? Según la mayoría, no; según mi opinión, sí.

Seguramente habrá poca gente que recuerda el cierre de la Bolsa de Islandia en el 2008.

En aquella ocasión, el gobierno islandés decidió cerrar la bolsa ya que estaba cayendo de manera fuera de lo normal.

¿Ven esa última barra enorme al final? Ese fue el “día del cierre”. La vuelta del cierre llevó al mercado prácticamente 20 años atrás en el tiempo.

Como siempre, los burócratas piensan que pueden evitar algo con solo firmar un decreto y votarlo en el parlamento.

En esa ocasión, seguro que tenían por intención evitar que la bolsa siguiera cayendo. Una noble causa sin duda.

¿Quién quiere una bolsa cayendo?

Solución: prohibamos que caiga.

Como por razones “técnicas” de mucha dificultad no pudieron hacer eso (1) – o no quisieron dadas las posibles consecuencias de tal medida – decidieron irse por las ramas, e implementar el cierre del mercado. A ver si el gobierno arreglaba la cosa y luego se recuperaba la cosa.

La cosa no mejoró.

De hecho, cuando la bolsa abrió, cayó un 77% con respecto al cierre anterior. Todo un logro del gobierno islandés.

Imagínense que algo así pasa en el IBEX.

De hecho, siete años después de aquella crisis, la bolsa islandesa cotiza cerca de 1.000 puntos, prácticamente un 80% menos de su cota del 2007. Algo que podríamos considerar como más real que el caso de otras bolsas europeas, las cuales no corrigieron lo que les correspondía por derecho propio, incluidas, como no, la española.

Cierto que el IBEX ha tenido dos grandes mercados bajistas desde el 2007, pero ninguno que refleje la verdadera realidad de un país tan corrupto, ineficiente (2) y endeudado como España.

Para reflejar dicha situación, deberíamos tener una corrección más parecida a la del mercado islandés.

La misma, no necesita ser necesariamente un “cierre”, pero sí que ha de ser tan grande como para liquidar buena parte de las empresas y organizaciones españolas.

Una corrección que hiciera que los salarios y rentas de España reflejen más su realidad socioeconómica, por mucho que le pese a la población española.

Una referencia aceptable para una sana caída del IBEX serían los 1.000/1.500 puntos. Más o menos.

Lo aceptable sería que la próxima vez que hubiera un mercado bajista de esa magnitud, quebrara todo Dios. Que nadie rescatara a nadie y que el Estado tuviera que recortar gastos en un 50%, como mínimo.

Pero lo primero no va a ocurrir, como tampoco ocurrió antes. El Estado no permitirá que la banca u otras multinacionales del IBEX quiebre. Al menos, no sin antes lanzarles todo salvavidas posible a toda costa.

Lo que sí va a ocurrir es que el IBEX va a colapsar a su debido momento.

Cuando eso ocurra, es muy probable que veamos todo tipo de propuestas ridículas de los burócratas de turno, independientemente si son de “derechas” o “izquierdas”. Prohibición de cortos, controles de capitales, Tasa de Transacciones Financieras, etcétera. Cosas que  hoy están un poco “olvidadas” (3).

Pero lo que sería el no va más, sería un cierre del IBEX por dos o tres días, justo como el caso islandés. ¿Se imaginan lo que pasaría después?

¿Alcanzará los 3.000 puntos?

¿Alcanzará los 1.000 puntos?

¿Alcanzará los 500 puntos?

¿Quién sabe? Igual tienen éxito los intentos por sovietizar por completo Europa, y tenemos programas masivos de impresión con un euro cotizando en 0.005 $, los alemanes siendo sodomizados, y el IBEX cotizando en los 500.000 puntos, algo así como la Bolsa de Caracas.

Ya veremos qué pasa cuando llegue la siguiente fase bajista de esta sempiterna crisis. Tal fase bajista va a ser una auténtica carnicería, sobre todo para aquellos que invirtieron en la última fase del mercado alcista, como siempre.

Con el sentimiento alcista tan extremo en todo el mundo, no creo que falte mucho más (4).

No puedes estar inflando un globo eternamente sin que estalle.

En cualquier caso, sigo creyendo que el ganador eventual de tales acontecimientos será el oro.

Suerte y buen trading

  1. Hacer eso equivale al establecimiento de un Estado totalitario sin tapujos. Después de todo, donde no se puede vender, nadie tiene interés en comprar. Ya sabemos que a los totalitarios les gusta prohibir vender, lo cual, en efecto, equivale a la prohibición de la propiedad privada.
  2. El español en realidad es muy eficiente, pero con la cantidad nauseabunda de regulación que se ha creado los últimos años, resulta casi imposible levantar una empresa en este país. Así, no se puede competir tecnológicamente con nadie. Podemos competir en los primeros puestos de regulaciones, eso sí.
  3. Estas cosas se suelen olvidar un poco en los mercados alcistas.
  4. Cuestión que no impide que un trader no pueda ir alcista a corto plazo. De hecho, yo mismo tengo posiciones alcistas en Facebook, Twitter, Amazon y Starbucks. Eso sí, eso es operativa a corto plazo, cosa diferente de inversión a medio o largo plazo.