El Estado, la Bolsa y la información privilegiada

Una de las cosas que más le horroriza a la gente en el mundo del trading y las inversiones es la información privilegiada.

A nadie le gusta que otros ganen por poseer información que no deberían usar para su beneficio.

A mí es algo que no me quitaría el sueño en un mundo sin regulaciones y Estados. Un mundo más similar al de hace 100 años, cuando Livermore operaba en los mercados de los Estados Unidos.

Por supuesto que había información privilegiada, pero el nivel era infinitamente inferior a estos días. Y no me refiero a la inversión en acciones y esas cosas.

Información privilegiada en Bolsa

De hecho, la inversión o trading en acciones y la información “privilegiada” que puedan tener los insiders no es la que me preocupa.

Después de todo, nadie mejor que un director financiero para saber que la situación real de la empresa es una bazofia, por mucho que diga el director general en los periódicos.

Pero ese tipo de “informaciones” no tienen tanto de escandaloso como la gente les achaca.

Es más, las mismas se delatan a sí mismas.

Casos como cuando el típico director no deja de hablar bien de las acciones mientras estas no dejan de bajar en medio de un mercado general alcista, con la mayoría de directivos de la empresa vendiendo sus paquetes.

En ese caso, puede que la actuación del director sea despreciable, diciendo una mentira a la prensa, pero si la gente es lista y mira el precio de las acciones en los últimos meses, se debería dar cuenta de ello.

El mundo empresarial genuino es más o menos así. Unas veces se gana y otras se pierde y hay que asumirlo.

La corrupción en los mercados bursátiles y la inversión

El problema grave es cuando los Estados entran de manera masiva en los mercados y empiezan a regular toda la actividad empresarial, amén de manipular para su beneficio mercados tan importantes como los de bonos y divisas, lugares, donde probablemente, se produzcan las peores aberraciones.

No hay nada en que un director tenga “información privilegiada” de que su empresa está yendo bien, y decida comprar acciones de la misma.

Lo grave es cuando el Estado se mete con sus regulaciones y le dice: “oye, que te vamos a aprobar este medicamento en unas semanas”.

Evidentemente, el director y algún individuo del organismo estatal pueden intentar hacer operaciones para sacar beneficio de ello.

Información privilegiada ejemplo

Lo mismo sucede con un caso muy español de toda la vida.

El típico concejal de urbanismo que decide urbanizar un área específica que resulta ser de un amigo.

Transacción política que multiplica por 100 el valor de un solar.

Como dice un amigo, a uno le multiplican por 100 el valor de su propiedad y al que está al lado, con un terreno igual, no.

¿Es eso justo? Para el Sistema actual sí.

Todo sea por un proyecto urbanístico viable y social (sic).

Nótese que aquí estamos hablando de especulación política, no de empresarial, pues el empresario es el que obedece. O obedece o a la ruina.

Se da el caso que la mayor parte de la especulación e información privilegiada dañina que se da hoy en día en los mercados es causa de la especulación política. Esta es tan grande en todos los países del mundo, que poca gente puede hacer crecer una empresa sin tener que acudir a los tejemanejes del gobierno de turno, ya sea local, regional, nacional o multinacional.

Una vez el Estado se instaura como regulador total de las relaciones empresariales y humanas, como hoy en día, podemos esperar todo tipo de aberraciones y abusos.

Como toda “dialéctica hegeliana” la solución que se nos va proponiendo con el paso de las décadas es: “más Estado”.

 

La percepción general con respecto a la corrupción es que la misma es causa de la "empresa" y sus hombres con corbata, cuando la realidad es otra.
La percepción general con respecto a la corrupción es que la misma es causa de la «empresa» y sus hombres con corbata, cuando la realidad es otra.

Cortesía de Pixabay

La gente tiene metido en la cabeza que las empresas son las verdaderas culpables de los problemas. Es algo que sale instintivo ya en la mayoría de las mentes de las personas.

No se les ocurre que el problema de la especulación verdadera y la corrupción, así como de la “información privilegiada” dañina es a causa del Estado y sus tentáculos, sin los cuales no se mueve nada hoy en día.

Como nombre antes, hay unos mercados, donde los procesos de información privilegiada pueden ser incluso mucho peores y nauseabundos que en los mercados de acciones. Más que nada, porque el dinero que se puede mover en los primeros es brutal.

Me refiero a los mercados de bonos y divisas.

Información privilegiada Forex

Por ejemplo, imaginemos una situación como el Jueves Negro del Forex, en el mes de enero del 2015, con Cisne Negro del franco suizo y la mayor masacre en los mercados de divisas que se recuerda en una divisa seria en las últimas décadas. Casos como el de Harare y Caracas, aparte.

Las decisiones macroeconómicas de los grandes políticos u oficiales, por ejemplo, del Banco Central Suizo, son de tal magnitud e importancia, que el que tenga acceso a ellas de antemano, podrá obtener unas ganancias increíbles, y con riesgo casi cero.

Supongamos que semanas o días antes de que se produjera el anuncio del Banco Central Suizo, algunas personas supieran de antemano lo que iba a decidirse.

No sería difícil imaginar que dichas personas darían consejos a amigos o familiares sobre lo que iba a ocurrir próximamente.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

En dicho escenario, no haría falta ser muy inteligente para tomar posiciones masivas a favor del franco, si puede ser con apalancaminto a lo bestia.

Podemos hacernos a la idea que esa gente con esa información por anticipado puede ganar o hacer ganar a otros, y de manera tan fácil.

Pues bien, cosas así pasan a menudo, en realidad.

Cosas como cuando sale Dragui anunciando tal o cual cosa.

Información privilegiada mercados financieros

Dichas decisiones no las conocen la gran mayoría de la población, pero hay una fracción de individuos con buenas conexiones que sí pueden saber de ciertas decisiones que harán que tal o cual divisa se vaya a apreciar 500 0 1000 pipos, o tal y cual bono vaya a subir o bajar.

Lo lógico es que tomen posiciones para ello, normalmente indirectas o a cambio de futuros favores.

Como dije antes, la solución que las masas ven a todos esos problemas, es la típica de hoy en día: echar la culpa a los empresarios, “especuladores” o capitalistas.

Solución que es, por supuesto, mucho peor que antes, pues lo que acabarán por adoptar es un Estado aún mucho mayor.

En dicho Estado, la “información privilegiada”, la corrupción o la especulación no disminuirán, sino que, por el contrario, aumentarán mucho más.

Tanto más, porque seguramente hay personas conscientes de ese proceso “hegeliano”, y son perfectos maestros en la edificación de la “solución”.