El fin del dinero en efectivo

Hace dos días el economista.es publicó una noticia de esas que nos van diciendo poco a poco y sin ruido el destino de nuestra sociedad.

La noticia era que Francia limita el pago en efectivo a 1.000 euros en su implacable lucha contra el blanqueo de dinero.

Fin del dinero en efectivo

Como dice Mish Sheldock, hace poco eran 3.000 €, ahora son 1.000.

¿La tendencia parece clara no?

Diríamos que hay un mercado alcista hacia la consecución de la sociedad sin efectivo. Algo deseado por muchos, sobre todo los psicópatas que sueñan con controlar el mundo, y que algún día controlarán, por cierto. No se puede luchar contra ese destino.

Como siempre, nuestros queridos gobiernos están desesperados por encontrar a los malévolos comerciantes de menudencias que están arruinando el país.

Las masas que votan a estos partidos psicópatas en cierto modo, dan carta blanca para que ello sea así.

Buena parte de los votantes del gobierno actual francés, aunque no lo piensen, usan a diario transacciones en efectivo para las que no declaran al Estado.

Por ejemplo, la gran mayoría de votantes de las barriadas de París votan al gobierno de Hollande. Lo mejor del asunto es que estos usan el efectivo de una manera masiva en los mil y un trapiches que tienen que hacer para sobrevivir en la jungla de desempleo y ayudas estatales en la que viven.

¿Quién no ha trabajado por algo de efectivo una vez en su vida?

Buena parte de los universitarios que conozco son de los más críticos con la supuesta evasión fiscal, el dinero negro y cosas así. Y después, resulta que la mayoría dan o dieron clases particulares – en negro por supuesto.

Básicamente, la gran mayoría de funcionarios, trabajadores fijos de multinacionales (y no multinacionales en muchos casos también), pensionistas y universitarios defienden este tipo de políticas, así que no nos extrañe que la dirección en el futuro sea hacia la completa prohibición del dinero en efectivo.

Todo sea por la lucha contra el blanqueo y el terrorismo, dirán los gobiernos a los que votan.

El camino está claro. Antes de ayer fueron 5.000, ayer 3.000, hoy 1.000 y mañana cero.

Fin dinero físico

No me cabe la más mínima duda de que llegará un día en el que los gobiernos, ante la más absoluta desesperación (cuando estén cerca o en medio del colapso final), declararán la derogación del billete físico y darán unas semanas para que la gente intercambie los que tenga en su poder con un límite, y para el que tenga de más, con las justificaciones pertinentes al funcionario de turno.

La gente no se da realmente cuenta de lo que se está jugando. No tiene ni idea de lo siniestro que es el lugar al que se dirige la sociedad el momento en el que se adopte eso.

Aunque parezca bienintencionado, el dinero electrónico es el arma definitiva para el control total de la humanidad por parte de aquellos interesados en el poder absoluto.

Una vez el dinero en efectivo sea borrado del mapa, solo quedará una alternativa para el menudeo y para los servicios de andar por casa.

Fin dinero efectivo

¿Cómo pagaremos a un pintor que nos venga a ayudar a pintar la casa?

¿Y a nuestro primo el fontanero – pero que trabaja como electricista – que nos viene a ayudar?

¿Tendrá un padre que declarar cuanto da a su hijo al mes?

¿Cómo cobrarán los aparcacoches de las barriadas?

¿Cómo le prestaré dinero a mi amigo? ¿Tendré que declarar al banco (hacienda) cuando le dejo “10€” una noche de copas?

¿Cómo cobrarán las prostitutas? Supuestamente una medida así acabaría con la prostitución, al no haber otra manera de pagar, o ¿encontrarían una alternativa?

¿Cuándo una abuela le de dinero a su nieto tendrá que ser contabilizado por los bancos y el Estado?

¿Cómo cobrarán los universitarios que dan clases particulares a chavales?

¿Cómo cobraré por ir a ayudar al taller de mi tío un par de horas? ¿Me pagará en especie o tendrá que enviarme unas monedas digitales a través del móvil? ¿Tendré que darme de alta en la actividad empresarial y pagar seguridad social si hago un par de horas a la semana así?

Dinero en efectivo y actividad empresarial

En la última pregunta hay una de las claves del asunto.

La clave es que una sociedad en la que el 100% de las transacciones monetarias esté controlada por el gobierno, ha de terminar siendo una sociedad socialista plena, o mejor dicho, una sociedad comunista. O casi comunista, ya que los gobernantes, y algunos magnates tendrían a su disposición el control absoluto de la sociedad, y la posibilidad de disfrutar del mismo en sus cúpulas de cristal.

Es decir, en una sociedad así no hay ya mucha posibilidad de actividad empresarial genuina.

La corrupción no sería por menudeo y cosas tan simples, que no son sino una vía de escape ante las medidas cada vez más draconianas del sistema totalitario en el que vivimos.

La corrupción en una sociedad de control total sería absoluta. Es decir, estaría enraizada en todo el sistema.

Esto es así, porque socialismo y corrupción son inseparables. Solo allá donde no hay Estado y donde no hay socialismo no hay corrupción.

El futuro se presenta bastante oscuro para aquellos que somos amantes de la libertad.

Todas las tendencias apuntan a la consolidación de una economía y sociedad de control total.

Tendencias que son imposibles de revertir dadas las dinámicas del intervencionismo masivo del Estado en las que vivimos día a día. Intervencionismo que tienen a crecer de manera parabólica en esta última fases del ciclo capitalista. Todo se acelera al final, como una buena burbuja.

Al final parece que se cumplirán las peores previsiones de Von Mises. No es posible una tercera vía. O socialismo o propiedad privada. Las terceras vías solo son pasos intermedios entre uno y otro. Aunque fuera de manera intuitiva, Mises se dio cuenta de que la sociedad transitaba al socialismo.

¿Fin del dinero físico?

La medida más importante para la implantación del futuro sistema socialista mundial es, sin duda, la abolición del dinero en efectivo o físico.

El mundo del dinero digital, por muy entusiastas que sean muchos libertarios con el Bitcoin y cosas así, es un mundo muy oscuro, muy peligroso para la libertad.

No se puede tener control total, como quieren las masas, y un sistema de propiedad privada  y libertad. Ambas cosas son incompatibles a largo plazo.

Puede que la cosa parezca funcionar durante un periodo de tiempo, y la gente se entusiasme con el sistema, pero eventualmente, los adalides del estatalismo abrazarán su oportunidad final, para, como si de un Caballo de Troya se tratase, realizar su asalto final al último bastión de la libertad.

Entonces ese día habremos llegado a la Marca de la Bestia.

Y ni siquiera el oro físico nos será de mucha ayuda en una situación así. Aunque siempre es bueno tener un poco escondido por ahí por si acaso.

Las FEDs y gobiernos del mundo pueden evaporar nuestros euros, yenes, dólares, acciones, contratos privados, etcétera, con solo apretar un botón.

Pero lo que no pueden hacer es evaporar nuestro oro.

In veritate libertas

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero