El mito de Magellan Fund y Peter Lynch ¿Talento, suerte o ambos?

Uno de los inversores y gestores de fondos más conocidos y populares de la historia es Peter Lynch. Pocos o ningún gestor de fondos puede presumir de unos resultados tan espectaculares.

Es bien sabido que Lynch gestionó el, gracias a él, legendario Magellan Fund, durante 13 años, desde 1977 hasta 1990, consiguiendo un retorno medio del 29%, muy por encima del 14% que consiguió el mercado esos años.

No obstante, y a pesar de que este hombre parece el mejor inversor de todos los tiempos, me gustaría ver qué retorno habría obtenido en el fondo de haber seguido otros 13 años más. Apuesto a que no sería ni de lejos semejante.

Cosa no muy difícil, ya que el alfa del fondo tuvo una tendencia decreciente conforme pasaron los años, a medida que los fondos del mismo iban creciendo. Ya sabemos que no es lo mismo gestionar 20 millones que 2.000.

El motto más conocido de Lynch era “buy what you know”, es decir, “compra lo que conozcas”, indicando que deberíamos comprar aquellos negocios que conozcamos, idealmente por verlos y usarlos en la “calle”. Evidentemente, esta estrategia es más fácil comentarla o explicarla que hacerla funcionar en la práctica, y si no que le pregunten a los millones de inversores del mundo que la han intentado o a los sucesores de Lynch en Magellan.

Dichos sucesores probaron sin lugar a dudas que no basta con conocer los “principios” de la filosofía de Lynch, ya que los mismos ni siquiera logran batir al mercado desde ese año.

Entonces, ¿Si hombres tan inteligentes como los que sucedieron a Lynch en Magellan no pudieron aprender a invertir como Lynch, por qué pensamos que hacer lo que hizo este hombre es fácil?

Desde luego que si coges a un millón de inversores y carteras y les haces construir infinidad de las mismas, una gran cantidad de ellas acabarán por doblar el rendimiento del SP500 al cabo de 13 años. Eso es normal.

Lo que no es normal, y más bien, diría, imposible, es volver a doblar el rendimiento del índice otros 13 años más.

Con esto no quiero decir que el éxito de Lynch fuera pura suerte. No le quito mérito, desde luego, sino que quiero decir que no es tan fácil tener los rendimientos que tuvo en ese periodo, por mucho que pensemos que hemos “aprendido” las lecciones que vienen en sus libros.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

No es tan fácil como eso

La estrategia de invierte en lo que conoces puede dar muchos éxitos pero también puede dar muchos fracasos.

Por ejemplo, veamos el ejemplo de Nokia, algo que todo el mundo veía en la calle hace no tanto, y que según esa filosofía, acabaría por formar parte de muchas carteras. Pues bien, al final resultó que una empresa especialista en ordenadores portátiles fue la que se acabó llevando el premio: Apple.

¿Quién lo hubiera adivinado hace 15 años? Difícil, muy difícil.

 

Hace 15 años pocas empresas eran más conocidas que Nokia. Parecía que se iba a comer el mundo. Pero "comprar lo que conocías" no funcionó en esa ocasión. No siempre funciona
Hace 15 años pocas empresas eran más conocidas que Nokia. Parecía que se iba a comer el mundo. Pero “comprar lo que conocías” no funcionó en esa ocasión. No siempre funciona

 

Después de todo, no es Peter Lynch el que tiene el mejor retorno en la historia de Magellan.

El mejor periodo de retorno del fondo fue de 1965 a 1967 con un retorno medio del 68,32%, una rentabilidad increíblemente superior a la del mercado esos años.

De hecho, el alfa en exceso que consiguió Lynch durante sus 13 años fue similar al conseguido en los anteriores 13 años; aproximadamente el 190% acumulado, como se puede ver en el gráfico del artículo de IFA.

Solo nos basta ver el alfa generado desde 1991 en ese gráfico para darnos cuenta que los sucesores de Lynch, que deberían saber sus teorías al dedillo no pudieron mantener el ritmo del mercado, no hablemos de intentar emular al legendario inversor.

De cualquier modo, lo que consiguió Lynch es digno de admiración (1), pues el simple hecho de batir al mercado durante 13 años de esa manera no es algo que pueda conseguir mucha gente, ni siquiera pequeños inversores jugándose el todo por el todo en chicharros.

Con esto, deberíamos tener claras dos cosas: que Peter Lynch era un gran inversor y que ser un gran inversor como él, o como el “Peter Lynch” del periodo 1977-1990 es extremadamente difícil. Llegar a ser como el Peter Lynch de ese periodo durante 30 años, diría que es imposible.

No es fácil “escoger” acciones como Lynch y ganar un 29% de media anual, si no, cientos de miles de inversores y docenas de gestores de fondos que han leído sus libros lo harían con bastante facilidad.

La realidad es que en inversión no es fácil batir al mercado en largos periodos de tiempo. Solo unos pocos, contados con los dedos de la mano, son capaces de hacerlo.

Y tampoco olvidemos el tema de “contactos” y manipulación del que gozan muchos grandes “gestores”, los cuales pueden saber de antemano, si algún banco central como el suizo va a quitar la “paridad” con el euro, o si algún gobierno va a rescatar a Goldman Sachs.

Nunca debemos de olvidar, de que además de algunos buenos gestores, el mundo está lleno de corrupción, de la cual tampoco se libra la Bolsa y los mercados financieros.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero