El mito del blockchain y las criptomonedas descentralizadas

criptomonedas descentralizadas
Un sistema descentralizado tipo blockchain es algo parecido a esto. E,l mero hecho de que los nodos sean iguales y diferentes no quiere decir que los mismos no puedan ser controlados. De hecho si ves la figura al completo te das cuenta de que la misma es un sistema de control perfecto.

Los proponentes y defensores de las criptomonedas siempre hablan de la descentralización como la mayor ventaja que tienen las mismas.

Este es un tema que repiten una y otra vez, de manera constante, en los diferentes artículos que podemos ver en la web.

¿Qué quiere decir esto de la descentralización de las criptomonedas?

Pues algo así como que las mismas, y su tecnología blockchain no necesitan de ningún “poder central” para poder funcionar.

Lo que pasa es que aquí hay mucha confusión con la terminología pues una cosa es que un programa sea descentralizado y otra que dichas divisas sean descentralizadas.

Por ejemplo, podemos encontrar casos parecidos con las tecnologías P2P de toda la vida, en programas como eMule que eran “gratis”, y en los que los usuarios podían compartir sus archivos con los de los ciudadanos del resto del mundo. Sin embargo, a pesar de ser un servicio descentralizado ello no significó que los gobiernos persiguieran de manera brutal dichas tecnologías, hasta el punto de que en muchos países avanzados sea imposible compartir una película sin ser monitorizado.

Este caso de la descargas de películas puede que no sea “blockchain”, pero a fin de cuentas es algo similar, sobre todo cuando la gente descargaba a través de software “sin interés”, algo no muy diferente del sistema “descentralizado” del que presumen los defensores de las criptomonedas.

En muchos países, las operadoras de internet saben que película has descargado, si se te ocurre hacerlo, y procederán a enviarte cartas amenazadoras.

¿Qué hace la gente?

Pues contratar Netflix.

De hecho, la cotización de Netflix parece la de una criptomoneda

Este caso sirve de ejemplo claro de lo que realmente se trata con las criptomonedas y sus sistemas descentralizados. Es decir, de que la posibilidad de descentralización existe, pero también la de control total por parte de las autoridades del Estado y sus agentes las multinacionales.

Por lo tanto, hemos visto que hemos pasado de torrent y emule al imperio de Netflix, que cada vez sube más en popularidad en las teles de las principales urbes de Occidente, y no solo en popularidad, sino en la Bolsa.

Descentralización con el blockchain

El tema de la tecnología blockchain es similar.

Se supone que esos espacios cibernéticos compuestos por “blockchains” permiten la realización de muchos servicios descentralizados y, por tanto, supuestamente gratuitos, como por ejemplo almacenamiento, compra-venta, plataformas sociales, etcétera.

Sin embargo, a la hora de la verdad lo único que veo en el mundo de las criptomonedas, a día de hoy, es una cantidad enorme de las mismas que se negocian entre los particulares a precios exagerados.

Es decir, después de tanto argumento repetitivo sobre descentralización lo único que veo es un mercado masivo de especulación digital, con muchas casas de intercambios e infinidad de ICOs que precisamente requieren de la venta de esas “criptodivisas” para poder ser viables; porque a fin de cuentas, para que las ICOs triunfen se están dando divisas digitales como medio de cambio.

Por lo tanto, acabamos donde siempre: no estamos hablando de un modelo “descentralizado”, pues detrás de cada proyecto y de cada ICO hay una entidad que puede ser una organización o un solo individuo.

No conozco casa de intercambio que no te ofrezca trading sin comisiones o sin cobrarte el spread. Algunos dicen que ya se pueden realizar transacciones en la red cripto sin intermediarios, pero aún así necesitamos de alguien que nos proporcione una wallet, porque a fin de cuentas nuestro dinero está en el ciberespacio. Además, dichos sistemas son menos seguros que una caseta de paja en medio de un huracán.

Seguridad y descentralización blockchain

Después, tenemos el problema de la seguridad, otro de los mantras que más nos repiten una y otra vez para vendernos el cuento de la descentralización y la democratización del sistema cripto.

Este punto es totalmente ridículo, porque si nos ponemos a revisar la cantidad de hackeos, robos y barbaridades que ocurren en las redes blockchain, nos daremos cuenta de que más que un sistema seguro estamos justo ante lo contrario: un sistema donde la inseguridad reina por doquier y donde puedes ser robado de tus bitcoins en una casa de intercambio y recibir como respuesta un: “no tengo ni idea de dónde han ido”.

Se supone que los sistemas descentralizados son más caros y complicados de atacar porque al carecer, en teoría, de un comando central, no son fáciles de derrumbar.

Además, se supone que al ser sistemas democráticos todo el sistema está conectado, con lo que un componente no puede hacer algo sin el consentimiento de los demás, o sin que los demás se enteren.

¿No has oído argumentos parecidos sobre las blockchain?

Pues bien, ¿dónde está ese sistema interconectado cuando desaparecen miles de bitcoins, litecoins o ethereums?

Cuando ocurren esos “robos” parece ser que el sistema deja de ser “descentralizado”.

Sin embargo, te puedo asegurar que un sistema muy centralizado como Facebook es capaz de detectar cualquier tipo de anomalías y “comportamiento sospechoso”, hasta el punto de eliminar dichos comportamientos con un simple algoritmo.

En el ultra-seguro – sic – sistema de las blockchain podemos encontrar como desaparecen cientos de millones de dólares de Mt. Gox y nadie sabe nada.

Los defensores de las mismas dirán que “he ahí la ventaja de la descentralización”, que no se puede identificar a los culpables porque el sistema es “anónimo”.

Bien, entonces que no digan que es seguro.

En este sentido, cito un ejemplo sobre el tema de la seguridad de Vitalik Buterin:

“Claro, cuatro motores a reacción tienen menos probabilidades de fallo que uno solo, pero ¿y si los cuatro se fabricaran en la misma fábrica y el mismo empleado introdujera una falla en los mismos?”

Claro, aquí ya te das cuenta de que cualquier desarrollador inicial de cualquier criptomoneda parte con una pequeña ventaja con respecto al resto no. Después de todo estamos hablando de códigos online, no muy diferentes a Neo o el Señor Smith. Y hablando del Agente Smith y Neo, no debemos olvidar que ese sistema blockchain-matrix, puede “cobrar vida” fácilmente y ser una amenaza para el sistema.

Después tenemos el tema de los pools de minería, los cuales tienden a combinarse para poder ser más eficientes. ¿Te suena esto?

¿No tienen los mineros un interés económico por minar?

Pues, ¿qué impide que sean grandes conglomerados con infinidad de recursos los que hagan esta minería?

Contratos inteligentes y la descentralización

¿Se supone que por poner un nombre pomposo a un sistema como contratos inteligentes vamos a tener un sistema descentralizado perfecto a prueba de bombas?

No, los nombres pomposos suenan bien pero no son suficientes para que un sistema sea ni descentralizado ni mucho menos seguros.

La cantidad de estafas y problemas en este campo es enorme, y eso que solo estamos en los inicios de la “tecnología blockchain”.

Todo esto no suena más que a la tima de la estampita con la diferencia de que ahora te pueden robar digitalmente y no te das ni cuenta, porque como tu dinero está en la nube digital en un blockchain supuestamente seguro, pues ya debes estar tranquilo.

La verdad, yo prefiero saber que mi dinero está en una cámara acorazada a la que puedo al menos pedir explicaciones si se pierde el dinero. Alguien que si al menos no da la cara en persona, sí que la pueda dar en cuanto a sociedad. El problema del sistema blockchain es que no tenemos ni sociedades ni nada y todo queda en escusas muy etéreas.

Los casos de aplicaciones de Ethereum, como la de CryptoKitties no es más que un claro ejemplo de una estafa piramidal disfrazada, eso sí, de inocente juego de gatos online.

Esa es la diferencia del mundo online actual con el anterior, el real, que las estafas piramidales alcanzan proporciones absolutamente ridículas.

¿Dónde están las empresas y el Estado en las criptomonedas y el blockain?

Esa es la pregunta que siempre me hago.

Al final, si hay un servicio que se puede prestar de manera eficiente, ten por seguro que grupos de inversores o individuos muy dotados acabarán haciendo las cosas mejor. El mundo del blockchain no es diferente al real. Si hay alguien que puede sacar una ventaja competitiva y capitalizarla lo hará, por lo que es iluso pensar que las organizaciones no van a copar ese mundo.

¿Pensabas que ibas a poder hacer trading de criptomonedas como cuando intercambiabas archivos en torrent?

No, hombre.

Vas a pagar una comisión y guardar tus criptos en una wallet, que alguien va a disponer para ti.

Es más, todo queda muy bonito pero a la hora de la verdad, tus impuestos se tienen que pagar al Estado, y el Estado es un agente que gusta bastante del control.

Si de algo nos sirve la experiencia de los P2P, con el caso del triunfo de Netflix, es que al final, el Estado acabará por intervenir, para beneficiarse, por supuesto.

Es ahí donde finalmente se introducirá el verdadero uso del mundo criptomonedas y blockchain, que no es otro que ser la base perfecta para el sistema de control monetario más centralizado de la historia: el sistema monetario digital.

Te dirán que el sistema seguirá siendo descentralizado y tal, y te pondrán una imagen con los típicos nodos en forma de malla, donde parece que cada componente es igual que el otro. Pero en realidad no es así, porque si te das cuenta, todos esos nodos no dejan de estar conectados, y esa es la clave de que el sistema sea la máquina perfecta para controlar una sociedad.

Si el Estado controla a un nodo, controla a los demás, porque un nodo comunica con otro y así sucesivamente (mira la figura del comienzo del artículo).

Será en ese momento cuando la gente se de cuenta de que el mundo blockchain es, en realidad, el más centralizado del mundo.

Hasta que eso llegue la gente seguirá especulando con el precio de Bitcoin y las demás criptos, con la esperanza de hacerse rica en un sistema supuestamente descentralizado.

Deja un comentario