El nuevo acuerdo de la Unión Europea con Grecia ¿Otra estafa?

Por enésima vez la Unión Europa ha llegado a un acuerdo de última hora con Grecia. Esta vez parecía imposible, que ya todas las cartas habían sido echadas, pero como buen drama griego, parece que el drama puede no tener fin.

Después de un referéndum que supuestamente era para fortalecer su posición, un referéndum que costó 100 millones de euros a los ciudadanos griegos y que se supone que el gobierno “por el pueblo” griego, Syriza respetaría, resulta que al final Tsipras se baja los pantalones y acepta condiciones peores que las que habían antes del referéndum.

Pero, ¿no se dan cuenta los griegos de qué clase de partido político es Syriza?

¿No se dan cuenta de que Tsipras está jugando con su pueblo, o sea que les está vacilando?

¿No se dan cuenta de que todo es un teatro?

¿Todavía creen que Syriza es la solución a sus problemas?

¿Cómo no se da cuenta la juventud griega de que el verdadero objetivo de Syriza es la destrucción de la juventud griega, y por tanto del futuro griego del país?

¿No se dan cuenta de que prácticamente la primera ley que aprobó Syriza en el gobierno fue la de dar la nacionalidad griega a los inmigrantes que llevan unos años trabajados en el país?

¿A quién creen que votarán esos inmigrantes?

¿No se dan cuenta que a Syriza le importa un carajo el presente y futuro de  la juventud griega y lo único que le preocupa es el poder, aunque para ello tenga que “importar” y traer 20 millones de inmigrantes y darles la nacionalidad y el voto en las generales?

Y aún con esas, los jóvenes griegos, con un paro del 50% siguen votando y creyendo a Syriza.

 

Grecia y la pantomima de las negociaciones con la Unión Europea

 

En todo este panorama de “negociaciones”, pasos atrás y pasos adelante, hay algo claro: todo esto es una “pantomima”.

Tanto Tsipras como el Parlamente Europeo están cumpliendo con un teatro, con un guión que está en cierto modo dirigido. Desde luego, no son más que marionetas de poderes muy superiores, a los cuales les interesa que el asunto vaya por el cauce indicado, no sin el pertinente toque dramático de un día sí, otro no, portadas por allí, descalificaciones por allá, y en definitiva, un buen teatro o telenovela.

Lo que subyace en todo este proyecto europeo y en las falsas negociaciones con Grecia es la construcción del proyecto totalitario europeo.

Contrariamente a lo que piensan las masas, el pueblo griego no quiere irse del euro y volverse un país del TercerMundo, cosa que pasaría en ese país con un gobierno de Syriza y con la estructura socioeconómica actual, con una economía de corte soviético. La realidad, es que las masas griegas no quieren salir del euro porque saben lo que les espera fuera, en cierto modo.

Todo el panorama de supuesta rebeldía con Europa, no es más que una pantomima griega, ya que el verdadero objetivo griego es seguir en Europa cueste lo que cueste: es decir, seguir siendo subvencionados hasta la eternidad.

Si no fuera así, Tsipras y Varoufakis ya estarían en una cárcel nauseabunda por traidores, que es lo que, en realidad, son con el pueblo griego, a pesar de su retórica de “por el pueblo”.

Con todo esto, lo que tenemos a día de hoy es una serie de medidas a las que supuestamente han acordado los griegos y que habrán de cumplir sin paliativos en las próximas semanas.

Primero, esas medidas de “recortes” no van a funcionar, simplemente porque no llegan ni a un 20% de los recortes que de verdad se necesitarían para poder hacer viable a la economía griega con unos sueldos más o menos europeos, es decir, sin subvención.

Subir el IVA, recortar las pensiones un 1 o 5%, reformar tímidamente el mercado laboral, privatizar algunas secciones del Estado, etcétera, es totalmente insuficiente para que Grecia se convierta en una economía competitiva.

En otras palabras, o Grecia recorta un 60 o 70% el Estado o nada. Estos recortes, a lo sumo suponen un recorte del 1 o 2%. Bastante lejos de lo que realmente necesita el país heleno.

Si esas medidas no van a funcionar ¿por qué Europa las negocia como si fueran a hacerlo?

¿Si no funcionaron los rescates anteriores, que se suponían que iban a funcionar, por qué iba a funcionar este?

Evidentemente, la Unión Europea y sus negociantes saben que esto no va a funcionar, y que todo lo que están haciendo es “ganar tiempo” para “algo”.

¿Qué es ese “algo”? No sé, ni sé como sucederá exactamente, pero el verdadero objetivo y plan – bastante avanzado ya – para la UE es la construcción de un Estado Supranacional que, por “casualidad” acabará siendo de corte pseudo-marxista y totalitario, es decir, que no habrá democracia para las naciones actuales y estas no podrán salir del proyecto de manera “democrática”; algo así como la construcción de una Unión Soviética Europea.

Por eso, todo el “drama” de las negociaciones de Tsipras y demás, no es más que eso: un drama, un “teatro” el cual está realmente manipulado, pues el verdadero guión es conocido por algunos, y ya tiene un “final” previsto. Final quo no tardaremos mucho en ver, por cierto.

Mientras tanto, tenemos a los palmeros partidarios de un Nuevo Orden Mundial, como Krugman echando pestes por la boca de Alemania, como si esta fuera la única “culpable” del desastre que hoy en día parece la Unión Europea.

Obviamente, el verdadero deseo de Krugman, no es solo una Europa “unida”, sino un mundo “unido”, en el cual paguen los alemanes y otros similares.

Un mundo, en el que curiosamente, los intelectuales como Krugman tendrían el poder y toda la riqueza mundial a su disposición.

La realidad es que la Unión Europea no debió existir nunca, pero desgraciadamente, la solución para ese problema no es la construcción de una Europa de corte imperial marxista como proponen los Krugman, desean los Tsipras y Soros y demás. Eso no es más que meterse en la habitación del lobo disfrazado de abuela, que es lo que al final siempre son todos estos demagogos de la “izquierda”.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero