El último Contango del Comex. El día final del Capitalismo

El oro como indicador de la crisis final

Y Dios creó el oro..

Y Dios vio que el oro era bueno, y ordenó que fuera el dinero primordial. La moneda de oro debería ser el ángel guardián del ahorrador y el patrón del productor; siendo estos los pilares de la sociedad. También debe ser el protector de los asalariados, los más vulnerables protagonistas del drama de la Acción Humana. El rol del oro en la economía es el de regular la cantidad y calidad de la deuda presente. El oro ha sido siendo dinero así como el obstructor de la Torre de Babel de Deuda por más de cinco mil años. Hasta que el hombre, en su infinita corrupción quiso ser más sabio que Dios. Buscó echar por la borda el orden monetario ordenado por Dios. Y se propuso construir la Torre de Babel de la Deuda, cuyo objetivo es llegar hasta el Cielo. El robo de los ahorradores y la destrucción de los productores fue el resultado inevitable de la activación de este mecanismo de retroalimentación de deuda a través de la eliminación del oro como dinero.

Antal Fekete. The Rise and Fall of the Gold Basis

Este artículo lo escribo en honor a Antal Fekete, cuyas ideas sobre el oro y sobre la ciencia monetaria y económica, son de una erudición rara de ver en esta época de disolución en la que nos encontramos.

Fekete y la teoría cuantitativa del dinero

Su ataque contra la Teoría Cuantitativa del Dinero de Friedman es fulminante.

Según dicha teoría, el oro puede ser sustituido si se provee que la emisión de papel moneda seguirá una “regla cuantitativa”. Se ve que las premisas básicas de Bitcoin ya habían sido puestas hace tiempo.

Evidentemente -las promesas de emitir una cantidad limitada y regulada cada año son ya viejas- las cosas se fueron de las manos. Tampoco quiere esto decir, que de haberlo hecho, se podría evitar el problema.

La única diferencia con Bitcoin es que al menos los emisores de la última han intentado hacer el experimento de buena fe.

Las hordas keynesianas y friednamitas de los bancos centrales y mundiales hace tiempo ya que perdieron todo lo relativo a la buena fe. La única que tienen ahora es sobre su Dios: Moloch.

El oro y la crisis final

El problema, como dice Fekete, es que el oro no estaba para regular la cantidad de dinero, sino para evitar el crecimiento de la deuda. Que una vez removido este, el crecimiento desmesurado de la deuda sería garantizado.

Todo esto que dice Fekete es verdad. Pero creo que no es esta la razón real por la que nos estemos adentrando en la era crepuscular del capitalismo.

Esta crisis no es una crisis del oro como escribió una vez en un artículo como respuesta a otro de Peter Schiff, llamado “This is a dollar crisis”.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

El oro no es la causa de la crisis; sino un síntoma de algo mucho más complejo: La completa realización del ciclo de la serpiente Uróboros.

No se puede pretender, como clama Fekete, que las casas de la moneda de los diferentes países, a través de sus Gobiernos, den vía libre a la emisión masiva de monedas de oro con una declaración paralela del oro como dinero por los Gobiernos.

Solución utópica

Eso es imposible en la situación actual.

El crecimiento de la deuda hasta el infinito y el desplazamiento del oro como salvaguarda del orden monetario es el paso necesario para la realización del sueño del Cuarto Estado.

La construcción del Cuarto Estado

Está claro que el oro se interponía entre las masas y ese sueño. La construcción de un Estado del Bienestar totalitario no puede tener obstáculos.

El oro debía pues ser eliminado.

Es más, dentro de los preceptos necesarios para hacer que el uróboros cumpla su ciclo final, está este hecho.

Si Los Gobiernos (los cuáles no son sino un reflejo del empuje de las masas) quisieran volver a instaurar el oro como moneda de referencia, sería el mismo peso de las masas el que eventualmente lo derrocaría.

Como mucho podría ocurrir que algún país volviera a introducir el oro como moneda de curso legal, pero varios problemas se presentan aquí.

¿Oro y democracia?

Esto es incompatible con las democracias desde el punto de vista actual. La mera existencia de las mismas depende del consumo cada vez mayor de capital.

El nivel de endeudamiento con las democracias solo puede crecer a largo plazo.

Puede ocurrir que algunos años hay un estancamiento o un decrecimiento de la deuda de los países, pero estos serán hechos puntuales en una burbuja de deuda, asociada al crecimiento de los estados y a la aparición de las democracias, que dura ya más de un siglo. Burbuja que ha entrado en su fase parabólica en las postrimerías del Siglo XX con la práctica instauración del sistema de Sufragio Universal en todo Occidente.

Después de esto, las cartas están echadas.

Las apuestas están sobre la mesa.

No hay posibilidad de un retroceso por parte de las masas.

Estas han hecho un All In, como dirían en el póker cuando un jugador se lo juega todo; a todo o nada, y el resultado final en este caso será: nada.

El oro solo puede volver en un escenario de desintegración de los Estados actuales.

No puede haber ni atisbo de poder “público”, elecciones, Seguridad Social Universal, ni nada parecido con la manera en la que funcionó el oro durante tantos miles de años para ordenar el sistema económico.

El oro no era el dinero de los reyes por capricho de nadie.

Hay razones profundas para su instauración como altar supremo del ahorro, y de la economía de carácter privado. No puede haber civilización sin oro; y a su vez su destierro es la principal señal de que el ciclo actual de Occidente llega a su fin. Y esto es lo que quiere decir El Ultimo Contango.

Contango y Backwardation

My own explanation is that the shrinking contango and the persistent fall in the gold basis is a measure of the vanishing of gold into private hoards…

The price of paper gold is destined to go to zero; that of physical to infinity. Who is fooling whom?

La respuesta de Fekete ante cual va a ser el mejor indicador del colapso del Sistema Monetario Internacional, es “vigila el último contango en la plata

El Contango es la condición en los mercados de futuros en la cual, los precios del futuro se negocian a un precio mayor que el del activo actual. Lo contrario es Backwardation: cuando el precio del futuro se negocia con un descuento con respecto al precio del activo en efectivo.

La situación del último Contango hace referencia al momento en el que el precio del futuro se irá a cero con respecto al del activo físico, el cual irá a infinito. Y ¿por qué ha de ser esto así? Esto es así porque se producirá un impago masivo en el COMEX, que será consecuencia de la realización final de que la crisis llega a su clímax.

Es una manera de decir que ya no habrá “futuro”, en el sentido estricto de la palabra.

Los poseedores de oro y plata habrán retirado todo el metal del mercado. En ese escenario no habrá lugar a toma de “beneficios” realmente, pues ello indicará un escenario en el cuál no hay beneficios que tomar: Caos, el cual puede ser “planificado” en la forma de sistemas totalitarios, o “anárquico” en la forma de la desintegración del orden social, será el nuevo orden.

En cualquiera de los casos, los poseedores de oro lo esconderán a cualquier precio, por el simple hecho de que el mismo será confiscado.

Spread y basis del oro

El spread (basis) entre el contrato más cercano y el precio del activo físico fue la regla dominante en los primeros años del mercado de futuros del oro. Pero ese spread estaba condenado a reducirse con el tiempo.

El Contango suele ser la situación más “normal” en los mercados de futuros.

Un spread positivo indica una oferta generosa de activo en los almacenes que están disponibles para entrega inmediata, mientras que backwardation implica que habrá escasez.

El spread está limitado en el lado alcista por los costes de almacenamiento, pero según Fekete, no hay límite en el lado bajista, donde el spread puede caer a cero.

El Contango es la situación en la que el mercado de futuros del oro se supone que debería estar, y como dice Fekete, por buenas razones.

La principal razón es que la “oferta” de oro es enorme, siendo el stock de oro más de 50 veces superior al producido. En esos términos la oferta de oro es superior a la de cualquier otra materia prima, y esa es una de las razones de su carácter como dinero supremo.

El oro no se “consume”, ni tampoco puede ser creado por ningún Gobierno, sin importar los esfuerzos de los alquimistas de los Bancos Centrales, que no hacen sino interpretar un juego, en el que eso sí, obtienen grandes beneficios materiales a corto plazo, pero un pasaje al infierno en el largo.

Aunque suene un poco raro, el descubrimiento de una gran mina de oro que pueda suponer un aumento del 10% de la producción anual, no tiene por qué tener un gran impacto en el precio.

Esto es obvio, ya que el oro “atesorado” supera con creces cualquier mínimo evento desde el punto de vista de la producción. No ocurre así con casi el trigo o el azúcar (estas no se pueden “atesorar” a largo plazo; cambios en la producción pueden cambiar el precio en mayor medida).

El valor del oro

Lo que hace al oro valioso no es su escasez, sino precisamente su abundancia.

Como dice Fekete, la cura del backwardation es más backwardation. Las materias primas agrarias muestran un ciclo diferente.

Este ciclo comienza en Contango siguiendo a la cosecha y termina en backwardation cuando las existencias están en su nivel más mínimo. El oro no sigue este tipo de operación. Aquí no hay cosecha ni periodo de vaciamiento de los almacenes.

La realidad es que el oro es un activo monetario y su misma esencia hace que el fenómeno de un spread cada vez menor, nos esté alertando de un fenómeno que tiene lugar desde hace ya muchas décadas y que va a terminar con un evento dramático.

La tendencia hacia el backwardation del oro es un recordatorio de la ilusoria vida del sistema de monedas inconvertibles y por ende de los Estados del Bienestar que las crearon.

Cuando la backwardation comience a ser cada vez más agresiva, será la señal de que aquellos que saben lo que se está cociendo de verdad en las entrañas de este sistema putrefacto, no están dispuestos a ofrecer más entregas de oro a una fecha “futura”.

La confianza en el sistema estará llegando a su fin.

Será una señal inequívoca de que todo el oro físico será retirado del mercado a la vez.

Los poseedores de ese oro intentarán esconder ese oro, pues saben que entregarlo en el COMEX en ese momento conllevará el mismo significado que: expropiación.

No obstante, tengo mis reservas que ese oro pueda tener un gran uso una vez colapse el Comex y el mercado de bonos americano (y todos los demás).

Es posible que ese oro se esconda por fecha indefinida, más o menos como ocurrió en el colapso del Imperio Romano de Occidente.

Backwardation en materias primas

En el caso de las materias primas cuando se da el backwardation los operadores profesionales venden el físico y compran el futuro y de esa manera se va produciendo una situación hacia el equilibro nuevamente. Pero en el oro, una vez el backwardation es la situación dominante, no será señal de eso.

Los operadores serán cada vez más reacios a poner órdenes a 30 días pues aunque podrían obtener un gran beneficio, ya que el precio del futuro se irá a cero; es decir vendiendo el físico y comprando el futuro.

El problema es que esos operadores serán conscientes de que no habrá “nueva cosecha” y será su desconfianza de que se les entregue ese oro la misma fuerza motriz que llevará el precio del futuro a cero y con ello el sistema a un paro cardiaco.

Tener grandes ganancias de oro en “papel” no será la salvación.

En el 2 de Diciembre del 2008, en medio de la crisis brutal del sistema bancario norteamericano, el oro entró en territorios de backwardation como no lo había hecho nunca.

Por primera vez se vio seriamente que llagado el momento, el miedo hará que empiecen a retirarse las órdenes del COMEX. No obstante, no era el momento todavía de entrar en la fase final del juego.

El Gobierno norteamericano aún tenía munición que gastar (algo más de crédito que poner en la mesa). Para desgracia del Gobierno americano, ese crédito tiene un final también.

Una vez has hipotecado todo el país, no queda mucho más que hipotecar.

El camino llega a su fin. La situación en el COMEX durante las sesiones del 2 y 3 de diciembre entrando en backwardation por primera vez en la historia, son el primer aviso de lo que está por venir.

Toda esta situación es paralela al ciclo final del Imperio Romano.

Durante los dos últimos siglos de su existencia, y sobre todo en el último, el oro se fue “retirando” del mercado poco a poco. Podría no haber mercado de futuros sobre el que medir el spread, pero sí estaba el hecho evidente, como hoy, de que la moneda romana fue perdiendo su contenido en oro de manera exponencial durante sus últimas décadas de existencia.

El paralelo con el dólar es evidente.El crecimiento de la burocracia y del Estado también.

El Imperio Romano vivía una parálisis enfrascada en el credo igualitario y el crecimiento masivo de las regulaciones y los impuestos.

Lo mismo ocurre hoy en día con el Imperio Romano actual, Occidente.

La última etapa de su etapa crepuscular viene marcada por un igualitarismo dramáticamente superior al de cualquier época precedente conocida, y por la destrucción de todos los cabos con el pasado tradicional.

Desde el punto de vista económico, el mejor indicador que hubo en Roma fue el hecho de que las monedas que en un principio fueron 100% de oro, pasaron a contener un 0% en el momento del colapso. Nadie quería entregar su oro a las autoridades. Lo único que iban a conseguir eran confiscaciones.

El ciclo terminó con confiscaciones que seguían a regulaciones y posteriores regulaciones que iban seguidas de más confiscaciones en un círculo creciente que terminó con la construcción de un Estado Romano final de corte Soviético.

En la actualidad, el mejor indicador económico del fin del sistema actual, es el spread del oro en el mercado de futuros. Es casi el último link que hay ya con el dinero de los dioses (el dinero de la propiedad privada, del orden natural y de la Tradición).

La mayoría del oro mundial permanece “escondido” y la tendencia se acelerará en el futuro hasta que vivamos en nuestras carnes el que posiblemente sea el momento final del Capitalismo: el día del Ultimo Contango del Comex.

Ese día podría fácilmente ser el primer día de la Era Socialista.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero