¿Es buen momento para invertir en Gamesa?

Gamesa es una de las empresas más populares de los últimos años del mercado continuo español, para bien y para mal.

Para bien, porque fue uno de los lanzamientos más sonados y con más expectativas de futuro en uno de los nuevos sectores mundiales con más futuro: el de las energías renovables y temas de medio ambiente.

Para mal, porque tan pronto como se cortaron los grifos de ayudas y demás programas de gasto gubernamentales, el precio de la empresa colapsó de manera catastrófica.

Como la gran mayoría de empresas del IBEX es una empresa que depende de los “negocios de palacio”, BOE, subvenciones, regulaciones y demás, y no tanto por su tecnología o innovaciones como puede pensar el ciudadano medio.

Poco después de su constitución Gamesa se convirtió en un líder mundial en la producción de energía eólica, poniendo a España a la cabeza de este sector. Con una perspectiva de futuro tan buena para el mismo y todo lo relacionado con las políticas verdes, parece que Gamesa era una apuesta ganadora.

Incluso a comienzos de la crisis del 2007, Gamesa se mantuvo cotizando en valores casi máximos durante bastante tiempo, mientras otros sectores empezaban a colapsar de manera irremediable. Todo parecía ser bueno para el futuro de la compañía. Innumerables inversores compraron acciones de esta empresa en vistas a un futuro muy prometedor.

Sin embargo, cuando llegó el momento más duro del mercado bajista global del 2008, el sueño se esfumó y el negocio de crédito y subvenciones de Gamesa se metió un batacazo monumental, resultando en una de las caídas más devastadoras del IBEX 35.

O sea, la cuestión es tan clara como lo siguiente: a falta de subvenciones o regulaciones el negocio de Gamesa no vale nada.

El caso de las subvenciones es obvio, para que ese tipo de negocios puedan competir con otras fuentes de energía, necesitan ingentes subvenciones.

De la misma manera, dichas grandes empresas de las energías renovables necesitan regulaciones cada vez más restrictivas que hagan más difícil todo tipo de competencia, sobre todo la de pequeña escala. Normativas en todos los niveles de la administración sobre la gestión y producción de energía “renovable” hacen imposible que puedan surgir competidores pequeños. Solo Gamesa y las empresas similares pueden cumplir con esas normativas. Qué curioso no.

Es más, si en el futuro transitamos a gobiernos de corte más corrupto y totalitario, por ejemplo un gobierno “verde”, podríamos ver como las regulaciones para las otras fuentes de energía reducen la competencia incluso más para Gamesa, con lo que el negocio ganaría “rentabilidad”.

Es por estas cosas que todo el asunto de las acciones de Gamesa u otras empresas del sector a largo plazo dependerán en buena parte del camino que tomen los gobiernos y estados en los principales países del mundo.

Como creo que los estados serán cada vez más “verdes” y “progres” en todos los sentidos, le doy un punto a favor al futuro de Gamesa.

 

Comprar acciones de Gamesa ahora 2015

 

En cuanto al momento actual, la empresa es una de las mejores del IBEX desde el final de la crisis española en el 2012, hasta el punto de haberse revalorizado más de un 1.000%, desde valores cercanos a 1 euro hasta los 13/14 actuales. Un auténtico pelotazo para el que invirtió en el 2012. No obstante, recordemos lo dicho, fue una de las peores acciones en el crash del 2008, habiendo caído más de un 95%.

 

Extrema volatilidad, tanto al alza como a la baja
Extrema volatilidad, tanto al alza como a la baja

Cortesía de Prorealtime

 

Sin duda, tenemos una de las acciones más volátiles del parqué español, tanto al alza como a la baja. Desde este punto de vista, es una acción atractiva para la realización de trading a corto y medio plazo. Pero ¿para invertir a largo plazo?

Como dije antes, el sesgo macro-político futuro tiene una tendencia a favorecer este tipo de empresas “crony”, así que no estaría de más considerar la misma de cara a una cartera diversificada de cara al futuro. Un valor en el que se buscaría crecimiento más que dividendos, obviamente.

El problema hoy en día, es la coyuntura económica en la que estamos, con cada vez mayor número de indicadores que nos indican que la Bolsa americana está en valores extremos de esos que se dan tres o cuatro veces cada siglo, y cuando los mismos se han dado, han sucedido grandes mercados bajistas. Mercados, que aunque “empiecen” en el mercado americano siempre afectan al resto del mundo, pues no olvidemos que un mercado bajista del IBEX no tiene por qué afectar al SP500, pero cuando este tose, el mundo tiembla, el IBEX incluido.

Además, tenemos la coyuntura nacional española, con un Estado que a pesar de la “recuperación” es incapaz de trabajar sin rodar déficits extremadamente superiores a aquellos previos a la crisis del 2007/8. Así que no hace falta pensar mucho para darse cuenta de que si España tuvo graves problemas para pagar lo que debía en 2011 y 2012, hasta el punto de recibir un “rescate suave”, los problemas que tendrá en el futuro próximo serán mucho mayores, ya que estos años ha aumentado exponencialmente la cantidad de dinero a deber. Si no puedes pagar lo que debes, ¿cómo vas a poder pagar más tarde cuando debas más?

Así que España, el principal país en las cuentas de Gamesa, está técnicamente quebrado. Quiebra que solo es cuestión de tiempo que aflore a la superficie.

Por otro lado, y hablando de la sobrevaloración del mercado podemos comprobar que Gamesa no es ajena al ciclo alcista de los últimos años, donde su PER ha pasado de valores bajos a valores altos. Obviamente, fue mejor invertir en 2012, con un PER cercano a 10 que ahora, con un PER más cerca de 40/50. Aunque no nos debemos dejar engañar por esos datos, porque en el 2009, el PER rondó el 15, mientras que la acción cayó otro 90% extra en los años siguientes (ya había caído más de un 60%).

PER aproximados de los años anteriores

20072008200920102011201220132014
33461718251043

Por lo tanto, e independientemente de lo que haga el precio en el “corto/medio” plazo (1), los riesgos para invertir a día de hoy son bastante evidentes, pero no solo para Gamesa, sino para el mercado general de acciones.

No obstante, y como dije antes, debido a las ventajas estratégicas de esta acción, podría ser un valor interesante en caso de que se diera un nuevo mercado bajista y la misma cotizara a precios bastante bajos, dándonos algo más de “valor” que a día de hoy.

  1. La acción bien podría subir a 20 o 25 euros antes del próximo mercado bajista. De hecho, la tendencia de medio plazo es tan fuertemente alcista que no sería nada descabellado. Como nombré antes, uno de los mejores valores para ir alcista en alguna estrategia de trading a corto plazo.