¿Es buena idea invertir en acciones de Iberdrola?

¿Comprar acciones de Iberdrola en 2015?

Recientemente el Departamento de Análisis de Bankinter publicó que Iberdrola es una de sus acciones favoritas para invertir.

Los bancos son especialistas en recomendar invertir en las fases alcistas de la economía, pero ¿qué es realmente invertir?

Nada más comenzar la recomendación, dicen que el precio objetivo es de 6,5€.

El día que hicieron la recomendación estaba a 5,90€ y a día de hoy está a 6,15€, por lo que parece que la “inversión” va bastante bien, camino a su objetivo de 6,5€.

El problema, es que no se debe recomendar “invertir” en una operación con vista a meses. Eso no es invertir. Invertir es adquirir un negocio o activo a largo plazo.

En mi modo de ver lo que ha hecho Bankinter es recomendar una posición de trading pura y dura. Una cosa es operar y especular en la bolsa y otra es invertir.

Esto lleva a engaño a mucha gente, más que nada, porque se ve por todos lados a gente animando a invertir constantemente y en todos los sectores, dando igual si la operación de esa “inversión” dura apenas unos días, y en casos minutos.

Viéndolo así, la recomendación de compra de Iberdrola es bastante buena desde un punto de vista del trading a corto plazo, swing o tendencial.

Nada que objetar ante ello.

Yo mismo puedo ver que Iberdrola se encuentra en un mercado alcista sin paliativos desde hace casi tres años.

Mi pensamiento como trader me dice que lo más inteligente es ir alcista en Iberdrola. También sé que hay que recoger beneficios en un momento dado. 6,5€ puede ser un buen nivel para una operación iniciada el 10 de marzo.

Con un stop ajustado, que pudo ser del 2 o 3% y con un objetivo del 10%, este parece que no fue una mala operación, de momento. Ya veremos si llega a 6,5 o no.

Invertir en Iberdrola

Eso es desde un punto de vista de trader. Alcista sin duda alguna. Sin necesidad de indicadores de ningún tipo. Si me apuran, solo con ver la evolución del precio en papel en los últimos dos años, es suficiente para ponerse a hacer trading alcista, más o menos como hacía Livermore.

También puede haber traders que se posicionen a la baja ya, en lo que es un estilo contrario puro. Pero esto es algo que no recomiendo a nadie realmente.

Ponerse corto en contra de una tendencia primaria alcista de acciones no suele ser buen negocio. No un negocio que pague a largo plazo.

Como dijo Hugh Hendry en una ocasión, ir en el lado corto del mercado es un negocio muy precario. Y eso que el tipo es un bajista de corazón.

Desde un punto de vista a medio plazo y como trader, yo no me pondría corto en esta acción a menos que rompiese por debajo de 5,3/5€. El cual podría ser un punto que nos estuviera indicando que podría haber un mercado bajista bien en el índice general o bien en la acción en particular.

Aunque normalmente, este es el tipo de acción que va siempre de la mano del índice general.

Esto es así, porque Iberdrola es una “empresa” casi totalmente estatalizada, la cual depende del Estado español, y de otros estados donde tiene inversiones, para su buen negocio. Y buen que va haciendo, como el resto de multinacionales con contactos en los despachos gubernamentales y pertenecientes a sectores delicados, como esta.

Comprar Iberdrola

Gráficos, cortesía de ProRealTime.com

Así, tenemos que los resultados de Iberdrola son excelentes, así como sus dividendos, cuestión por la cual muchos se animan a invertir en este valor. Algo contra lo que no tengo nada que objetar.

Además, se supone que la caída del precio del petróleo ha de ser un aliciente para las cuentas de la compañía.

Tampoco olvidemos de la supuesta recuperación de la economía española y su impacto positivo en las empresas nacionales, incluido Iberdrola.

Incluso se permitió la adquisición de UIL en los Estados Unidos, con el objetivo de expandir su negocio en ese país.

Parece que todo es bueno en Iberdrola.

Pero, es precisamente todo este entusiasmo y buenas noticias concernientes a esta compañía lo que me preocupa desde un punto de vista inversor, que no de trader.

Digamos, que al igual que el IBEX, las buenas noticias son tantas que ha habido una avalancha de inversores en la acción en los últimos meses, poniendo el precio de esta acción donde está ahora.

Con tantas buenas noticias y con tanta gente operando e invirtiendo en el lado alcista, yo personalmente no invertiría en esta empresa. No ahora mismo.

Más que nada porque no es buena idea invertir a largo plazo con el DAX, Nasdaq y SP500 en máximos históricos y sin sufrir un mercado bajista desde hace 3 años en el primero y seis en los siguientes.

¿Comprar acciones de Iberdrola a corto/medio plazo?

¿Invertir ahora mismo en Iberdrola a largo plazo?

No

En 2012 y 2013, quizá. Los que invirtieron en esos años tienen buenas ganancias a día de hoy. Un buen colchón para cuando venga un mercado bajista no tener que asustarse demasiado.

Lo contrario de alguien que compre en un pico y ve como su acción cae un 50%. En esos casos, comienzan las pesadillas.

No solo tenemos a las bolsas en una serie de años con subidas ininterrumpidas. Eso sería lo de menos si estuviéramos en 1985, con deudas estatales casi imperceptibles y con un mundo por delante.

Pero a día de hoy, España presenta un balance financiero deplorable. El país es un muerto viviente que depende de la asistencia financiera (dirigida) del BCE para seguir respirando.

Si Iberdrola paga un dividendo positivo, El Estado español “paga” un dividendo negativo, es decir, se sigue endeudando cuando está más endeudado que nunca.

Solo es cuestión de tiempo de que estalle, y cuando lo haga se llevará a todo el IBEX con él, pues en cierto modo el IBEX y el Estado son lo mismo, aunque no lo parezca a primera vista. Se supone que el IBEX está compuesto por empresas privadas, pero de privado no tienen mucho, al menos en su gestión.

Si luego de la próxima crisis surge un Gobierno con mayoría absoluta de Podemos, por ejemplo, el riesgo de expropiación es muy grande en estos sectores. Aunque yo me inclino más que lo que harán es una regulación draconiana del sector, de tal modo que la empresa sea del Estado, pero sin serlo, más o menos como ahora, pero aún más evidente.

De esa manera, esas empresas de sectores “delicados” pasarían a ser “funcionarios” del Estado en un panorama dantesco, con el resto de la economía privada más o menos genuina saltando por los aires y sobreviviendo en las alcantarillas.

Pero esto no es sino una especulación a la que no hay que hacer mucho caso.

De todos modos, vuelvo a repetir, este valor, junto con muchos otros, ahora mismo, y desde hace meses y años, son apuestas al alza en el corto plazo, sin duda. Pero el corto plazo nunca es seguro, al contrario que el largo, supuestamente.

Se me hace muy difícil ver acciones para invertir a largo plazo en España en estos momentos, e Iberdrola no es una excepción.