¿Es buena idea invertir en Viscofan en 2015?

Viscofan es una de mis empresas favoritas del IBEX 35, pero no me refiero al punto de vista inversor de análisis fundamental o técnico típico, sino desde un punto de vista, por decirlo así, filosófico.

¿Y por qué digo esto?

Básicamente, porque el IBEX es una de las principales bolsas del mundo en la que las empresas representadas están más estatalizadas. Es decir, la mayor parte del IBEX, exceptuando Viscofan, Inditex y poco más son empresas que trabajan de manera muy relacionada con el Estado, siendo en la mayoría de los casos, apéndices del mismo, aunque de cara a la galería puedan parecer como empresas privadas.

Sí, son privadas. Puedes comprar acciones de Telefónica, el Santander y Repsol, pero las mismas no dependen ya de su buen hacer como empresas genuinamente privadas, sino, casi en su totalidad, de sus relaciones con los gobiernos de turno. Aunque esta dinámica va a seguir aumentando con el tiempo hasta engullir a todos los sectores.

Viscofan no es que no tenga relaciones con los gobiernos, o regulaciones que cumplir. Las tiene, y muchas, y cada vez mayores. Pero, en cierto modo, es una empresa que tiene que competir en un mercado más real: los mercados de la industria alimentaria internacional.

A diferencia del Santander o el BBVA, Viscofan no cuenta con el aval del gobierno español detrás, y del BCE detrás de este último. Viscofan tiene que preocuparse un poco más por hacer las cosas a la antigua usanza de empresa privada capitalista: mediante una gestión decente.

Y eso es lo que, probablemente ha hecho destacar a esta empresa navarra de productos cárnicos, líder mundial en su sector.

Para una empresa española líder mundial en un sector industrial – aunque sea un nicho pequeño – deberíamos estar orgullosos. Más, teniendo en cuenta que en los últimos 20 años la tendencia ha sido desindustrializar totalmente el país y construir un infierno regulatorio con ejércitos innumerables de funcionarios y políticos autonómicos. Vamos, una economía de servicios y burócrata. Ante tamaña marea, esta gente de Viscofan podemos considerarlos unos héroes.

Como debemos saber, Viscofan se ocupa de la fabricación de tripas de celulosa, de colágeno, fibrosa, plástico y maquinaria relacionada con sus productos. Vamos, la que hace los las envolturas de los embutidos plastificados, entre otras cosas.

 

Análisis fundamental de Viscofan en 2015

 

No soy un amante del análisis fundamental clásico y todos sus ratios de los cuales los analistas profesionales no paran de hablar. No confío demasiado en los análisis fundamentales basados en cifras que tenemos que dar por buenas, y menos compararlos con otras empresas.

Pero vamos a mirar por encima las principales cifras de esta empresa.

El beneficio bruto de explotación (EBITDA) ha estado subiendo a una relación similar a la de la cifra de negocios. Nada raro ahí. Buen y constante crecimiento de las ventas de la empresa, que eran de 633,7 millones en 2010 y de 765,3 en 2013.

El margen EBIT (ganancias antes de impuestos e intereses) ha estado rondando entre 17% y 18,6% de los años 2010 al 2013. Todo parece correcto y estable.

La deuda neta es incluso menor ahora que en el 2008, cuando era de 121,81 millones, por 91,60 del 2014.

Así que tampoco se ve nada raro por aquí.

Sin embargo, el EV/Ebitda sí que ha crecido desde el 2008, desde el 7,40, al 11,57 del 2014. Si bien, hay que reconocer que el 2008 era un año excepcional, donde las acciones buenas estuvieron bastante baratas. En aquellos años de 2008 y 2009, Viscofan tenía un PER aproximado de 12. Desde luego, fue un buen momento para comprar.

El PER lógicamente ha aumentado desde el 2008/2009, siendo ahora casi el doble que en aquellos años, lo que nos va diciendo que, en cierto modo, Viscofan o la bolsa, pueden estar “caras”. Pero nunca debemos fiarnos de estas cosas. Aunque sí debemos “fiarnos” del hecho de que cuantos más años ha subido una bolsa, más cerca está el mercado bajista. Y normalmente estos suelen ser precedidos de PER “altos”.

 

Análisis técnico de Viscofan y conclusión

 

Al igual que con el análisis fundamental tampoco me gusta el análisis técnico clásico de analizar gráficos con 80 líneas y veinte indicadores. Y mucho menos me gusta analizar el ruido del gráfico intradía o de las últimas sesiones.

La mejor manera de ver una acción, tanto para invertir como para hacer trading es mirando su comportamiento a largo plazo.

En este caso, el gráfico a largo plazo de Viscofan nos ofrece la clave de una de las mejores acciones de los últimos años de la bolsa española.

 

Preciosas rupturas de largo plazo
Preciosas rupturas de largo plazo

 

A este respecto, hay dos puntos clave a analizar en el histórico del precio de Viscofan, que valen más que mil análisis fundamentales: la ruptura de máximos históricos y del 2007, en los años siguientes.

Esta fue una de las pocas empresas del IBEX – la mayoría cotizan por debajo del 2007 – que rompió sus máximo del 2007 dos años más tarde. Fue ese momento, y no ningún otro, el más idóneo para dar una señal de compra, no solo de trading, sino de inversión.

Aquí no nos interesan los datos fundamentales de cifras que tiene todo el mundo, que pueden ser verdad o no. Aquí lo que interesa es que, por alguna razón, manos fuertes están comprando una acción de manera constante y sonante, hasta hacerla pulverizar los máximos del último gran mercado bajista en poco tiempo.

Mejor aún. Lo que nos enseña este gráfico, es que en los últimos 10 años, esta ha sido una acción que se ha comportado mucho mejor que el IBEX en todos el mercado bajistas de este. Y cuando se recuperó, siempre fue por delante del anterior, y de la mayoría de sus valores.

Son acciones así, las que deberían llamar nuestra atención. Casos parecidos, tenemos en Inditex y Apple, las cuales estaban rompiendo nuevos máximos poco después del 2009. No hacen falta análisis profesionales y fundamentales para darse cuenta de que esa acción es un “buy” como una casa.

 

Cortesía de Prorealtime

 

Lo mismo se puede decir de otro acontecimiento importante, el cual fue la ruptura del máximo histórico de 1998, el cual se produjo en el 2010, superando el mismo sin despeinarse, y eso que ya ese año comenzaron los serios problemas de Grecia y los recortes de Zapatero. Fuerza de subida en medio de crisis. El valor perfecto.

Estos últimos años, ha seguido subiendo de manera vertiginosa, hasta llegar a día de hoy cotizando en los cielos y subiendo más, incluso que el DAX, el gran triunfador de la caída del euro reciente.

La fortaleza a día de hoy es espectacular. Todos los que han intentado ir cortos los últimos meses han sido derrotados sin piedad. La verdad, no es una acción en la que sea demasiado inteligente ponerse corto, ni para trading, ni para especulación. Viendo como cotiza, parece que su mercado bajista, aún ha de esperar.

Ahora bien. Desde un punto de vista de valoración personal, es posible que estemos llegando ya a un agotamiento del movimiento principal y lo más normal es que tarde o temprano se produzca un mercado bajista, y no me refiero a Viscofan, sino a todas las bolsas del mundo.

Hemos tenido ya seis años sin recesión en los Estados Unidos, y varios años de mercado alcista seguido en Europa, donde parece que el único riesgo es la salida de Grecia. Cuando en realidad, Europa tiene severos nubarrones a la vista, por culpa precisamente del problema que va a tener con España, una economía y sociedad que no va a ser capaz de deber lo que paga. Así que solo es cuestión de tiempo, que el actual mercado alcista se tropiece con la realidad de la deuda y la improductividad de España, país de burócratas, servicios y pensionistas, es decir: de papel.

En este sentido, tenemos que agradecer a Viscofan, como dije antes, una de las pocas empresas industriales genuinas que quedan en el país. Y aún así, un “enano” en el IBEX, donde los grandes colosos, son eso: colosos de papel.

Ya veremos cómo se comporta Viscofan en el siguiente gran mercado bajista.

Desde un punto de vista macroeconómico, geopolítico y personal, creo que nos adentramos en años donde las regulaciones gubernamentales van a ir creciendo de manera dramática.

El ejemplo de Venezuela y sus políticas socialistas radicales, como los controles de precios, es probable que nos esté enseñando el camino que va a transitar parte del mundo en los próximos años y décadas.

Desde ese punto de vista inversor a largo plazo, habrá que ver como se comportaría Viscofan ante una serie de nacionalizaciones en los sectores alimenticios de algunos países, y posibles controles de precios.

Ya sabemos, que en un escenario de gobiernos radicales como el de Venezuela, las empresas de alimentación, o bien son nacionalizadas o se les “marcan” los precios.

De todos modos, esto no son sino especulaciones a largo plazo. Para que se den las condiciones para las mismas, aún tendríamos que experimentar un escenario muy duro en Europa. El tipo de escenario que hace que las masas se entreguen a los brazos de sueños totalitarios.

Espero que tanto España como Viscofan puedan evitar transitar por algo así.