¿Es la austeridad la causante de que siga la crisis?

El mundo actual se caracteriza por una especie de inversión de las cosas, aunque lo es de tal manera que parece que, en realidad, la gran mayoría de la sociedad participa de la misma sin darse cuenta.

En algún modo estamos en la Era de la mentira, la cual parece que crece más y más a medida que aumenta el materialismo en el mundo.

Esto es algo que además, se molestan en mostrarnos desde los anuncios, películas o cualquier medio de comunicación, de una manera abierta, aunque haya que “leer” entre líneas.

Por ejemplo, veamos una de las maneras en la que nos dicen que el mundo está ya casi de vuelta al revés en un famoso – y siniestro – anuncio de mophie, el cual nos enseña curiosas imágenes del mundo vuelto al revés, las cuales culminan (minuto 0:37) con un perro ejerciendo de amo y su dueño arrastrándose como un can.

Esto no es otra cosa que un mensaje subliminal de que estamos en el mundo al revés, a pesar de las apariencias de orden y avance que hay en todo el mundo “avanzado”, valga la redundancia.

La austeridad y la inversión de los valores

Lo mismo se puede decir del término austeridad, el cual ha adquirido un valor, diríamos, religioso, y ante cuya mención la gente se indigna por ser la (supuesta) causa de esta crisis, entre otras cosas como algunos políticos y banqueros corruptos.

La austeridad de hoy viene en forma de pequeños recortes habidos en las cuentas de las administraciones públicas de los países avanzados en los últimos años.

Según el ciudadano medio de cualquier ciudad europea, la austeridad es mala.

Por lo tanto, se entiende que el contrario de la austeridad, o sea, el gastar por encima de las posibilidades ha de ser bueno.

Aquí ya vemos la primera inversión de las ideas que tiene la gente.

En la antigüedad se entendía que cuando había serios problemas, había que prepararse para un duro “invierno”, no salir, ahorrar y no “gastar”.

Es decir, practicar una austeridad espartana genuina.

Hoy en día no. Ante una gran crisis económica y monetaria, el pueblo, y muchos líderes de los que eligen, piensan que lo mejor para pasar un bache es gastar más, es decir, no ser austero, despilfarrar, vamos.

Como han cambiado las cosas en tan poco tiempo.

El pueblo se queja de la “austeridad” porque en ciertos años ha habido recortes en algunos programas públicos estatales y regionales (1).

La cosa funciona más o menos así:

  1. El gobierno recorta un programa de inversión en carreteras estatales por valor de 1.000 millones de euros.
  2. La gente, o más bien, aquellos que dependen del Estado, o sea la gran mayoría de la población, se quejan amargamente de esta maldita austeridad.
  3. Mientras tanto, el gasto en pensiones ha subido 2.000 millones de euros extra este año. Pero no solo eso, el gobierno de Cataluña aprovecha para abrir dos embajadas más en el extranjero.

Como vemos, el hecho de que haya habido austeridad en un programa no quiere decir que haya habido una austeridad en el conjunto de la economía.

En realidad, el Estado ha gastado más que antes, pues los “programas” y “derechos” nuevos, van superando a los anteriores con diferencia.

Pero para la gente, cualquier “recorte” en un programa equivale a una maldita austeridad que es la que está acabando con la “prosperidad”.

De ahí que el panorama sociológico general es que la “austeridad” es mala.

La mayoría de la gente solo concibe que el Estado no recorte nada y que siga su marcha imparable al Estado total. “Afortunadamente” para aquellos que quieren cada vez más Estado, acabarán por tener más Estado.

Que tengan paciencia, que así será, después de todo.

La realidad, la tozuda y verdadera realidad es que en los últimos años no ha habido austeridad en prácticamente ningún país del mundo, ni siquiera Grecia.

La austeridad de los PIGS

Cuando la crisis empezó en el 2008, Grecia tenía una deuda pública que representaba el 106,1% del PIB. Ocho años más tarde, la misma es de un 177,1%, más de un 60% de subida de la misma. No parece haber mucha austeridad ahí.

Sin embargo, el dato que mejor nos indica que el Estado es inmensamente mayor ahora que en el 2008 en Grecia es el del gasto del gobierno sobre el PIB.

[cta id="8984" vid="0"]

 

No solo el Estado gasta más que antes, sino que para ello encima se endeuda
No solo el Estado gasta más que antes, sino que para ello encima se endeuda
Como sigan así, en un par de décadas tendrán un ratio del 100%, como Corea del Norte
Como sigan así, en un par de décadas tendrán un ratio del 100%, como Corea del Norte

 

En el año 2007, el mismo era del 45,4%, mientras que ocho años después, es de un 59,2% de la economía griega. Nada menos que un aumento del 30,3% de “austeridad”, que en realidad quiere decir que el Estado es ahora el 59,2% de la economía griega, y mucho más grande que en el 2007.

¿De verdad parece que el Estado griego ha sido austero estos últimos años?

¿Qué es lo que quiere la gente que está en contra de la “austeridad”? ¿Qué el Estado gaste el 100% del PIB? O sea que según esas ideas, Corea del Norte o Cuba habrían llegado a la solución de la crisis hace años ya.

La realidad, la oscura realidad, es que es precisamente el hecho de que el Estado es mayor que antes, es decir, que gasta más que antes, que Grecia y los demás países europeos están en la Depresión que están.

Para que Grecia saliese de esa Depresión con un nivel de vida decente, el gasto del Estado con respecto al PIB debería recortarse no hasta un 45,4% como en 2007, sino mucho más abajo, hasta un 20 o 30% a lo sumo, para que los griegos volvieran a tener un “futuro” aceptable.

Pero claro, eso querría decir, grandísimos recortes en el Estado griego que nadie está dispuesto a aceptar. Nadie que cobre del Estado griego. Es decir, la gran mayoría de la población griega (y europea). Con esta premisa, podemos estar seguros de que eso no va a pasar.

El recorte además, tendría que venir también por el lado regulatorio, el cual habría de ser recortado en un 90% y eliminar básicamente la gran mayoría de las administraciones paralelas y locales.

Pero no, lo que quieren los griegos es seguir manteniendo un gran Estado, sueldos de funcionarios europeos y no pagar la deuda.

Eso es, evidentemente, imposible.

Ni aunque Alemania “pague”, pues si al final Alemania “paga”, es la misma Alemania la que se va por el retrete, y con ella el resto. Así que en realidad, da igual lo que hagan, que Europa está absoluta y totalmente quebrada.

Austeridad europea

La situación es la misma en Grecia que en Italia, España, Francia, o cualquier otro país que haya introducido medidas de “austeridad” los últimos siete años.

 

La tendencia alcista de la deuda es la misma en todo Occidente
La tendencia alcista de la deuda es la misma en todo Occidente

Italia recortes

 

De hecho, todos, unos más y otros menos, han introducido algunos recortes en algunos programas. Lo que pasa, y al igual que el caso griego, el aumento en gastos de pensiones, gastos sociales de todo tipo, y mayor dificultada para hacer negocios en las pymes (por más regulaciones), son cosas comunes en todos esos países, y en general en todo el mundo desarrollado.

Austeridad española

El caso de España, nos enseña claramente, como el Estado es mayor ahora que en el año 2007, gastando un 44,3%, por un 38,4% en aquel año.

 

España recortes

austeridad España

 

Es decir, que en los últimos siete años el sector privado – sobre todo el de las pymes y pequeñas empresas – se redujo de manera fuertísima (2), mientras que el Estado ha pasado a representar un 20% más en su peso de la economía.

¿Qué sector ha estado en modo de austeridad real los últimos años?

¿El Estado, que hoy en día tiene a más gente dependiente que en el año 2007 o el sector privado, que hoy día emplea a mucha menos gente?

Bueno, pues según los defensores de lo “público”, la solución de la crisis pasa por acabar con la austeridad, encerrar a los corruptos y aumentar más aún el tamaño del Estado.

O sea, que muchos de los partidos que van contra el sistema, simplemente pretenden aumentar más aún la relación de la tendencia de los últimos años.

Desde un punto de vista de inversió o trading eso es seguir la tendencia, o sea al “sistema” no oponerse a él.

¿Cómo es que aumentando el Estado vamos a cambiar de sistema si los últimos siete (y cuarenta años) hemos estado aumentando el Estado casi todos los años?

¿No es eso una incoherencia?

¿No es eso describir la realidad al revés?

¿No es eso confundir causas con consecuencias?

Al igual que en el anuncio de Mophie, parece ser que las mascotas acabarán por dominar a los amos, y que la mentira acabará por dominar a la verdad.

La mala noticia para los adoradores de “lo público” es que dicha tendencia tiene un límite irresoluble.

Cuando la mentira haya dominado por completo a la verdad, o cuando lo público se haya hecho con la totalidad de lo privado, habrá una especie de imposibilidad metafísica, que de una u otra manera se tendrá que resolver también en el plano físico.

Cuando el parásito termina con toda la energía de la víctima, el movimiento se “para”.

 

  1. Mientras que por otro lado, el resto de programas estatales han seguido creciendo de una manera exponencial.
  2. Lo de las pequeñas empresas y trabajadores privados sí es austeridad real, con muchos sectores casi “desaparecidos” y millones de trabajadores en paro y sin ayudas o prospecto de conseguirlas en un futuro próximo.

Gráficos cortesía de tradingeconomics

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero