¿Escuelas de day trading o de calor?

Hace unos días un amigo me envió una foto sobre un seminario de day trading que se va a dar en una ciudad de provincia española.

Mi amigo me envió la foto de un anuncio que encontró en algún lugar de la red.

En ese seminario o “curso gratuito” los asistentes tendrán la “suerte” de poder aprender las técnicas de trading de los gurúes en cuestión, los cuáles incluso hablan de formación gratuita pero eso sí, con la carpeta de los cursos de pago bajo el brazo.

Al ver este tema de esta escuela de trading no he podido evitar acordarme de la canción de Radio Futura “Escuela de calor”, sin duda uno de los mejores videoclips de la historia del pop español.

No sé por qué, pero creo que en el fondo la canción habla como si estuviera refiriéndose a este asunto de las escuelas de day trading, o cualquier otra escuela de gurúes donde prometen el oro y el moro.

Es decir, la “escuela de calor” de los Auserón vendría a ser una  advertencia a que hoy en día estamos rodeados de este tipo de escuelas en todos los ámbitos, incluido el trading, como no.

Escuelas que al final lo único de que tratan es sobre cómo poder engañar a las criaturas más inocentes, como las dos chicas del vídeoclip.

La letra de la canción casi no deja lugar a dudas.

“Hay tribus ocultas cerca del río, esperando que caiga la noche. Hace falta valor, hace falta valor”.

¿Adivinas quienes son esas tribus escondidas?

Escondidas bajo mantos de innumerables trampas,  y nada mejor que la “noche” para ir a “cazar”, pues en la “oscuridad” en la que estamos, rodeados de tantos anuncios pomposos, es cuando es más fácil cazar a las víctimas, así como los búhos hacen su trabajo en la noche.

“Sé lo que tengo que hacer para conseguir que tú estés loco por mí”

Los gurúes del day trading también saben lo que tienen que hacer

La mejor manera para vender es prometer el Santo Grial.

¿Cuál es el Santo Grial de los que buscan en el mundo del trading?

Pues el poder ser libre y “trabajar” solo una hora al día negociando futuros.

“Vas por ahí sin prestar atención y cae sobre ti una maldición”

¿Cuántos de los que compran esos cursos que prometen el cielo del day trading intentan ver de verdad qué hay detrás de los mismos?

Sí, operando los futuros del S&P500 como un profesional y molestándome en dar seminarios por todo el mundo para “enseñar” a otros mi método.

Claro, tiene todo el sentido del mundo.

Ironic mode off.

En fin

“No des un mal paso, no des un mal paso. Eso es una escuela de calor”

En serio, los Auserón no pudieron advertirlo más veces.

Si acabas en las escuelas de calor acabarás quemado, como en el infierno.

Aunque, ¿eh?

El infierno no existe.

Esas son cosas de retrógrados religiosos.

El mundo es bueno. No hay mentiras, o mejor dicho, las mentiras no importan.

Pero a algunas sí que les importan.

Porque de ellas dependen del éxito de sus “escuelas de calor de trading”.

Y casi terminando la canción nos brindaron otra joyita:

“Deja que me acerque, deja que me acerque a ti. Quiero vivir del aire. Quiero salir de aquí”

Vivir del trading o vivir del aire.

Eh ahí la cuestión.

Los que de verdad creen estas tramas de escuelas de trading creen que los que las dan viven del trading.

Bien, unos meses después de haberlas atendido se dieron, dan y darán cuenta de que a lo que se dedicaban esos “maestros” era a vivir del aire.

Estas promesas de las escuelas de trading “caluroso” son las de siempre. Las que todos ya conocemos.

La verdad que no conozco ninguna canción que nos de tantos mensajes subliminales de lo que es vivir en un mundo rodeado de escuelas de vende humos.

En fin, aunque no creo que aprendas mucho day trading de utilidad al atender este tipo de cursos, sí que vas a aprender algo que quizá uses en el futuro: cómo funcionan estas “escuelas de calor”.

“Hace falta valor”

Sí, desde luego hace falta mucho, pero en el mundo del trading, si hay algo que sobra es la valentía.

Saludos y buen trading

Deja un comentario