España, el país occidental más avanzado en vigilancia a lo 1984

Hoy Martin Armstrong ha publicado otro interesante artículo sobre, nada más ni nada menos que, España, nuestro gran país, el cual se supone que está fuera de las miras de los mercados y en plena recuperación económica. Aunque si a recuperación llaman a una economía con más del 20% de paro oficial, y más del 50% juvenil, ¿qué no ocurrirá cuando llegue la próxima recesión? ¿Qué será? 40% de paro y 80% de paro juvenil? ¿Quién sabe? Todo es posible.

 

El Gran Hermano te vigila en España, cada vez más
El Gran Hermano te vigila en España, cada vez más

Cortesía de OpenClipartVectors, pixabay

 

El hecho es que Armstrong compara a España como uno de los primeros, si no el primero, país orwelliano de Occidente, es decir, el país democrático avanzado que más ha “avanzado”, valga la redundancia, en la imposición de leyes y medidas totalitarias, sobre todo en la coartación de la libertad de expresión, o sea que somos líderes en la consecución del sueño utópico de “1984”

Cómo no, nada como vivir en España para entender perfectamente eso, y darse cuenta de que en este país, a no ser que seas el Estado o una multinacional, casi no tienes permiso ni para ir al baño.

Como bien dice Armstrong en su artículo, poca diferencia hay ya en lo que vemos en España y un Estado comunista.

Vamos a numerar algunas de las leyes que nombra:

  1. Cualquier fotografía de personal de seguridad que sea compartida en redes sociales puede ser causa de una multa de hasta 30.000 EUR.
  2. Comunicaciones en las redes sociales sobre protestas o lugares donde estas pueden tener lugar, puede ser considerado como un acto “terrorista”, con las consecuencias que ello acarrea.
  3. Temas “conspiranoicos tipo “Snowden” pueden ser definidos como actos de terrorismo.
  4. (Esta si es buena) Si se visitan webs “terroristas”, incluso aunque sea por motivos de investigación, puede ser interpretado como un acto de terrorismo.
  5. Cuidado con las bromas relacionadas con la corona. Aunque no creo que la corona dure mucho más, después de todo. Esto será sustituido por la nueva “corona”, gran líder o muevo “Mesías”, cuando este sea impuesto.
  6. Protestas fuera del Parlamento están prohibidas pudiendo sufrir multas de 601 a 30.000 EUR.
  7. Se podrá multar por ofrecer faltas de “respeto” a las autoridades. Esta también es buena.
  8. Cualquier escrito público, inlcuidos los blogs por supuesto, que suponga una “alteración de la paz”, puede considerarse como un acto criminal.
  9. Aunque no lo dijera Armstrong, pero ya sabemos bien en España, el hacer links de noticias de medios nacionales puede ser ilegal, pues hay que pagar la famosa tasa Google, que en realidad no era para Google, sino para intentar crear un oligopolio en internet para que al final solo pudieran publicar las grandes multinacionales; cosa que terminarán por conseguir tarde o temprano.

Y buena parte de estas medidas bajo el mandato de un gobierno que es supuestamente de derechas, o sea, protector y defensor de los derechos de propiedad privada y de la libertad individual. Madre mía como está el patio. ¿Qué no harán cuando tengamos un gobierno radical de corte socialista en el gobierno como Podemos?

Desgraciadamente, y aunque joda decirlo, la tendencia es hacia un modelo totalitario cada vez más restrictivo. Un modelo en el que solo podrán sobrevivir como actores económicos relevantes el Estado, sus apéndices y las grandes multinacionales, junto con alguna gran empresa nacional que pase por el aro.

El resto de actores, es decir, todos, o la gran mayoría de autónomos, pequeñas y medianas empresas y las grandes empresas, acabarán por sucumbir ante el peso de las cadenas de la burocracia, que de una u otra manera terminarán con la libertad individual en España, al menos para esos grupos. Podrás mantener tu “libertad” dentro del Estado o la multinacional; es decir, calladito y sin rechistar.

Desgraciadamente, una parte significativa de las masas habla de los regímenes de corte marxista como modelos de libertad y democracia (sic).

Como todo el mundo sabe, las peores dictaduras de la tierra, es decir, las comunistas, gustan de llamarse democráticas, como la República Popular Democrática de Corea (sic). Pero, salvo cuatro fanáticos del Partido Comunista Español, Podemos o Izquierda Unida, todo el mundo sabe que Corea del Norte y una democracia son como el día a la noche, o el menos al más. Hace gracia como se hacen llamar estas gentes.

Pues bien, si vamos por este camino acabaremos en un modelo similar, posiblemente con alguna que otra multinacional prestado algún servicio “esencial” y con el resto del Estado en manos del pueblo. Aunque luego veremos que pasarán cosas como estas (eso si nos enteramos en la oscuridad informativa que habrá en una dictadura así):

La historia de Cheol-woong, interrogado por tocar una melodía prohibida, que era nada más y nada menos, una canción de Richard Clayderman; que se supone que al ser música occidental es muy peligrosa.

El pianista huyó más tarde de Corea del Norte como pudo, y recordó que solo el pertenecer a una familia poderosa le hizo escapar de un castigo más duro. Tuvo que escribir un trabajo de 10 páginas de disculpa o algo así (sic). Otros no tan afortunados, podrían haber terminado fusilados con un cañon antiaéreo.

Lo trágico del asunto es que cuando el tipo tocaba la canción con el piano, el chivatazo vino de alguien que paseaba por la calle e identificó la canción como subversiva, yendo más tarde a denunciar a un departamento del gobierno. Vamos, igualito que la Rumanía de Ceaucescu, donde un porcentaje muy elevado de la población eran “espías” del Estado, incluidos niños.

¿Veremos algún día ese tipo de locuras en España?

¿Quién sabe? Aunque la gente no piense en eso, o lo vea como muy lejano, está más cerca de lo que creen.

El mundo de Orwell no está tan lejos como pensamos.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero