¿Es este el momento adecuado de Comprar Ripple?

¿Estás pensando en comprar o invertir en Ripple?

Bueno, teniendo en cuenta el gráfico de los últimos años no me extrañaría porque hasta yo me decidí en su momento a hacer operaciones especulativas con este activo.

La cosa parecía bastante clara.

Como ya saben los que han leído este blog alguna vez, una de las cosas más importantes en el trading y la especulación es seguir la tendencia.

En el caso de Ripple tenemos una tendencia bastante clara, para la cual no nos hacen falta doscientos indicadores. La cosa está bastante clara. Tampoco hace falta estudiar máster en la NASA o cosas de esas. Solo hace falta ponerle un poco de valor y comprar esta criptomoneda.

Hace unos meses compré posiciones de Ripple en 0.26, en un momento que me parecía bueno en el mercado, pues la cotización había corregido fuertemente desde sus máximos anteriores cerca de 0.45.

compra ripple
Si te fijas el mercado de hace un año es similar a lo que ha ocurrido las últimas semanas

Una lástima no haberme dado cuenta antes y haber comprado en la anterior fase expansiva que multiplicó el precio por más de 100 en cuestión de meses, hasta alcanzar ese valor.

Con un panorama de esa manera, con la psicología de masas increíblemente alcista en el mercado de criptomonedas en general, me pareció una buena idea comprar en medio de la corrección, aunque por problemas de timing no pude comprar a un precio más adecuado, como cuando el valor estuvo tocando los 0,15 dólares, y tuve que hacerlo al precio más caro de 0,26.

La tendencia y el panorama a largo plazo estaban a favor de la decisión, y así fue.

Finalmente se cumplió lo que había más o menos predicho, y en cosa de un par de meses más, vino la siguiente fase expansiva de Ripple, que llevó el precio a los 3,2 dólares.

En mi caso he de reconocer que fui un poco cobarde y vendí Ripple en 1.24, con un buen beneficio, todo hay que decirlo, que multiplicó mi “inversión” casi por 5.

La verdad es que en el momento inicial me había marcado un ratio de beneficio perdida de algo más, de en torno 8 a 1, al menos; pero he de reconocer que cuando el precio estaba en esos valores de 1 y algo, decidí recoger beneficios e irme “tranquilo” a la cama.

En esos momentos en los que Ripple rompió de manera dramática por encima de los 0,30 dólares hasta los 3, el mercado criptomoneda estuvo en plena ebullición, atrayendo cada día masas increíbles de gente que empezaron a meter su dinero en este y otros activos, con el problema que eso conlleva, con esa gente comprando cuando el valor estaba en 2 y 3 dólares,  viendo como pocas semanas después habían perdido la mitad o incluso tres cuartos de su dinero, ante lo cual seguro que muchos vendieron con pánico en el cuerpo, intentando salvar “algo”.

Como ya deberíamos saber, esos son los peores momentos para vender, y seguro que algunos de los mejores para comprar.

En el caso de Ripple estamos hablando de una de las 4 o 5 criptomonedas más populares del mercado, con lo que deberíamos esperar unas buenas condiciones de trading o inversión, pero el caso es que este es un mercado tan volátil y dramático que los spreads que encontramos en casi todos los brokers o casas deintercambio son bastante grandes.

Es decir, que en muchos brokers no te merecerá la pena hacer operaciones con vista a un trading más ajustado, como sí puedes hacerlo con otros instrumentos como los futuros o incluso los CFDs del DAX o del SP500, debido a que el spread y volumen de esos instrumentos permite que hagamos posiciones de scalping mucho más ajustadas, con apenas unas décimas porcentuales del activo.

En el caso de Ripple, y en particular el broker de CFDs que usé, tuve que recurrir a otro tipo de estrategia de trading.

Aquí hice algo parecido a lo que André Kostolany llamaba especulación, ya que en esta operación no utilice stop loss per se, ya que dicho stop loss era la pérdida completa de la posición.

Lo que hice fue realizar una operación en la que vi un potencial de ganancia/pérdida bastante bueno, en la que podía perder el 100% de capital dedicado a esa operación, pero podía ganar hasta un 1.000% en caso de que saliera bien. Vamos, lo que es una situación perfecta para cualquier trader o apostador.

Por esto no entiendas que me estaba jugando el 100% del capital del que dispongo.

Ni mucho menos.

Lo que quiero decir es que me jugué, algo así como el 1% de mi cartera, y en caso de perder, perdería el 100% de ese 1%, y en caso de ganar, ganaría entre el 5% y el 10% de la misma.

El resultado fue que gané un 5% de mi cartera con esta operación, y por eso podemos considerarla una operación especulativa exitosa.

Pero bueno, eso fue el pasado.

Ahora vamos a ver qué podemos hacer con el futuro.

Pero antes de continuar, vamos a ver por encima de qué trata esto del Ripple, porque yo como trader, cuando compré la primera vez no sabía de qué iba.

¿Qué es el Ripple?

Pues bien, Ripple es, obviamente, otra de las criptomonedas del mercado, que usa tecnología blockchain y que presume de que permite realizar transacciones financieras mucho más rápido que Bitcoin, la cual es acusada de que es muy “lenta”.

El proyecto de Ripple viene desde bastante atrás, allá por el 2004, cuando Ryan Fugger creó la idea del sistema de pago descentralizado RipplePay.

La diferencia con el Bitcoin, es que con Ripple no hace falta minería sino que las transacciones han de ser verificadas por los miembros de la red por “consenso”.

¿Qué quiere decir esto?

Pues mira, sinceramente no tengo ni idea, y al igual que con el tema de la “minería” de Bitcoin, me parece un asunto casi de corte “esotérico”.

Por ejemplo, esto del consenso suena un tanto extraño.

¿Consenso de quién?

¿Quiere decir que si uno de los miembros de esa “red” no está de acuerdo no habría transacción?

Porque si llevamos la frase a su significado literal significaría algo así, pero evidentemente esto tiene que tener algo más de complejidad, y al final ese “consenso” será algo diferente.

De cualquier manera desde un punto de vista del trading y la inversión eso no nos interesa tanto, y más bien nos interesa el hecho de que estamos ante un activo muy caliente y que sube mucho en los mercados. Si su sistema funciona con consenso o no, eso es lo de menos.

Por ejemplo, desde un punto de vista de los mercados, nos interesa mucho más que esta moneda virtual sea una de las más exitosas de los últimos meses y eso quiere decir que estamos ante uno de los activos calientes del momento.

Un detalle muy importante es que es considerada la divisa virtual de los bancos, con entidades financieras tales como BBVA, el Santander, o la asiática SBI Holdings han mostrado apoyo o incluso inversión directa en el proyecto.

Incluso tiene el apoyo de otros gigantes como Google Ventures, que ha invertido una gran cantidad de dinero en el proyecto.

El objetivo de Ripple es crear una especie de sistema de pagos digitales mundial, que elimine todas las comisiones de los diferentes intermediarios tales como bancos, tarjetas o servicios tales como Paypal o Skrill.

Pero a diferencia de otras criptodivisas como Bitcoin, no pretende tanto hacerse con el control total del mercado de divisas mundial, sino de ser la “divisa virtual” que todo el mundo use para transferir sus criptomonedas o divisas tradicionales de u lugar para otro. En otras palabras, ser la especie de “Paypal digital”, o algo así.

Ahora vamos a continuar un poco con el tema del trading, que es un poco más divertido pero más riesgoso, por supuesto.

Comprar Ripple en 2018

Bien, después del reciente colapso de Ripple, y tras haberme arrepentido por haber vendido un poco pronto, ocurrió lo que tenía que ocurrir, y el mercado ha colapsado de manera bastante fuerte, con una caída brutal de más del 80%, que en este tipo de mercado tan volátil, ya casi podemos contar como un “ligero mercado bajista”.

Lo de ligero lo digo por la magnitud de la subida, ya que no es lo mismo un mercado bajista en el IBEX 35 que en Bitcoin, habida cuenta de la extrema diferencia en volatilidad de dichos activos.

Con este mercado bajista o corrección se nos vuelve a presentar otra ocasión aceptable de volver a hacer una entrada en este caótico mercado, con lo que en la bolsa consideramos como un buen descuento.

¿Qué decidí hacer en este caso?

Pues lo mismo que hice en la primera ocasión, pero al igual en mi venta en torno a los 1.24 dólares no supe tener la paciencia de esperar un poco más y compre el valor en torno a los 0.77, con una visión especulativa igual que en mi operación inicial.

Es decir, si Ripple va a 0 yo pierdo más o menos el 1% de mi cartera y si vuelve a subir y se va a los 3.4 o 7.7 podría ganar el 5 o 10% respectivamente.

invertir Ripple
La cosa está que arde en este 2018 en Ripple

Lo que ocurre, es que como casi siempre, unas horas y días después de comprar en ese valor ví como el precio bajó bastante más, hasta los 0.56 dólares, con lo que en tan breve espacio de tiempo ya había perdido más de un 20% del valor y estaba otra vez diciéndome: “vaya, podría haber esperado un poco más”. Pero esto es algo típico de la especulación, y como hemos visto, unos días más tarde el precio está por encima de 1 dólar, después de haber superado los 1.22, con lo que habría tenido una ganancia de más del 50% en caso de haber vendido.

¿Ves lo caprichoso y volátil que puede ser el trading?

En este caso estamos ante otra operación con bastante riesgo, y es posible que el precio nunca vuelva a subir de la misma manera.

¿Quién sabe?

Igual la gente de repente piensa que esto del Ripple no es sino un cuento chino y vende todas las posiciones con el precio del activo yéndose a cero.

Eso es, para nada, descartable, incluso en un mercado alcista del resto de criptomonedas. Es decir, tenemos el “riesgo activo” y el “riesgo grupo”, como casi siempre.

No obstante, creo que el ratio de beneficio y riesgo es, de nuevo, bastante atractivo como para realizar la operación especulativa y que merezca la pena buscando algo como aquello que decía Kostolany de “Quien añora pequeñeces no merece grandezas”.

Ya que apostamos, vamos a apostar buscando ganar bastante más de lo que perdemos.

Podría arriesgarme a comprar una posición más grande de mi cartera general, pero la misma ya la tengo comprometida con otras operaciones, y tampoco quiero jugármela de manera muy fuerte en un solo activo del que no conozco mucho, salvo el hecho de que sube como la espuma.

En cuanto al trading, pues tampoco es una mala alternativa, pues nos da mucha volatilidad, y eso es lo que queremos.

En ese caso tendría que buscar un broker de los especialistas, donde pudiera usar ordenes de stop y con un spread mucho más reducido que el proveedor de CFDs que he usado para hacer esta compra.

Ahí sí que podría realizar operaciones de trading algo más ajustadas, dependiendo del spread medio que me ofrezca el broker en sí.

De hecho, voy a abrir una cuenta en alguno de esos brokers y os contaré qué tal va el trading que voy a hacer con Ripple, o quizá con Dash o Bitcoin. Ya decidiré cuando vea las condiciones de cada uno de esos activos con la casa de intercambio.

Y nada, hasta aquí el artículo de hoy.

Si piensas comprar Ripple, ten cuidado y ten en cuenta que la burbuja de las criptomonedas puede haber llegado a su fin, o no. Ya que nada garantiza que el precio futuro se comporte como el pasado.

En fin, veremos lo que ocurre los próximos meses o años.

¿Seguirá el precio de Ripple explotando al alza de manera dramática?

Deja un comentario