Estrategia Buy and Hold y la construcción de nuestra pensión

Ayer escribí sobre las ventajas y desventajas de la estrategia “buy and hold” para invertir en acciones, sin embargo dejé para hoy el hablar sobre dos de los puntos más cruciales a la hora de tener en cuenta esta estrategia: una ventaja y una desventaja.

Dependiendo del país en el que estemos, la ventaja más grande que puede tener la estrategia “buy and hold” es el hecho de la fiscalidad y la enorme penalización que ciertos países imponen a la actividad del trading a corto y medio plazo, como el caso de España.

Desafortunadamente para los que vivimos aquí tenemos que soportar tipos impositivos draconianos y no tenemos muchas alternativas para evitarlos, salvo la evasión o la “huida” del país.

Lo primero no es recomendable, y lo segundo, bueno, el que tenga un buen dinero y no tenga ataduras, puede ir a Malta o Panamá y disfrutar de sus ganancias del trading.

Las ganancias en trading a corto plazo son fiscalizadas a tipos crecientes, teniendo que soportar tipos del orden del 50% cuando ya empecemos a ganar cantidades superiores a 30 mil €. Mientras ganemos 5 o 10 mil, pagaremos tipos más aceptables, del orden del 20 al 30%.

Pero ¿Quién aguanta una fiscalidad del 50% sobre beneficios? Pocos.

Este problema lo evitaremos con la estrategia del buy and hold a largo plazo, pues las operaciones que duren más de un año tendrán un tratamiento fiscal más benigno, tributando como ahorro.

No obstante, ya tenemos al Gobierno español rectificando sobre esta canallada y anunciando que para el 2015 las operaciones a corto plazo volverán a tributar al tipo general del ahorro.

En este tema tenemos que tener claro que siempre vamos a tener la amenaza de que cualquier gobierno vuelva a buscar cabezas de turco a los que echar la culpa de las sucesivas crisis, y los “malvados” especuladores (los traders) son los favoritos del público.

Así que no nos extrañemos que cuando vuelvan a venir los problemas con la prima de riesgo y demás, volvamos a ver cambios desfavorables en la tributación del trading a corto plazo.

Eso por no mencionar el proyecto sobre la creación de una Tasa Tobin, lo cual sería el acabose; o un gobierno de Podemos con mayoría absoluta: apaga y vámonos.

En cuanto a la desventaja del Buy and Hold está el hecho de que esta estrategia es solo válida para inversión a largo plazo con aportaciones anuales. Es decir, esta estrategia no es válida, o al menos no recomendable, ni siquiera para la inversión a largo plazo, cuando partimos de un capital considerable al que le queramos sacar rendimiento.

Por ejemplo, cuando tenemos un dinero ahorrado acumulado de algunos años de ahorro, o dinero de una herencia, o un excedente extraordinario, o un premio, o dinero de la venta de algún inmueble.

En esos casos haríamos bien en buscar una alternativa de inversión al buy and hold, porque tan pronto podríamos hacer una inversión fabulosa, también podríamos hacer una ruinosa.

Construir nuestra pensión con la Bolsa

Hay una gran diferencia entre comprar acciones en 1929, donde tendríamos que esperar 25 años para recuperar la inversión, a comprarlas en 1980, donde tendríamos 20 años de un mercado alcista salvaje casi sin interrupción.

Supongamos que tenemos una empresa que va bien y tenemos un excedente de caja de 500 mil € con los que no sabemos qué hacer.

Como hemos oído hablar tan bien del buy and hold decidimos comprar un etf del IBEX a 16 mil puntos en 2007, pues bien, siete años después todavía tendríamos nuestra inversión con una pérdida del 40% y con visos de recuperarla no se sabe cuándo. Otra cosa es si hubiéramos comprado ese etf en verano del 2012.

¿Pero quién nos garantiza que este invierno de kondratiev ha acabado ya y el IBEX no se va a ir a los 1000 puntos? El mundo de la Bolsa es muy jodido.

Esta estrategia es solo válida para aquel que quiere construirse su propio plan de pensiones, y sabe que le sobran unos € al año, ya puedan ser 5 mil, o 500 mil.

Estrategia pensión Bolsa valores

La estrategia consiste en ir poniendo ese excedente anual en una cartera de acciones (preferiblemente un índice) año tras año, y mientras preocuparse por otras cosas.

En este caso si hubiéramos puesto 5 mil € en el Dow en 1929, bien es cierto que tardaríamos 25 años en recuperar esos 5 mil €, pero también es cierto que los 5 mil € puestos en los años 1932, 1933, 1934 nos estarían ofreciendo rentabilidades del 100 y el 300% en pocos años (esto es debido al hecho de haber invertido también en el suelo del mercado bajista, no solo en el tope del alcista), además de disfrutar de grandes dividendos adquiridos en momentos de pánico, que es cuando los dividendos pagan bien, y por eso es que esos momentos son los idóneos para invertir a largo plazo.

Hablando de esto del buy and hold recuerdo un libro de Robert Heinlein que tengo en mi armario, “Puerta al verano”, donde el protagonista ya hacía uso de la teoría del buy and hold.

El mismo congelaba su cuerpo para despertar en un futuro lejano, mientras invertía todo su dinero en acciones sabiendo (Heinlein era buen conocedor del mundo de la Bolsa) que cuando despertara tendría un capital más que suficiente para vivir.

Por lo tanto, el “buy and hold” es una de las mejores maneras de contribuir de manera privada a la mejora de nuestra pensión futura, pero como sistema pasivo no nos puede garantizar el éxito a corto o medio plazo en la bolsa; para ello tendremos que acudir a métodos activos con el uso del análisis “técnico” y macro.