George Soros invirtiendo en acciones del sector del carbón

Hace no mucho tiempo, el carbón era la mayor fuente de energía de las economías industriales y el motor de Occidente. El poderío de Alemania de antaño estuvo basado en buena parte en ello.

Con el paso de las décadas esta “vieja reliquia” fue dejando paso a formas más eficientes como el petróleo, pero nunca ha dejado de usarse, mas al contrario, buena parte de las centrales energéticas del mundo dependen de esta materia prima.

En el mercado alcista de las materias primas de los años 2000, fue una de las estrellas, apreciándose muchas de sus acciones en más del 1.000%.

El boom de China llevó a los cielos a todas las materias primas industriales, y el carbón fue una de las estrellas.

Años más tarde, nos encontramos con uno de los sectores más destruidos, sino el que más en este invierno de Kondratief.

Hace poco pensaba que quizá el sector de las mineras, en particular las de oro, había sido el más destruido en todos estos años de deflación encubierta, pero cuando he visto lo que le ha sucedido a las acciones del sector del carbón me he dado cuenta de que siempre podemos encontrar sorpresas. Así de amplio es el mundo de la Bolsa.

Pues bien, en este sector ha estado tomando parte uno de los más conocidos jugadores de los mercados mundiales, George Soros, el cual ha comprado acciones de Arch Coal y Peabody Energy recientemente.

 

Tras la burbuja, el colapso
Tras la burbuja, el colapso
Otra acción extremadamente castigada
Otra acción extremadamente castigada

 

Estas acciones, como se puede ver en sus gráficos a largo plazo, están tocando mínimos de 15 y 25 años respectivamente, en lo que es el peor mercado bajista que hayan tenido nunca, con caídas del orden del 95 al 98%, lo que podemos llamar una auténtica “masacre”.

 

El índice del sector y su comportamiento con respecto al SP500 de los últimos años lo dice todo
El índice del sector y su comportamiento con respecto al SP500 de los últimos años lo dice todo

 

¿Por qué ha estado Soros comprando estas acciones?

Bueno, unos dicen que porque están sobrevendidas en extremo y el mismo ve una gran oportunidad de ganar mucho dinero en cuanto se recupere el mercado alcista de las materias primas, de cuyo colapso reciente he hablado en otra ocasión.

Otros hablan de que Soros ha estado cubriendo cortos abiertos hace años en lo que sería una operación con grandes beneficios.

Esto viene relacionado a la fuerte presencia política y activista de este hombre, promotor de la gran mayoría de movimientos, por decirlo así, “izquierdistas” del mundo, desde su apoyo a las energías verdes o a los partidos de nueva izquierda en Europa o a la abolición de las armas en Estados Unidos, etcétera.

En este punto es importante notar que Soros que una de las estrellas de su “Open Societies Foundation” es el “Climate Policy Initiative”, donde de manera más o menos directa fomenta y empuja por una sociedad sin energía “sucia” como el carbón o el petróleo y por un avance de las energías verdes.

Es decir, ¿un enemigo declarado del carbón supuestamente invirtiendo en ello?

Curioso.

Aquí es donde viene la cuestión del asunto, pues Soros y sus numerosos contactos en el gobierno y las altas esferas pueden bien saber hace tiempo cual es la dirección que va a tomar la política del gobierno con las diferentes industrias, sobre todo en temas tan delicados como este de la energía.

Soros sabe antes que nadie, cuando se va a sacar la legislación tal o cual, y además tiene el dinero, con lo que no le ha de resultar muy difícil saber cuándo van a subir o bajar las acciones relacionadas con el carbón.

Ya sabemos, el gran dinero está del lado del gobierno. Los mercados libres no son muy libres ya. Hace tiempo que dejaron de serlo. El tema va más de “contactos”.

El hecho, es que hay voces que hablan del fin de la industria, pues la nueva era, el futuro cada vez más cercano, es uno sin carbón, y que no falta mucho para que el mundo apruebe una legislación que prohíba de verdad este tipo de producción. Si eso es así, está claro que estas acciones y las relacionadas son carne de cañón y terminarán por desaparecer.

Si no, y si por alguna razón se produce un cambio de paradigma, aunque sea temporal por unos años, por ejemplo, con una victoria del republicano Trump, bien es posible que viéramos un gran rebote de estas acciones y de todo el espectro de materias primas mundiales. Sin duda, habría grandes ganancias en algunos de estos activos.

Lo malo es que para los pequeños inversores será muy difícil adivinar cuál será el desenlace de esto.

Desde un punto de vista bursátil, el sector de las acciones de carbón parece totalmente sobrevendido y con “valor” para una inversión a largo plazo de más de 10 años.

Por otro lado, la presión de los movimientos verdes en el mundo presagia un futuro incierto y poco favorable para el sector.

No sé porqué pero creo que es posible que Soros sepa más o menos cual va a ser ese futuro próximo.

Aunque hay otra cosa que quisiera comentar. ¿Y si el mundo entra en una etapa de guerra mundial y desastres? ¿No volverían a tener estas acciones y el carbón un gran valor en un mundo así?

Sin duda, las incertidumbres en los mercados y en la escena geopolítica mundial hacen difícil prever qué va a pasar, pero lo cierto es que parece que la tendencia en la inestabilidad está al alza, de hecho mucho.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero