¿Grexit o no Grexit?

El término Grexit se está convirtiendo en uno de los términos de moda últimamente. El problema de Europa con Grecia es el más comentado en los últimos años en la comunidad inversora internacional, y por buenas razones, ya que de un Grexit o no, depende en cierto modo el futuro del euro y la Unión Europea. Ahí es nada.

Porque como todo el mundo sabe, si la UE fuerza a Grecia a salir del euro, o si es esta la que sale y declara un impago en toda regla, solo es cuestión de tiempo que los otros países díscolos del euro, España e Italia, principalmente, sigan el camino marcado por los griegos.

En caso de que Europa no eche a Grecia y ceda ante lo que piden los griegos, entonces todo el mundo pedirá lo mismo, incluidas España e Italia. Solo que al contrario que Grecia, esas dos economías son como diez veces Grecia o más. Todo un problemón.

Entonces, ¿Qué es lo que veremos? ¿Salida o no?

Por un lado, tenemos a los europeos del Norte pidiendo a Grecia que mejore su recaudación de impuestos, una reforma de las pensiones, y la desregulación de los mercados, sobre todo el de trabajo.

Pero, ¿Cómo vas a pedir a un gobierno de corte comunista que desregule el mercado de trabajo? Cuando lo que en realidad querría Syriza sería prohibir por ley el despido.

La situación es tan bizarra que no tiene ningún sentido.

Es totalmente imposible que Grecia pueda pagar las deudas contraídas con el resto de miembros europeos en las condiciones actuales. Absoluta y totalmente imposible.

La única manera que tendría Grecia de poder tener una oportunidad de pagar sus deudas, sería mediante una liberalización dramática de la economía, y la reducción de su gasto público en el 60%. Algo así haría que la inversión externa en el país creciera más de un 500% al año, entre otras cosas. El problema es que los socialistas de los diferentes partidos (todos los que están en Grecia en realidad) piensan que un país atrae más inversión regulando y con más impuestos.

¿Cómo va a hacer Syriza eso cuando su verdadero objetivo es subir el gasto público un 60%, o mejor dicho, hacer que el sector público sea más del 60% de la economía griega?

Eso es imposible y no va a ocurrir, ya que Syriza nunca va a hacer tales reformas. Las que les piden desde Europa son un cuento chino, y esto lo saben quienes se las piden, por lo que aquí debe haber gato encerrado. Puede que todo esto no sea más que un drama teatral.

Ni unos van a pagar (los griegos), ni los otros van a cobrar (los alemanes), y lo saben. Pero, ¿Por qué tardan tanto en reconocerlo? ¿Puede que todo esto obedezca en realidad a un plan siniestro?

La única manera, pues, de que Europa permanezca “unida” es que Europa del Norte ceda y perdone la deuda de los griegos, básicamente.

Pero, esto crea un precedente, evidentemente. Una cosa es perdonar la deuda de los griegos, lo cual no es gran cosa para Alemania, Holanda, Austria y Finlandia, pero perdonar la de Italia y España, eso ya es harina de otro costal.

Por lo tanto, la única manera de que Europa permanezca unida es que los del norte perdonen a los del sur.

Pero, ¿Qué pasa si los del norte perdonan a los del sur?

Las cosas así no salen gratis por supuesto.

En primer lugar, habría una crisis monumental en el euro, pero no porque este se fuera a romper, sino porque este pasaría a ocupar un estatus más acorde al de la lira turca o alguna divisa emergente, es decir, el euro caería a 0,40 con el dólar fácilmente, o más.

No hace falta ser muy inteligente para darse cuenta de que un hecho así devastaría la economía alemana completamente. Más que nada porque ello crearía el precedente de que da igual lo que hagan unos u otros que al final la mejor solución, la más “solidaria”, la “mejor” para Europa, es la de mantener la unión de los europeos a toda costa. A costa del Norte de Europa por supuesto.

Entonces entra el siguiente punto.

Para que una Unión Europea siguiera funcionando así, tendría que haber un equilibrio entre las economías del norte y del sur.

Dicho equilibrio no puede conseguirse con una economía alemana más flexible que la griega, lo que es lo mismo que decir que las dos economías han de estar más o menos igual de reguladas.

Pero, al contrario de lo que cree mucha gente, creo que el camino futuro, bien podría estar por hacer que ese equilibrio se consiga gracias a una socialización brutal de Alemania, y de Europa en general.

De esta manera se conseguiría una Europa “unida”, con un mercado “unido”, y no existiría la posibilidad de que hubieran grandes desequilibrios entre países. En una economía socialista, todo el mundo está igual de jodido, menos los burócratas y líderes del partido, claro.

Para ello los países tendrían que perder su soberanía definitivamente, y consecuentemente, Bruselas tendría que ganarla.

[cta id="8984" vid="0"]

Lo que no sé es como sería dicho gobierno, por fin, europeo.

No sé si pretendería aparentar democrático por una temporada, o simplemente tomara un corte totalitario casi desde el comienzo. Una especie de Europa Soviética descafeinada, para que no haya muchas quejas de dictadura.

Lo que no puede ser es tener un euro con Grecia y Alemania, con dos economías con diferentes productividades, y a Grecia eligiendo gobiernos comunistas (Syriza es un partido comunista con careta de democracia).

No puedes tener sueldos alemanes, europeos, canadienses, suizos, australianos, actuales con gobiernos de corte comunista.

La dicotomía que hay en Europa a día de hoy es absolutamente insostenible. No puede ser.

Por eso, y por el afán de la élite mundial en unificar el mundo, creo que al final, y a pesar de una posible “salida” inicial de Grecia, lo que veremos será una unificación total, o casi total de Europa, en la que, la manera de equilibrar el continente será mediante la adopción de un sistema más estatalista, cercano, sino tocando ya, a lo soviético.

Ese sería el día en el que se cumplirían las palabras de Antal Fekete en su gran artículo “The year of the euro”, en el que nos recordaba que el mismo no era sino un Caballo de Troya del comunismo.

Esperemos que se equivoque.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero