Inversión en el EWI, carteras con el mismo peso en el índice

EWI ETF

Una de las estrategias de inversión más populares en los últimos años es la de comprar fondos o ETFs que repliquen un valor de capitalización con igual peso para todas las acciones en el SP500.

En este caso se trata del SP 500 EWI, el índice que mide esta estrategia para el SP500, el índice referencia del mundo inversor mundial.

Esta estrategia ha retornado bastante más que el SP500 en su versión normal de capitalización según el peso de la acción.

Con el EWI, cada acción tendrá un 0,2% del peso de la cartera cada cuatrimestre, o periodo que se use para hacer el cálculo.

Esto podríamos cambiarlo a nuestro gusto y hacerlo a seis meses o tres, en vez de cuatro, por ejemplo. Esto, hará que el índice huya de las acciones que mejor se han comportado y vaya a aquellas que peor lo han hecho, pero al mismo tiempo, requerirá de recoger grandes beneficios cada ciertos meses en aquellas acciones que más hayan subido.

Esta estrategia falla en el clásico adagio de la inversión “deja correr los beneficios”, pero por otro lado, evita que la cartera esté sobrerrepresentada por unas pocas acciones, y evita que la misma sufra mucho cuando estas caen sobremanera.

Una ventaja que puede tener este sistema es que va a depender más de las acciones de mediana capitalización, las cuales son la mitad del SP500, y estas suelen tender a subir más en los mercados alcistas, aunque caen más en los bajistas, por ejemplo, en 2008.

ETF EWI

En este fondo EWI tiene el mismo peso la acción número 500 del SP, que Apple, cuyo peso es muy superior en el índice clásico.

Otro punto a tener en cuenta es el hecho de que este fondo tiene muchos más costes que el tradicional, ya que está cambiando constantemente de manos cada cuatro meses, lo que hará que sus costes por comisiones sean mucho más elevados, y eso sin contar los deslizamientos que podamos tener en los precios.

Es por esto que este tipo de fondos suelen tener unas comisiones de gestión superiores a la de, por ejemplo, el SPY, el ETF tradicional del SP. En este caso, el Guggenheim, el ETF que replica este índice, tiene un coste de gestión del 0,40% anual, frente al 0,10 del SPY, lo cual se notará en el largo plazo.

Además, hay un factor que también deberíamos tener en cuenta y que no sé si se ha hecho en los diferentes estudios que han medido la rentabilidad de uno y otro fondos (aunque supongo que sí).

El dividendo de las principales acciones del SP500 ha de ser mayor que el de las empresas más pequeñas del mismo, con lo que el rendimiento acumulado del índice tradicional vía dividendos, también se debería beneficiar de este punto.

Volviendo al tema de su popularidad, la misma ha estado en alza últimamente, puesto que en los últimos años, dicho fondo se ha comportado significativamente mejor que el SP500, lo que siempre es algo para la noticia, teniendo en cuenta que son pocos los fondos que logran batir a dicho índice en periodos de 10 años.

Viendo el gráfico de los últimos 10 años no parece una mala estrategia
Viendo el gráfico de los últimos 10 años no parece una mala estrategia

Particularmente, el retorno del EWI desde el 2003 al 2012 fue del 10,2% de media por el 7,1% del SP500.

No obstante, a finales de los 90, fue el SP500 el que se comportó mejor, con un rendimiento medio del 18,2% por el 16,1 del EWI.

Por lo que no podemos ir tan rápido para proclamar que esta es la estrategia definitiva para batir al mercado consistentemente.

En otro estudio realizado para los datos desde 1990 al 2012, señalan que el EWI tuvo una rentabilidad media de algo más del 10%, mientras que el SP500, la tuvo de poco más del 8%.

No obstante, el riesgo y volatilidad del primero fue bastante mayor. Además, los datos son tomados a “pelo” sin que se hayan incluido los costes de gestión y otros como los posibles derivados de las comisiones de transacción extra, etcétera, con lo que dudo que en realidad el sistema se comportara en exceso mucho mejor que el SP.

No obstante, hay que hacer honor a la verdad, y esta estrategia parece que es una de las que mejor consistencia tienen de todas las que se puedan analizar en el mercado.

Otras de las que retornan más que el índice general son las de Aristócratas del dividendo y la d inversión en pequeñas empresas, aunque esta última tiene mucha más volatilidad.

Hay quienes sugieren que una buena estrategia sería la combinación de los Aristócratas del dividendo con la estrategia del igual peso en cartera, EWI, produciendo los beneficios de ambas carteras, por un lado la poca volatilidad de los Aristócratas, y por otro lado, los grandes potenciales de crecimiento en mercados alcistas que tiene el EWI, debido a su mayor exposición a acciones medianas y pequeñas.

Sin duda, una de las estrategias a tener en cuenta como alternativa a la famosa eficiencia del mercado.