Invertir en Soja

La soja es una legumbre natural de Asia la cual fue introducida en Europa hace pocos siglos, convirtiéndose hoy en día en una de las materias primas claves en la industria agrícola y de alimentación mundial.

El producto se usaba de manera totalmente natural por las sociedades asiáticas como complemente en la alimentación de esos países.

Desgraciadamente, la versión de la soja que se consume masivamente en Occidente no tiene nada que ver con esa soja original. La que se consume hoy en día en los hogares de los países avanzados es soja industrial o transgénica, que es aún peor.

A pesar de los supuestos beneficios que tiene la misma, y a esto no le faltan defensores, sobre todo entre la gente vegetariana, hay opiniones que dicen que la versión industrial – la que se consume en los países industrializados – es un alimento pernicioso a largo plazo. En particular, no hay pocas voces que dicen que la misma resulta de una destrucción paulatina de los niveles de testosterona en los hombres.

No obstante, poco se puede hacer contra esto, pues la soja goza de mucha popularidad hoy en día, y no solo en los círculos vegetarianos y naturalistas, sino también entre los gobiernos del mundo, que la ven como un alimento “sano” y “barato”. Las multinacionales que la producen están contentas con esta visión, por supuesto.

Curiosamente, los Estados Unidos se ha convertido en el mayor productor mundial de soja, y exporta la gran mayoría de la misma.

Si nos fijamos, prácticamente todos los productos empaquetados que compramos incluyen algún tipo de soja o aceite de esta como uno de los ingredientes.

 

Soja en los futuros, CFDs y Bolsa

 

El de soja es uno de los futuros más conocidos de los mercados agrícolas de esos productos.

Esta se negocia en el CME de Chicago, en la Bolsa de futuros de Brasil, en el Mercado de Buenos Aires (MATba), en el NCDEX de India y en la Bolsa de Cereales de Tokio, entre otros.

Hay varios futuros de la soja, como el de aceite de soja (BO), soja de Sudamérica (BS), harina de soja (SM) e incluso contratos “mini” como el YK (aunque estos tienen menos liquidez).

 

Gran caída del precio de los futuros de la soja en los últimos años
Gran caída del precio de los futuros de la soja en los últimos años

 

El principal, sin duda, es el futuro que se negocia en los Estados Unidos, operándose en el Chicago Board of Trade bajo el símbolo S, y electrónicamente como el ZS.

Este contrato representa 5.000 unidades, lo que hace que este contrato tenga un nominal aproximado que va entre los 25.000 y 100.000 dólares, dependiendo de cómo esté el precio en cada momento. Esto hace qué, como el resto de los futuros, este producto no es aconsejable para aquellos que quieren hacer trading en el mismo, debido a su tamaño.

Como debemos saber, los futuros no son un instrumento eficiente para inversión, por lo que deberíamos olvidarnos de ellos. En cuanto a trading, son usados por operadores profesionales e institucionales.

Un ejemplo de esos operadores institucionales lo representan los ETFs, los cuales compran futuros de la soja para construir sus productos de inversión más acordes a los pequeños inversores.

No obstante, no es muy recomendable invertir tampoco en esos productos a muy largo plazo, pues los mismos suelen tener un coste de gestión bastante alto y no suelen dar buenos rendimientos, pues tampoco tienen dividendos como las acciones.

Como productos, puede valer más como inversión u operación coyuntural, intentando obtener algún beneficio a medio plazo, lo cual no es nada fácil.

Uno de estos ETFs es el Teucrium Soybean Fund (SOYB), el cual replica, más o menos, el precio del futuro de la soja sin perder mucho debido a los efectos del rollover de los futuros.

La soja tiene otros ETFs apalancados, como el LSYO o el LSOB, así como ETFs que apuestan por la bajada de la misma. Todos estos productos son muy peligrosos para invertir a largo plazo y no se recomienda comprar los mismos, salvo para corto o medio plazo y con muchas precauciones. Solo aptos para profesionales o inversores con mucha experiencia.

Una de las mejores maneras de invertir en soja con ETFs es haciéndolo a través de alguno de los ETFs de los productos agrícolas como, por ejemplo, el PowerShares Agriculture fund DBA, el cual tiene un peso considerable en la misma y es un producto más eficiente de inversión que los anteriores.

No obstante, la mejor manera de “inverir” en soja es haciéndolo mediante la compra de acciones relacionadas con el sector agrícola, pues las acciones representan, normalmente, la mejor manera de inversión de capital a largo plazo. Una inversión que incluso paga dividendos.

Algunas de estas acciones pueden ser Potash, The Mosaic Company o Monsanto.

 

Invertir en Monsanto y soja

 

El año 2014 resultó desastroso para la soja y para muchas de las materias primas. En el caso de la soja, esta calló un 40% siendo uno de los activos más castigados de los últimos tiempos. Viendo el gráfico podemos comprobar cómo la misma cotiza con un descuento importante con respecto a años atrás. Esto no quiere decir que esta materia prima esté “barata”, pues bien puede ocurrir que el mercado bajista siga los próximos años, o no. Nadie lo sabe.

Esto es lo peligroso que tienen los mercados de materias primas: que son muy volátiles, con grandes mercados bajistas de muchos años seguidos por otros alcistas, haciendo que sean instrumentos difíciles para invertir a largo plazo.

Para invertir en temas relacionados con la soja lo mejor son las acciones. Acciones como la multinacional Monsanto, una de las empresas más grandes y poderosas del mundo.

 

Invertir en Monsanto

 

Esta empresa es de las grandes que mejor comportamiento ha tenido en los últimos 15 años. Podemos ver como la misma supera al SP500 por mucho desde el año 2002, habiéndose revalorizado en más del 1.000%, por poco más del 100% del SP500, y esta es una empresa que paga dividendos, además.

Visto así, la empresa puede estar un poco “sobrevalorada”, pero ya sabemos que en los mercados de acciones nunca se puede saber cuando algo está sobrevalorado o no, pues hay negocios que valen lo que se paga por ellos, y otros que no valen nada y por los que se paga mucho. El caso es que Monsanto es una empresa con un negocio muy sólido y fuerte, aunque al mismo tiempo polémico: son muchos los enemigos de esta empresa y su relación con la producción transgénica.

 

Desde el 2009, Monsanto no se ha comportado tan bien
Desde el 2009, Monsanto no se ha comportado tan bien

 

Vista desde hace cinco años la empresa está, no obstante, barata, pues podemos ver como desde el 2009 el SP500 se ha revalorizado más de un 110%, mientras que la misma solo lo ha hecho en un 28, lo que es normal, teniendo en cuenta los desastrosos mercados bajistas de las materias primas en los últimos años.

Desde un punto de vista macro, el mercado de los Estados Unidos lleva seis años de subida y sin recesión, con el CAPE de Shiller en niveles extremos, lo que nos dice que la inversión en acciones americanas a largo plazo ahora es arriesgada.

No obstante, creo que Monsanto es una de esas acciones con un buen potencial para formar parte de una cartera de acciones a largo plazo, sobre todo si la misma es adquirida luego de un mercado bajista general a un buen “descuento”. Aunque, nunca se sabe si después de tantos años bajistas en las materias primas, podríamos ver el inicio de un gran mercado alcista de las mismas, con lo que seguramente Monsanto seguiría creciendo los próximos años.

Lo que es seguro es que la incertidumbre en los mercados es máxima.