Jesse Livermore y el peligro del Day Trading

De todos los libros que existen sobre el mundo de la bolsa hay uno que, en mi humilde opinión, destaca sobre todos los demás: “Recuerdos de un operador de acciones” de Edwin Lefevre.

Este vendría a ser el mejor libro que existe sobre trading (o al menos uno de los mejores), pero también es uno de los más peligrosos.

¿Y por qué de este peligro?

Pues básicamente porque leyéndolo podríamos animarnos a pensar que el day trading es el camino más efectivo en el mundo de la bolsa, y nada más lejos de la realidad, aunque dependiendo del prisma con el que se mire.

Peligro day trading

Hace años, cuando era un joven valiente leí este libro, no una sino dos veces, y no hizo falta demasiada meditación para poder darse cuenta de que en la primera parte del libro Jesse Livermore realizaba una operativa que bien podríamos denominar de day trading.

Según las experiencias contadas por Livermore en sus inicios en las bucket shops, se ve claramente como este lograba doblar y triplicar su cuenta en cuestión de días y así de manera continua, haciendo de este el mismísimo terror de las bucket shops.

De esa manera pude deducir que sí que había una manera de poder hacer day trading y batir a la casa de manera constante.

Si Livermore podía doblar o triplicar su cuenta cada semana, entonces sería cuestión de descubrir cuál era la manera de hacerlo. Y hoy en día no haría falta ir a las bucket shops a operar en directo, sino que se puede hacer desde casa con una facilidad pasmosa.

El hecho es que la lectura de esos primeros capítulos del libro me animó a hacer day trading a lo grande, como lo hacía Jesse.

El resultado: un completo desastre y la pérdida de mucho dinero e innumerables horas pegado a la pantalla esperando el momento oportuno de realizar la operación.

Una lección bastante cara pero didáctica sin duda.

Tuve que verme arruinado para darme cuenta de que aquel no era el camino más adecuado en el mundo del trading. Y no es que no haya gente que no viva del day trading.

De hecho la mayor parte de gente que vive de la bolsa en el mundo es a través del day trading, pero como dije antes, dependiendo del prisma con el que se mire; y en este caso el prisma es el que usan aquellos que están en el otro lado de la ecuación: los brókers, y todos los que dependen de ellos.

En el mundo hay cientos de miles de personas que viven del day trading: todos los empleados de los miles de brókers mundiales, y un sinfín de vendedores de todo tipo de productos y promesas.

Pueden estar seguros de que si hay una lista de traders que vivan del day trading, será una lista muy pequeña. Y no será un club al cual esos traders darán facilidad para la entrada.

Ninguno te venderá su método (sí, si te venden un método, ten por seguro que no es el maná).

Otra cosa es la gente que saca unos rendimientos aceptables de sus ahorros, e incluso algunos que viven de ello, haciendo lo que podríamos llamar week o month trading; es decir, operar a medio plazo y usando, sobre todo, el análisis técnico y técnicas de seguimiento de tendencia o swing trading.

Es ahí donde deberíamos centrar nuestros esfuerzos.

En ese tipo de operativa y con el suficiente estudio podemos estar seguros que nuestra probabilidad de ganar aumentará mucho.

Puede ser que nunca vayamos a ganar un 500% mensual habitualmente (como creen algunos que intenta el day trading), pero sí que podremos tener una rentabilidad superior a la del mercado, y ciertamente mejor que la que nos ofrecen los depósitos de los bancos.

Digamos que un 10%, o 20 (por decir algo) de traders que intentan esta aproximación acabarán teniendo éxito a largo plazo (éxito puede ser ganar un 15% de media anual durante 20 años).

Sin embargo, podemos estar seguros de que el 99,99% de los que intentan day trading acabarán estrellados en una pared de hormigón.

Método Livermore Bucket Shops

En el libro de Livermore, este nos aclara que su operativa inicial de las bucket shops no servía cuando empezó a operar en casas de bolsa con los precios reales, y que tuvo que cambiar su operativa para adaptarla a las nuevas condiciones.

Ahí es donde Livermore nos dio sus mejores consejos. Y estos consejos son, para el que sabe leer, operar a favor de la tendencia y mantener las operaciones durante el mayor tiempo posible mientras dure la anterior.

Esto no es, obviamente, day trading.

Quizá Livermore tenía un método infalible para hacer day trading en las bucket shops, y quizá sería cuestión de investigar más profundamente alguna manera de operar acciones volátiles en el intradía, pero creo que lo más sensato es olvidarse de ello y dedicarse a estudiar otras maneras de operativa, y para ello el libro de Livermore nos ofrece algunos de los mejores consejos que existen en toda la literatura del trading y la bolsa.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero