Kodak ha descubierto la pólvora con Kodakcoin

Parece que han descubierto la pólvora en Eastman Kodak. Ahora, el ex-gigante bursátil cotiza nada más y nada menos que como una criptomoneda.

¿Quién sabe? Quizá veamos como Kodak se multiplica por 100 como cualquier otra criptomoneda y volvemos a tener a una de las blue chips clásicas del mercado.

Es curioso, porque Kodak es una empresa histórica cuya historia, subida y caída son uno de los mayores ejemplos de fracaso empresarial en la historia de la bolsa, y sin embargo, todavía, cuando parecía que iba camino de desaparecer, nos dan una sorpresa e introducen la opción nuclear de introducir criptomonedas en la bolsa.

No sé por qué, pero esto me suena a los años más locos de la burbuja del Nasdaq, en los cuáles, cualquier anuncio o novedad de cualquier chicharro con proyecto en papel valía para multiplicar el valor del mismo de una manera brutal.

El caso es que aquí tenemos algo parecido: Kodman anuncia su especie de ICO y el valor bursátil de la empresa de triplica en cuestión de horas.

kodakcoin blockchain

Se me ocurre que lo lógico es que toda empresa acabe creando su criptomoneda, y que al final haya más que estrellas en el cielo. Me pregunto qué valdrán entonces esas divisas virtuales, cuando el número de las mismas sea casi ilimitado. Porque, evidentemente, no hay mercado para tantas. Y si no hay mercado para tantas, es que sobran muchas, cuyo valor no es lo que se les da hoy, sino 0. Pero bueno, sigamos viendo un poco esto de Kodak.

Como dije antes, esta acción representa la historia de un fracaso bursátil muy sonado, de una empresa que llegó a ser una de las blue chips principales del mundo y que con los años, después de ver como su negocio, el de los carretes de foto,  fue sustituido por otras tecnologías, acabó hundida en los anales de la historia.

El fracaso de Kodak

Después de llegar a tocar los 80 en la década de los 90, Kodak nunca se recuperó y cayó de manera estrepitosa durante los siguientes 20 años, en una caída que indicaba casi el fin de la marca. Estamos hablando de un mercado bajista ininterrumpido de más de 20 años.

El otro día estaba cotizando en 3 dólares, casi en mínimos históricos, y zas, de repente anuncian el bombazo y su valor se multiplica por 4. No está mal como ganancia especulativa, sin duda.

Después de haber entrado en bancarrota hace 6 años, la empresa se estaba intentando reorganizar en los productos digitales.

Supongo que nada mejor y más novedoso que crear una criptomoneda, siguiendo el paso de éxito del resto de activos similares en los últimos años, el mercado de moda sin duda.

La varita mágica del blockchain bursátil

Esto, sin embargo, no es novedad en el mercado, pues ya habíamos tenido las primeras incursiones de otras empresas pequeñas en el circo criptomoneda.

 

 

La empresa Long Island Iced Tea cambió su nombre hace no mucho por el de Long Blockchain Corp., viendo como sus acciones se multiplicaban por cosa de 4 en un día, aunque viendo como las mismas se tranquilizaban hasta un punto “intermedio” del doble del valor inicial. Supongo que esto también le pasará a Kodak después de estos primeros momentos de euforia. Curiosamente, esta empresa relacionada con el té había sido amenazada con ser deslistada un par de meses antes, por no cumplir con los requisitos de capitalización.

Curioso, cuando menos.

Riot cripto

Otra acción que intentó capitalizar el momemtun de las criptomonedas fue Bioptix que al cambiarse el nombre por el de Riot Blockchain pegó un pelotazo bastante sonado en cuestión de semanas, como puede verse en el gráfico. En este caso, curioso cambio de nombre, “riot”, haciendo referencia a disturbios, casi como si esto de Bitcoin fuera un disturbio masivo (massive riot) contra el sistema económico mundial, aunque yo diría que en vez de ser una amenaza para el sector financiero mundial es una amenaza más que real para el sistema monetario, pues esto del blockchain y la moneda virtual viene a ser la antesala de la desaparición del efectivo. Que eso es una cosa y cambiar el sistema financiero es otra. Dicho sistema quedará casi igual que como está. Es decir, los que mandan ahora seguirán mandando después, obviamente. Con lo que cambia el collar, no el perro, a fin de cuentas. Pero bueno, ese es otro tema.

El caso este de Riot Blockchain es interesante desde un punto de vista bursátil, pues aquí vemos que el valor ha tenido un mercado alcista tremendo desde el cambio de nombre en octubre del año pasado. Un mercado alcista similar al de otras criptomonedas famosas como la misma Dash, Litecoin, etcétera.

O sea, lo que tenemos aquí es la confirmación de una burbuja de libro, en la que cualquier mención, cambio de nombre, emisión de “criptomoneda nueva”, “desarrollo”, etcétera.

Ya se da por hecho que cualquier cosa relacionada con el blockchain nos va a volver ricos, porque por una razón o por otra, hemos oído que otros se están haciendo también.

Así, la gente, en una esquizofrenia frenética típica de cualquier esquema ponzi, pero en este caso multiplicado por un millón, se une al modelo que promete sacar de la pobreza a todo el mundo.

De algún modo, ahora se piensa que por participar de un mercado de divisas virtual, hemos descubierto la manera de volvernos ricos. Pero que yo sepa lo virtual no es muy diferente al hecho de imprimir billetes con más ceros. En realidad son la misma cosa. Es como crear algo de la nada, y el sentido común nos dice que algo de la nada no se puede crear así. Parece cosa de brujería y superstición, después de todo.

El secreto de Kodak

Bien, volviendo a Kodak, esta ha sacado Kodakcoin, que visto así suena bastante bien.

Esto del Kodakcoin, como la mayoría de lo relacionado con los negocios blockchain, suena bastante raro.

En principio, el tema va de hacer una especie de tokens dentro de una plataforma de Kodak. Con esta tecnología se supone que los fotógrafos podrán registrar su trabajo nuevo y viejo y facilitar el control del derecho de propiedad de sus derechos de imagen y demás. Es decir, que esto va a ser una nueva divisa para fotógrafos para hacer y recibir pagos en su plataforma. Ahora bien, lo que yo me pregunto es, si me vale la pena comprar Kodakcoins para comprar fotos, porque sinceramente no le veo el motivo, pero bueno, cosas mías.

En un artículo de la web The Verge, dicen que el introducir este tipo de temática en los “nombres” y demás tiene sentido, porque los ejemplos, hasta ahora, nos demuestran que el valor bursátil aumenta mucho, como el caso de Bitcoin o Riot Blockchain.

Eso es cierto, por ahora.

Es decir, desde un punto de vista especulativo no les falta razón, lo que ocurre es que tampoco les faltaba razón a todas aquellas empresas del Nasdaq que con negocios totalmente fuera de contexto añadía nombres como “tech”, “bio”, “net”, etcétera a sus nombres, y veían como sus valores bursátiles se multiplicaban por 10 como por arte de magia, solo para ver, como más tarde, dichas capitalizaciones se evaporaban en medio de una implosión de confianza tecnológica.

Esto de los blockchains es lo mismo. No es que no haya “valor” o posibilidades en lo virtual. No, al contrario, al igual que con las nuevas tecnologías de los 90, hay muchas posibilidades, solo que el valor bursátil que están alcanzando muchos de esos proyectos es ridículo, porque el valor que pueden devolver ahora no justifica lo que valen. Lo curioso es que lo más seguro es que esta burbuja continua por un tiempo, hasta alcanzar proporciones épicas, para luego estallar de la manera más inesperada y llevándose por el camino a la gran mayoría de “chicharros blockchain”, de los cuáles creo que Kodakcoin no es sino uno más.

De veras, ¿Alguien piensa que hay valor verdadero detrás de Kodakcoin?

Si es así que me lo expliquen, por favor.

Vídeo de esta entrada:

Deja un comentario