La energía solar y la incoherencia de las políticas estatales en España

Hace unos meses publicaron un artículo en Planetsave titulado “En España, el almacenamiento de Energía Solar es peor que la basura nuclear” en el que nos explicaban la extraña circunstancia de que las leyes españolas persiguen a aquellos que producen energía solar propia como si fueran criminales, o mejor dicho, peor que criminales.

No hace falta leer esa noticia en u medio internacional para saberlo, sobre todo si se vive en España.

Todo el mundo sabe el riesgo que corre si se atreve a instalar un panel solar sin permiso del gobierno, con multas que llegan a los 60 millones de euros. Curiosamente, y como nos dicen en el artículo, las multas por contaminación radioactiva pueden alcanzar hasta los 30 millones de euros.

Es decir, que el gobierno español, de facto, considera peor a aquellos que se les ocurre producir su propia energía solar que aquellos que producen algún vertido radioactivo.

Lo cual nos explica en pocas palabras el grado de incoherencias a las que se ha llegado en las sociedades avanzadas, en particular en este caso, la española.

Por un lado, tenemos a los gobiernos constantemente defendiendo la necesidad de concienciarse por usar las energías renovables, y para ello han adoptado planes de subsidios masivos, aunque muchos de los mismos colapsaran luego de la crisis del 2008, lo que resultó en un colapso brutal de la burbuja bursátil de las renovables.

Mientras, por otro lado, tenemos a los mismos gobiernos que tienen en su agenda “salvar el planeta” poniendo multas de hasta 60 millones de euros en caso de que a alguien se le ocurra usar energía solar sin permiso.

Pero, ¿esto de qué va?

¿De promover las energías renovables?

¿O de promover el control total y absoluto del Estado sobre la población mediante impuestos y regulaciones?

Porque cualquiera que lea ese tipo de normativas tan estrictas debería darse cuenta de que el principal objetivo de las mismas tiene más que ver con prohibiciones, impuestos, multas, monopolio gubernamental, etcétera, que con el interés porque la gente produzca engería limpia.

Algunos defensores de las empresas del lobby de las solares y renovables dicen que hay una fuerte presión del lobby de las empresas energéticas contra el uso libre por parte de la población de las energías limpias.

¿Será ese el verdadero motivo de que se haya hecho una ley tan dura y prohibitiva?

¿Tendrá que ver con el hecho de que las grandes compañías quieren mantener su posición de dominio en el mercado?

Si es así no sería algo tan extraño, pues cosas así pasan en todos los sectores y en todos los países del mundo.

Al final, resulta que en la mayoría de sectores, solo “los grandes” tienen permiso del Estado para hacer cosas, y cualquiera que quiera tenerlo tendrá que pagar una suma importante o unas tasas muy fuertes.

Pero, no olvidemos, que las grandes energéticas se van haciendo también con el negocio de las renovables poco a poco.

Pero ¿si un gobierno quiere promover el uso de energías renovables no sería lógico eliminar los impuestos sobre las mismas?

¿Qué sentido tiene promover una cosa y luego ponerle un impuesto y además prohibir su uso libre como si se tratara de traficantes de heroína?

Lo curioso del caso es que cuando las energías renovables no tenían sentido económico, al menos desde un punto de vista empresarial, el Estado subvencionó empresas improductivas. Ahora que algunos ciudadanos podrían instalar sus propios paneles y obtener energía de manera productiva, el Estado lo prohíbe.

Parece que el Estado siempre tiende a hacer lo contrario de lo que debería hacer. Lo común en ambos casos es promover lo improductivo y prohibir lo productivo, lo cual nos dice cual es la verdadera naturaleza del Estado.

 

Acciones de renovables después de la burbuja

 

El año 2008 marcó el fin de una gran manía que tuvo lugar en muchas de las empresas renovables del mundo, las cuales se dispararon ya que se daba por hecho de que iba a ser uno de los negocios del futuro. Después de todo, tenían el respaldo total de los gobiernos y toda la fuerza económica de los subsidios.

Luego de que los subsidios se vieron fuertemente restringidos, la mayoría de estas acciones colapsó, sin haberse recuperado aún después de varios años.

Una de los casos más conocidos es el gigante español Gamesa, que se las prometía allá por el 2007, pero que años después aún cotiza muy por debajo de su máximo de aquel año. No obstante, la acción se ha recuperado bastante desde el fondo del 2012, siendo una de las acciones que mejor se ha comportado del parqué español en los últimos 3 años. ¿Seguirá con esta tendencia en el futuro?

 

La volatilidad de estas acciones es impresionante
La volatilidad de estas acciones es impresionante

 

Un caso parecido al de Gamesa es del de First Solar, la empresa americana, la cual lleva una tendencia bursátil parecida.

 

Invertir en First Solar es jugar duro
Invertir en First Solar es jugar duro

 

Otro caso más desastroso es el de Solaria, la cual no ha levantado cabeza desde su salida en el momento más caliente de la burbuja anterior.

 

Pobre el que compró acciones de Solaria en 2008
Pobre el que compró acciones de Solaria en 2008

 

Otra acción relacionada con el sector, Abengoa, es de las más volátiles del mercado, teniendo unos vaivenes dignos de una noria de feria. Una acción que ha subido más de un 100% y caído más de un 50% por dos veces en menos de dos años.

 

Enormes zig zags en el precio de Abengoa
Enormes zig zags en el precio de Abengoa

 

Si bien creo que el sector de las acciones renovables no va a escapar a la hecatombe financiera que está por venir, pienso que es bastante probable que el sistema que salga después de la misma, sea uno más favorable a las energías renovables, o al menos bastante probable que así sea.

En un futuro muy a largo plazo es posible que este sector tenga un fuerte potencial, pero a corto plazo, y al igual que el resto de la Bolsa, las cosas se pueden poner bastante complicadas.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero