La estrategia Buy and Hold de acciones

Hace días escribí sobre la importancia de la Teoría de Dow en el mundo del trading y la inversión.

No cabe duda de que el análisis técnico es una de las aproximaciones más seguidas en el mundo de la bolsa, ya sea desde un punto de vista de trading a medio plazo, o desde el mundo de sensaciones rápidas y adrenalina a tope del day trading.

Sin embargo hay una diferencia radical entre un estilo y otro.

Digamos que en el mundo del day trading hay mucho ruido y pocas nueces, y en el mundo del trading a medio plazo hay muchas nueces y poco ruido.

Comprar y mantener acciones

No obstante, hay otra manera de acercarse al mundo de la bolsa que nos ofrece no pocas ventajas, y que desde mi punto de vista debería ser la seguida por la gran mayoría de gente que intenta meterse en este mundo.

Esta no es otra que la estrategia de comprar y mantener acciones (buy and hold).

Nótese que esta no es una estrategia válida para la inversión en otro tipo de productos, como pueden ser las materias primas, las divisas, o incluso los bonos (1).

Hubo ocasiones en las que pensé que esta estrategia del “buy and hold” era una tontería, pero he cambiado de opinión con el tiempo.

Aunque aquí tampoco es todo blanco y negro, pues existen una serie de consideraciones que hacer.

Está claro que la manera de especular a lo Kostolany o Jim Rogers no está al alcance de todo el mundo.

Eso es algo que solo lo pueden hacer algunos con un olfato especial. Por eso no es recomendable para todo el mundo, pues con poca experiencia puede llevar a resultados desastrosos.

No olvidemos la afirmación de Kostolany de que todo especulador no lo es hasta no haberse arruinado al menos dos veces con anterioridad.

¿Quién puede aguantar eso?

Buy and hold estrategia

Con el comprar y mantener, no tenemos porque vernos abocados a la ruina total, pues con esta estrategia difícilmente vayamos a conseguir un resultado negativo a largo plazo, salvo que el mundo o nuestro país se vayan al garete y entren por la puerta grande en las garras del comunismo, u otro sistema totalitario similar.

Mientras eso no ocurra, siempre van a haber mercados alcistas seguidos de mercados bajistas, que a la larga serán inferiores en magnitud a los anteriores. Esto ocurre así incluso en países en transición a modelos semi-comunistas como Venezuela, donde una de las pocas maneras de mantener algo de poder adquisitivo e inversión es a través del mercado de acciones: uno de los que más suben en el mundo; eso sí, a precio de tener una moneda transitando por los límites de la hiperinflación.

Aún recuerdo hace bastantes años, como un ex compañero de trabajo venezolano me dijo que la manera para sacar dinero del país era a través de la bolsa y la compra de acciones, traspasando los valores a alguna cuenta internacional.

La salida de capitales de manera estándar estaba ya por aquella fecha casi prohibida.

Hasta el mercado de acciones nos sirve de ejemplo de “mercado negro” como efecto a las estúpidas regulaciones estatales.

Estrategia comprar y mantener

Por “comprar y mantener” no debemos entender el comprar y mantener una sola acción y rezar para que esa sea la nueva Apple o Microsoft.

La probabilidad de comprar Apple, Google o Microsoft cuando valían 1 o 3$, invertir en ellas todo nuestro capital, y mantener la inversión hasta hoy es casi cero.

También podría darse el caso de que las empresas elegidas en su momento, en el que cotizaban “baratas” y eran jóvenes, nunca llegaron a despegar, y nuestra inversión se quedaría muerta para siempre; o en el peor de los casos, que dichas inversiones fueron a cero por la quiebra de las empresas elegidas.

Que les pregunten a los inversores de Kodak o American Airlines.

Por ejemplo, ¿Quién puede adivinar cuál de las acciones jóvenes que cotizan a 2 o 3$ será la próxima Apple? Nadie.

Estrategia Buy and Hold
By Jashuah [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

Comprar y mantener acciones

Por eso, este tipo de aproximación deberíamos centrarla en la inversión en valores sectoriales y de índices generales como el Nasdaq, SP500, Russell2000, Wilshire.

En este sentido los índices de pequeña y mediana capitalización son una excelente manera de invertir de esta manera, pues su tasa de retorno histórica es superior a la ofrecida por los grandes del Dow Jones o el SP500 (2).

Esto es algo que ya nos explica bien Malkiel en “Un paseo aleatorio por Wall Street”, donde el rendimiento de los índices de pequeña capitalización a largo plazo batía a los de larga por algunos puntos porcentuales; si no recuerdo mal un 15% para el SP500 a largo plazo frente a un 17 de un índice de small caps (dividendos incluidos).

En los momentos de crisis los small caps se comportarán peor, pero en los de bonanza mucho mejor.

Ventajas y desventajas del “buy and hold”

El comprar y mantener presenta una serie de problemas, no obstante. Uno de ellos es el hecho de que no es un sistema no apto para hombres de nervios débiles.

Es muy bonito ver tus inversiones subir un 20 o 30% en los años buenos, pero es muy duro ver como las mismas caen un 50 o más en los años duros.

Muchos pueden ver su ansiedad tan disparada que la única manera de saciarla sea vendiendo sus valores justo en el momento en que menos debería hacerlo: en la capitulación.

Por lo tanto, cualquier que quiera hacer esto debe tener poca aversión al riesgo; es decir, hay que tener la capacidad de mantenerse firme en momentos de dificultad, sabiendo que eventualmente el mercado remontará, salvo como ya dije en casos de desastre mayor, en cuyo caso, tendríamos que preocuparnos por otras cosas.

Es una estrategia que puede no funcionar tan bien en todos los mercados, ya que no todos los mercados son América del Norte.

Por ejemplo, haber seguido esta estrategia en el mercado japonés nos habría dado unos resultados bastante pobres de aplicarla en los últimos 25 años; tiempo que lleva durando ya la “década perdida” japonesa, estando lejos aún de los máximos de 1989 (a día de hoy el mercado tendría que subir más de un 100% todavía, con lo que podemos estar seguros de que aún quedan años alcanzar aquel máximo de casi 40.000 puntos.

Comprar y mantener Bolsa en crisis

También es cierto que en la Gran Depresión americana se tardaron 25 años en alcanzar el máximo previo al gran mercado bajista del 29, pero no es menos cierto que si nos hubiéramos dedicado a invertir un dinero X cada año en el Dow Jones de la época, habríamos obtenido grandes beneficios para las inversiones de los años 1933, 1934, 1935, 1941, 1942, 1943, etcétera, las cuales se habrían revalorizado un 100, 200, 300, 700% en los años posteriores, y sin contar con los jugosos dividendos de la época.

Además el que invirtió anualmente sus ahorros durante todos esos años, pudo ver como más adelante, en la década de los 60 hubo un mercado alcista de enormes proporciones, con lo que podemos asegurar que incluso en periodos malos como la Gran Depresión americana, la estrategia “comprar y mantener” puede mantener el tipo, e incluso proporcionar buenos beneficios a largo plazo.

Uno de los problemas de esta estrategia es que un gran mercado bajista (3) siempre puede comenzar en el momento en el que empezamos a aplicar dicha estrategia.

Imaginemos que hoy en día decidimos invertir nuestros excedentes en ahorros en dicha estrategia e invertir por ejemplo 1 o 100 mil € anuales (dependiendo de la capacidad de cada uno), y resulta que el primer año que lo hago el mercado cae un 90% (como en 1929). ¿Qué ocurriría? Probablemente que nos tiraríamos de los pelos.

Ahora, si mantengo la calma y sigo invirtiendo esa cantidad X, veremos como los X dólares invertidos en el suelo del mercado bajista, pueden revalorizarse un 300% en poco tiempo, habiendo así “recuperado” en parte las pérdidas de las inversiones en los años malos.

Por tanto tenemos que estar siempre preparados para lo peor. No siempre estamos en la década de los ochenta y noventa. Veamos un ejemplo sencillo.

Primer año: invierto 1000 € al precio de 500 en el índice X.

Segundo año: el mercado cae un 90% (de 500 a 50) e invierto otros 1000€. Tendré 100€ del primer año y 1000€ de este comprados a 50.

Tercer año: el mercado rebota un 100% (de 50 a 100) e invierto otros 1000€. Tendré 2200 € (1100*2).

Por lo que vemos como incluso en medio de un mercado bajista devastador y a pesar de que el mercado solo se ha recuperado a un nivel un 80% por debajo del tope anterior, habríamos obtenido un beneficio del 10% sobre nuestras inversiones. Y esto sin tener en cuenta posibles dividendos.

Cierto es que los primeros 1000€ los tardaré mucho en recuperar, pero los segundos me proporcionarán un buen beneficio casi desde el inicio, junto con el hecho de cobrar los dividendos desde el momento de su adquisición, y recordemos que los dividendos de mercados que han caído un 80 o 90% suelen ser dividendos generosos.

En el caso de España, Francia, Italia, Grecia, me pregunto cuánto durarán las “décadas perdidas”.

En estos casos, la verdad que hay que tener valor para invertir en el IBEX a largo plazo hoy en día, pero todo puede suceder, y nadie sabe dónde va a estar España en los próximos años.

Por eso, en caso de seguir una estrategia de este tipo yo preferiría hacerlo en índices de países más “seguros” – si es que queda alguno hoy en día – como Estados Unidos, Australia, Canadá, Singapur, Suiza, Alemania, e incluso China si apostamos por el futuro del gigante asiático; aunque el favorito siempre será el mercado americano.

Las ventajas de este tipo de inversión es que no vamos a estar comiéndonos la cabeza todos los días con nuestra operativa de análisis técnico, operando no sé cuantos mercados y activos. Que si esta me pongo corto en esta acción y largo en aquella; que si stop loss y orden de beneficio límite.

Que si el indicador me dice esto o lo otro. Y total, para obtener beneficios, que en la mayor parte de los casos son inferiores al rendimiento medio del Dow Jones en los últimos 100 años, con mercados bajistas en medio del 40, 50 y 90%. Y si no que se lo pregunten a la mayoría de fondos de inversión.

Solo unos pocos podrán obtener un mayor rendimiento que el del mercado en el largo plazo.

Cierto que hay grandes estrategas y traders como Bruce Kovner, Michael Marcus o Ed Seykota, que pueden obtener ganancias del 20% anual consistentemente empleando análisis técnico además de macro, pero esos son muy pocos.

Comprar y mantener cartera inversión

Aún así, soy de los que mantienen la esperanza en el análisis técnico, y en la posibilidad de batir al mercado operando a medio plazo. Pero sin desechar la teoría del “buy and hold” para ir formando por otro lado, una pequeña cartera de inversión de cara al futuro, lo cual parece que no es una mala idea del todo, y más si tenemos en cuenta el asunto de los dividendos, los cuales difícilmente recibiremos en la operativa del análisis técnico, con la cual estaremos fuera del mercado bastante a menudo.

Como ya quise dar a entender, esta estrategia no tiene por qué seguir manteniendo su validez en el largo plazo, pues todo puede pasar.

¿Quién sabe?

Igual mañana comienza una nueva crisis mundial, el Dow Jones cae un 98%, colapsan el Gobierno Americano y el resto de los de Occidente; cierran los mercados e instauran una dictadura de corte totalitario.

En ese caso se habría acabado la eficacia de la teoría de “comprar y mantener” pero también se acabaría el Análisis Técnico y la era de los grandes operadores a medio plazo.

En ese mundo, la Bolsa sería la última de nuestras preocupaciones, me temo.

  1. La inversión en bonos puede resultar en ganancias absolutamente demenciales como las habidas desde el año 1980 con el que podemos asegurar, es el mercado alcista de bonos más espectacular de la historia. Prueben a calcular la ganancia obtenida hasta hoy de la inversión en bonos americanos a largo plazo en caso de haber acumulado una cartera desde 1980. Ganancias de capital y de reinversión de intereses, que en los primeros años, eran del orden del 15%. Hagan cuentas.
  2. Aunque nunca olvidemos que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.
  3. Por cierto, a día de hoy (noviembre del 2014) es probable que nos encontremos en uno de esos momentos previos a un gran mercado bajista, así que cuidado.