La experiencia en la Bolsa y el trading

Un aspecto del que pocas veces se habla en el mundo del trading es la importancia de adquirir experiencia en ese mundo.

La gente descubre el mundo de la especulación a corto plazo, tan fácilmente accesible hoy en día, y piensa que puede ser uno de esos supuestos traders que hacen del trading una profesión.

La verdad es que la realidad del trading es mucho más complicada que eso.

No existen caminos cortos ni recetas mágicas.

Muchos no tardan en darse el batacazo a las primeras de cambio, al comprobar que el libro que leyeron o los parámetros que observaron en los gráficos no se cumplieron.

Después de los primeros intentos fallidos, buena parte de los aspirantes a traders tratan de encontrar la salida a sus problemas en aquellos que se supone que tienen más experiencia en este mundo: los que la “ofrecen” a través de cursos y formación de trading e inversión.

Después de todo, es algo normal.

Siempre intentaremos escoger a gente con experiencia para casi todo: desde el fontanero hasta el cirujano.

Experiencia en la Bolsa de valores

Experiencia trading
Cortesía de Geralt pixabay

Si sospechamos que la persona no tiene experiencia, entonces seremos reacios a contratarlo, lógicamente.

En el trading y la Bolsa pasa lo mismo: pensamos que aquellos que ofrecen cursos nos harán ver la luz al final del túnel debido a su supuesta experiencia.

Mucho me temo que la realidad es otra, la cual no tardará por ser descubierta por la mayoría de los que acaban haciendo cursos.

Es decir, que la mayoría de los cursos no son la panacea, habiendo muchos casos de estafas evidentes.

También los hay, no obstante, más o menos decentes, donde no te venden la moto, pero esos no son la mayoría.

¿Que los que imparten esos cursos de trading tienen experiencia?

Sí, seguramente la mayoría la tengan, pero es precisamente por ello que se dedican a dar cursos, pues aquí, la “experiencia” radica en el hecho de darse cuenta de que no van a poder vivir del trading nunca, no al menos como habían pensado al principio.

La solución que adoptan es lógica: dar cursos.

Unos los darán sobre lo que realmente saben y de manera honesta y otros darán los cursos en plan “hazte day trader profesional”, lo cual no es sino un engañabobos.

Entonces, debemos tener una cosa clara: la única y mejor manera de adquirir experiencia es mediante el estudio de muchos años y mil batallas con todos los instrumentos y mercados posibles.

Solo así aprenderemos más o menos cuáles son nuestras posibilidades en el trading, y la mayoría se darán cuenta de que el day trading y métodos similares son la peor alternativa que pueden transitar en el mundillo.

Otros “afortunados” se ahorraron el batacazo inicial de intentar el day trading y trading frecuente y pasaron directamente a la inversión a largo plazo, el terreno más aconsejable, sin lugar a dudas, de la Bolsa.

Aunque esto no quiere decir que una parte significativa de los mismos hayan pasado sus etapas de crisis, pagando el precio del novato, como casi todo el mundo.

También, éstos, tendrán que adquirir su experiencia poco a poco.

Otras maneras de adquirir experiencia rápidamente es simple y llanamente trabajando para la industria y viendo el panorama desolador de los miles de clientes que se unen a la empresa con la esperanza de ser los nuevos reyes del mambo.

Una vez dentro, se pueden dar cuenta de la debacle del trading frecuente, y si son listos, nunca lo intentarán por sí mismos.

Experiencia de invertir en la Bolsa

Como siempre digo para todos aquellos que aún quieren intentarlo con el day trading, lo mejor es hacerlo de manera simulada la mayor parte del tiempo o en su defecto, con el mínimo dinero posible, intentando hacer, si es posible, trading en instrumentos que requieran poco margen.

De esta manera podrán adquirir experiencia sin perder grandes cantidades, sobre todo en el trading simulado, la mejor opción sin duda.

Lo peor, es pensar que podremos ganarle la partida al juego y jugarnos una parte significativa de nuestros ahorros confiando en el sistema que nos “enseñaron” o vendieron.

En esos casos, no tardaremos en descubrir que dichos sistemas no eran tan buenos en la práctica.

Lo malo es que buena parte de nuestros ahorros se habrán ido.

Vayamos poco a poco, construyendo nuestra experiencia y conocimientos y no confiemos realmente en nadie, pues este mundo está lleno de trampas, y la Bolsa mucho más.

Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia.

Aristóteles

Saludos y buen trading