La huida de Hollywood a Londres

Hace años que se viene dando un fenómeno bastante curioso entre dos de las zonas más prósperas del mundo: California y Londres.

No es un secreto que la primera está perdiendo cuota en la producción de films año tras año a favor de su nueva gran competidora, Londres.

El fenómeno parece que incluso se va acelerando con el paso de los meses y años, siendo Star Wars la última de las grandes producciones a las que Londres ha ganado.

¿La causa de todo esto?

Sencillo. Impuestos más bajos que los de California. Impuestos que vienen en forma de importantes deducciones y ventajas fiscales introducidas por los últimos gobiernos británicos, tanto labours como tories.

Pero no solo eso. También está el hecho de las regulaciones, las cuales parecen haberse convertido en demasiado onerosas con el paso del tiempo en California, mientras que en Londres todo son facilidades.

¿Pero por qué no se van esas producciones a otros sitios más baratos siendo Londres una ciudad tan cara?

Bueno, parece ser que las facilidades fiscales y la calidad de “la City” son más que suficientes para atraer negocio. Después de todo, puede que Ciudad del Cabo, Buenos Aires o Nairobi sean lugares más “baratos”, pero al final lo barato sale caro y solo con la inseguridad ciudadana de esos sitios más vale la pena hacer negocios y vivir a largo plazo en la cara ciudad de Londres.

 

¿Veremos el final del idilio Hollywood-California?
¿Veremos el final del idilio Hollywood-California?

Cortesía de Daniel_Sinoca Pixabay

 

Parece increíble. Todo el mundo sabe que los Estados Unidos se han ido desindustrializando las últimas décadas, pero que lo haga una de sus mayores industrias de servicios es algo que sorprende.

Aunque no sorprende tanto si nos damos cuenta de lo que significa la globalización y el hecho de que esas multinacionales no deben ninguna pleitesía al Estado de California. Es más, las mismas son libres para irse allá donde les plazca a continuar sus producciones.

Lo primero que nos viene a la mente puede ser que las mismas son “malvadas” por dejar sin trabajos a los empleados de la industria de Hollywood, pero en realidad no son esas multinacionales las que dejan sin trabajo a los trabajadores del sector, sino los ciudadanos de California al haber votado durante estos últimos treinta años a partidos que han incrementado las regulaciones e impuestos estatales en tal medida, todo en nombre de los llamados “derechos sociales”.

 

California, un candidato a repetir el fracaso de Detroit

 

En cierto modo, esto significa que California está comenzando a ver el fenómeno que anteriormente se vio en la otrora próspera ciudad de Detroit, así como en toda el área industrial de la costa Noreste.

Digamos que California está en las etapas intermedias de aquel proceso.

Los síntomas son los mismos:

  • Región más exitosa del país en el último boom económico de las nuevas tecnologías. En la primera mitad del Siglo XX fue Detroit e Illinois.
  • Inmigración masiva de pobres desde el sur. En el caso de Detroit desde el sur de los Estados Unidos y en el de California de México y diversos países del mundo.
  • Esa inmigración, al igual que el caso de Detroit creció tan rápido que ha supuesto un vuelco en la composición política de la región. Al ser “pobres” y sin propiedades, los mismos se han unido en masa a votar las propuestas de más “ayudas sociales”.
  • Como el Estado era rico, la creación de nuevas ayudas y el incremento de los derechos sociales no se vieron con gran preocupación. Suele ocurrir en las zonas extremadamente ricas, que la gente se vuelve más altruista y más despreocupada.
  • La tendencia del crecimiento de las políticas sociales ha continuado y continuará en el futuro.
  • A medida que aumentan esas “políticas sociales” tienen que incrementarse irremediablemente los impuestos.
  • El resultado es la huida de mucha de la “propiedad” del Estado, entre la cual está la producción de películas.
  • Al haber menor producción de películas aumentarán los problemas presupuestarios en el futuro.
  • La respuesta de las masas votantes será la de votar mayores incrementos de impuestos, culpando a los “ricos” de los crecientes problemas.
  • Los verdaderos ricos, las multinacionales, se van del Estado poco a poco sin preocuparse demasiado. Son extremadamente móviles.
  • Los que pierden y perderán a largo plazo son los pequeños y medianos propietarios del Estado que son los que tendrán que lidiar con las masas hambrientas de impuestos.

Dicho proceso, aún tiene que acelerarse en el futuro. Esto no solo va a afectar a las producciones de Hollywood, sino a todo el conglomerado de Sillicon Valley y zonas limítrofes.

Según mis estimaciones, muchos de estos también acabarán por abandonar el Estado hacia aguas más seguras.

Si la fuga al final es lo suficientemente grande y las masas no cejan en su empeño de querer resolver la situación mediante más impuestos, podremos ver una auténtica catástrofe económica a largo plazo, una incluso peor que la de Detroit, por lo grande e importante que es el Estado de California en los EEUU.

¿Veremos algún día a Google abandonando California?

¿Quién sabe?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero