La importancia de diversificar en el mundo de la inversión

Como diversificar inversiones

La diversificación es un concepto crucial en el mundo de la inversión y el trading, al menos desde un punto de vista de lo que es más aconsejable para el inversor medio, que al fin y al cabo supone la gran mayoría del grupo de inversores.

Es por eso que la gran mayoría de especialistas en el mundo de la inversión a largo plazo recomiendan tener un número mínimo de acciones, ya sea 10, 15, 30 o 50.

Así mismo, recordemos que el mismo Warren Buffett llegó a decir en alguna ocasión que invertir en un ETF o Fondo de un índice representativo era lo mejor que podía hacer un inversor medio, es decir el 99,9% de los inversores.

Como bien recalca Burton Malkiel una y otra vez, siempre hay Warren Buffetts, Lynchs o Paramés, pero la probabilidad de encontrar uno en los momentos “jóvenes” de sus carreras es como encontrar una aguja en un pajar, en medio del extenso mundo de posibilidades con miles de fondos de inversión y hedge funds.

Además, lo malo que tiene el identificar a un Buffett o una acción como la de Jobs o Gates, es que ello llega normalmente demasiado tarde, justo cuando estos hicieron el gran beneficio.

Diversificar inversiones

Por ejemplo, Microsoft ha tenido rendimientos regulares desde el año 2000, o Warren Buffett, que en los últimos 15 años apenas ha estado a la par del mercado.

¿Quién sabía lo que iba a rendir Warren hace 40 años?

Nadie podía saberlo.

Pero el objeto de este pequeño artículo no es discutir esas cosas, sino el hecho de recordarnos que cualquier cartera de inversión a largo plazo debería estar diversificada, ya sea en acciones individuales o en índices, junto con algunos bonos e inversión inmobiliaria, por ejemplo.

La diversificación en acciones y la quiebra de General Motors

En este tema, hay una anécdota que me viene a la mente, y es sobre el libro de Malkiel, Un Paseo Aleatorio Por Wall Street
.

Al final del libro, Malkiel nos da tres diferentes posibilidades de cartera de inversión para gente con diferentes perfiles, uno joven de 25 años, otro maduro de 40 y algo, y otro anciano.

Está claro cuál era el punto de vista al respecto de Malkiel: el más joven debería tener una mayor asunción de riesgo con posiciones en acciones a largo plazo más agresivas, y la persona anciana, la mayor aversión al riesgo, con una posición de bonos relativamente más grande.

Pero el ejemplo del que hablo, es el de la persona madura, en el que nombraba a un hombre trabajador de la General Motors, con un puesto de responsabilidad y una familia en sus 40 y tantos años, el cual tenía acciones de la empresa por valor de 219.000 dólares, de cara al futuro. Un paquete de acciones bastante decente y un buen valor de cara a su pensión, en teoría.

La versión del libro que tengo era del 2005 más o menos, cuando GM todavía cotizaba a un precio aceptable.

¿Cuál es el problema de este hombre?

Que no estaba diversificado.

Podría tener un paquete de veinte acciones diferentes a 11.000 dólares cada uno. O tener un fondo de inversión u ETF, o varios, sobre el SP500, Wilshire, Nasdaq o MSCI.

Pero no.

El problema es que tenía todo su ahorro en la acción de la empresa de toda su vida, la que le dio el trabajo y el puesto de responsable y le prometía una gran jubilación en la misma, además disfrutando del buen trabajo de equipo de toda la empresa en forma de acciones a largo plazo.

Invertir diversificar

Como muchos otros casos en la historia bursátil, terminó con un desastre, pues cuatro años más tarde, allá por el 2009, General Motors tuvo que declarar la bancarrota, habiendo caído sus acciones desde más de 90 dólares a unos céntimos de dólar.

Los accionistas de toda la vida como el señor del ejemplo, perdieron la práctica totalidad de esos ahorros.

La cotización de General Motors actual no tiene nada que ver con la de los antiguos accionistas
La cotización de General Motors actual no tiene nada que ver con la de los antiguos accionistas. Además, y esto es un punto de vista personal, creo que en el próximo mercado bajista será una acción que caerá mucho

En el 2010, General Motors, sin embargo vio la luz y gracias a un rescate con ayuda estatal de lo más rancio, en el peor caso de “crony capitalism” salvó a la empresa de ser completamente liquidada, pudiendo esta volver a emitir nuevas acciones y mantener los planes de pensiones y demás obligaciones a un nivel aceptable. Pero los viejos accionistas fueron liquidados.

El capataz de GM salvó su trabajo pero perdió sus ahorros.

Este ejemplo nos debe valer para ver el peligro de tener todos los huevos del ahorro en una misma cesta, sobre todo cuando estamos en los mercados de acciones.

Cierto es que podríamos estar en el año 2002 e invertir todo en Google o Apple y multiplicar nuestra cuenta por cien, pero también podríamos invertir todo en General Motors o Bearn Sterns y perder hasta la camiseta.

Casos como ese son bastante numerosos en realidad, sobre todo en los casos de empleados de las diferentes compañías que quiebran que suelen tener parte de sus ahorros en acciones de las mismas. A estos, más les valdría quitar parte de esos ahorros y ponerlos en otros paquetes de acciones, por si acaso.

La diversificación y el trading a corto plazo

Otro aspecto de la diversificación importante es el que se lleva a cabo en la especulación o trading a corto plazo, donde hay mucha gente que se intenta especializar en un instrumento pensando que haciendo así podrá “descubrir” el funcionamiento del mismo.

Cuando la realidad es que la mayoría de activos tienen comportamientos similares, en el sentido de que todos tienen años calientes y años fríos.

Hay activos, como el oro, que estuvo varios años moviéndose de una manera muy fuerte y que fue una bendición para operadores de corto y medio plazo de tendencia.

Sin embargo, en los últimos dos años, desde mediados del 2013 hasta mediados del 2015, el precio apenas se ha movido, resultando que aquellas estrategias, válidas para el periodo 2009/2012, han resultado una auténtica catástrofe.

Lo mismo puede decirse de muchos otros instrumentos, los cuales tienen cuatro años “muertos” y después colapsan un 70%, como por ejemplo, recientemente el petróleo.

En esos años, las maneras de operar difieren bastante.

Por eso, también es bueno realizar una pequeña diversificación en los instrumentos que se negocian en el trading a corto o medio plazo.

Por ejemplo, siempre será mejor seguir una cartera de acciones para negociar a corto y medio plazo, que solo una, pues esta puede bien entrar en un periodo de estancamiento y no moverse por años, resultando en un desastre para el plan de trading.

Porque diversificar inversiones

Hagas lo que hagas en trading o inversión, intenta diversificar en la medida que tu cartera o bolsillo te lo permita.

Evidentemente, una cartera pequeña de unos pocos miles de euros no podrá diversificar mucho en diferentes títulos de acciones, pero sí podrá diversificar comprando índices.

La diversificación hace que el número de lágrimas y estados de exaltación futuros disminuyan de manera dramática.

Eso hará que tengamos menos sustos y menos momentos eufóricos potenciales: es decir, nos alejará de la mentalidad del “todo o nada”.

Por el contrario, la diversificación, sobre todo en la inversión a largo plazo, suele darnos un tipo de inversión que podríamos llamar bastante tranquilo. Aunque cuesta estar tranquilo en medio de algún mercado bajista del 80%, como ha habido algunos.

No obstante, cuando estamos invertidos en acciones a largo plazo, estar tranquilos es lo más aconsejable, pase lo que pase, pues en el peor de los casos, es decir, que las acciones se vayan a cero, podremos estar seguros que el resto de “inversiones” también lo harán.