La inversión por dividendos y la libertad financiera

Una de las estrategias para conseguir la “libertad financiera” en un futuro es la inversión en dividendos.

A pesar de que suena una estrategia muy aburrida esta es una de las mejores que existen para construir una cartera de acciones eficiente a largo plazo.

Después de todo, buena parte de la rentabilidad a largo plazo en la inversión en acciones, desde un 30 a un 40%, es debida a los dividendos.

Ahí es nada.

Inversión dividendos

Comprar empresas con buenos dividendos es una garantía de que estamos comprando un negocio sólido que da buenos beneficios.

En este caso se suele tratar de empresas multinacionales de gran tamaño que son las que mejores dividendos pagan, sobre todo las de sectores defensivos.

Aunque esto no es la panacea ni tan fácil como parece. No por coger empresas con buenos dividendos nos vamos a convertir en gurús del mercado.

Obtendremos buenas ganancias a largo plazo, siempre que la historia de los últimos 200 años se repita, claro.

Pero, será muy difícil batir a la rentabilidad del mercado general, por ejemplo, el SP500 o el IBEX 35, dependiendo del país en el que hagamos las inversiones.

Es decir, que no basta con elegir las empresas con altos dividendos para batir al mercado.

Normalmente, esa estrategia simple dará mejores resultados unos años y peores en otros.

Hacerla o no, no difiere mucho de escoger una cartera significativa al azar del índice principal.

Con esto no quiero decir nada, ni que es una estrategia buena ni que es mala.

Ninguna estrategia es la mejor “todo el tiempo”.

Inversión por dividendos

En este sentido, una de las estrategias que más éxito se dice que tiene es la de invertir en empresas que tienen crecimientos de dividendos sostenidos en el tiempo.

Por ejemplo, empresas como Procter & Gamble o Coca Cola, una de las inversiones favoritas de Buffett de siempre.

Una de las estrategias o Fondos que se dice que han batido al mercado en los últimos 25 años, un periodo de tiempo significativo, es la de invertir en el S&P Dividend Aristocrats Index, lanzado en el 2005, que no es el “High Yield Dividend Aristocrat Index”.

La táctica básica de esta estrategia es la de buscar dos requisitos.

Uno, la acción debe estar en el SP500, y segundo, debe tener un historial de 25 años de dividendos crecientes.

Ciertamente, no todas las empresas cumplen con esos criterios, pero como nos recuerdan en un artículo de MarketWatch, hace no mucho había 53 acciones con ese criterio.

Según el artículo, el rendimiento de ese “índice” o cartera, es del 10,53% en diez años, por 7,59% del SP500, una diferencia significativa, sin duda.

Fondos de inversión dividendos

Es más, según datos proporcionados por los analistas de este sector, el rendimiento de “The Dividend Aristocrats” desde 1990 supera en mucho al del SP500:

  • Dividend Aristocrats: 1.494%
  • SP 500:……………….. 799%

Una diferencia bastante considerable, siempre teniendo en cuenta de que esta se mantenga en el futuro.

No obstante, independientemente de ello, creo que esta estrategia puede ser una de las mejores del mercado para cualquier tipo de inversor.

En el peor de los casos, rendirá algún punto porcentual menos que el índice general, pero a la larga será una estrategia óptima de hacer crecer nuestros ahorros y, por tanto, colaborar en nuestra futura “libertad financiera”.

Desde luego, que pocas pruebas mejores que el buen hacer de una empresa que tener 25 años seguidos de incrementos en las remuneraciones a sus accionistas (dueños).

Aquí no suele haber trampa ni cartón.

Como nota personal, creo que el futuro podría reforzar la teoría de que invertir en acciones con dividendos es buena idea.

Esto es, por mi creencia de que las empresas multinacionales van a seguir ganando cada vez más terreno en todos los países del mundo.

Es decir, la creciente regulación del mundo, hace que estas empresas vayan siendo las que van “quedando” poco a poco, las únicas que pueden cumplir las regulaciones masivas impuestas por los gobiernos, y en muchas ocasiones, con el beneplácito e impulso de las mismas.

Al ir quedando los mercados, más regulados, la tendencia a obtener unos beneficios “seguros” puede que tienda a ir al alza.

Invertir en dividendos

Una especie de beneficios “garantizados”, los cuales dependerán más de los chantajes que algunas de estas empresas puedan hacer a los gobiernos que de otra cosa.

No obstante, esto no es más que una especulación mía que no viene al caso probablemente.

De cualquier modo, la inversión en empresas con altos dividendos, o con dividendos crecientes, o cualquier otra táctica similar, son de las mejores que pueden hacer los inversores a largo plazo.

Esas, y la construcción de carteras diversificadas o emulando los principales índices son una opción casi segura para ir construyendo buenas carteras de cara a nuestra posible “libertad financiera”, si bien es cierto, que para ello habrá que hacer aportaciones considerables y durante bastante tiempo.

Pero, poco a poco, se irá llegando al destino.

Es ahí, en el “poco a poco”, donde radica el beneficio de estas estrategias.

Desgraciadamente, buena parte de los “inversores” novatos, o aspirantes a traders se pasan año quemando importantes cantidades de dinero en mercados intradiarios, cuando lo mejor que podrían haber hecho, era invertir dinero a largo plazo de forma tranquila, ya sea en empresas con dividendos, o en carteras diversificadas.